Décirs Seguir historia

cinthiaruizm Cinthia Ruiz

Relato de Fantasía. Un mundo desconocido por el hombre. La fe le da vida a ese lugar donde florecen los milagros y la naturaleza día con día demuestra su bondad hacia el ser humano.


Cuento Todo público.

#poesia #vida #arboles #cuento-corto #fantasia
Cuento corto
4
4668 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Décirs

Un hermoso paisaje se puede admirar a las afueras de Francia. Donde una vez no existía vida, la tierra débil y apuntó de desfallecer otorgaba un aire sombrío y triste. Pero un día de manera milagrosa un árbol comenzó a crecer.


El enigmático lugar se encuentra conformado por exóticos árboles, desde los más grandes hasta los más pequeños, sus abundantes hojas caen con sutileza y elegancia por sus ramas, largas ramas unidas por un tronco fuerte y con gran vida.


Los árboles se regocijan bailando al compás del otro, el viento remueve sus hojas, formando una alfombra de hojarasca. El suelo ha sido teñido en color esmeralda, creando un camino hacia el “Décirs”. El árbol más grande y hermoso de todos, el encargado de otorgarle vida a aquel lugar.


Jamás deja de florecer, son hermosas sus blancas y abundantes hojas. Y con él nació una leyenda sobre su misterioso poder. El que logre tomar una de sus exóticas hojas y la lleve consigo a casa, obtendrá buena salud, cualquier enfermedad será curada. Miles han viajado para conocer tan maravilloso lugar.


***


Las hojas frescas son pisoteadas por un calzado viejo, desgastado. Pasos lentos resuenan con inquietud entre el pacifico entorno. En la lejanía se observa a un hombre mayor, usa un sombrero en color negro que cubre su blanco cabello, viste un pantalón parchado, una camisa desgastada y percudida. Su mano derecha se aferra a un bastón de madera hecho a mano, el cual, lo ayuda a permanecer de pie.


Avanza hasta el “Décirs”, embelesado por la hermosura de aquel árbol. Una sonrisa se dibuja en su rostro, provocando que sus arrugas sean más prominentes, sin aire en sus pulmones se detiene frente a él.


El brillo en sus ojos resplandece, observa hacia arriba impresionado por la gran altura que posee. Se estira un poco, tambaleando en el intento, su mano sube lo más alto posible sin lograr su objetivo, tomar una hoja. Su cuerpo vuelve a tomar su encorvada postura mientras el hombre mayor toca su barbilla, sumergido en sus pensamientos.


Transcurren los minutos y no encuentra la manera de alcanzar una de sus hojas. Y es que ese árbol posee miles de hojas, pero ninguna al alcance del ser humano, estas no caen de sus ramas en ningún momento. El que quiera poseer su poder, deberá demostrar que lo merece, con esfuerzo, con fe.


Con gran desilusión y un rostro apagado, el anciano se retira del lugar, mientras los árboles revolotean con euforia, como si se burlaran de aquel pobre hombre.


Al día siguiente, el mismo hombre apareció. Con su mano izquierda arrastraba con esfuerzo una escalera, se posicionó frente al árbol y la colocó sobre su tronco. Subió lentamente entre jadeos, tambaleó por el inestable suelo y el mal equilibro del anciano. Sin importarle sufrir alguna caída, estiró su cuerpo al máximo sin obtener suerte. Desesperado, comenzó a dar pequeños brincos sobre la superficie metálica, hasta que está colapso, provocando su caída. Con un fuerte gruñido de dolor, observó su palma, la cual había comenzado a sangrar, al igual su rodilla. Con dificultad se puso de pie, respiro hondo y con movimientos torpes se retiró nuevamente del lugar.


Por tercera vez, el anciano regresa sin nada en las manos, más que su bastón. Se aproxima hacia el árbol y se inclina, reposando sus rodillas sobre el suelo. Esculca sus bolsillos hasta encontrar una fotografía. Los árboles son testigos de la imagen que porta entre sus manos, donde se encuentra él en compañía de su esposa, coloca la fotografía sobre su pecho y comienza a rezar.


Los árboles se estremecen al escuchar sus plegarias, con devoción pide por la salud de su amada. "El Décirs” permanece intacto, pasando por alto el dolor del anciano. Los demás árboles observan la escena, furiosos por la fría actitud de su creador, comienzan a removerse con brusquedad. El viento es fuerte, salvaje. Se aferra al sombrero y la fotografía. Intenta ponerse de pie pero un fuerte remolino de viento lo hace caer nuevamente.


El anciano decide retirarse por el mal clima, un fuerte y salvaje remolino le arrebata su sombrero, se inclina para poder recuperarlo y observa dentro de él, una hoja blanca.



27 de Octubre de 2018 a las 08:07 10 Reporte Insertar 8
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
César Pérez César Pérez
Hola Cinthia, muy linda tu historia. Me gusta la manera como describes los hechos en cada uno de los parrafos. Toda la historia me hace recordar a la felicidad, siempre vamos tras de ella sin darnos cuenta que siempre la hemos llevado con nosotros. Soy un apasionado de las historias de corte espiritual y esperanzador. Quiero tambien compartirte un de mis obras a la que nombre "Los Soldaditos de Barro". He ella, intento regalar un poquito de esperanza
13 de Febrero de 2019 a las 08:41

  • César Pérez César Pérez
    Hola Cinthia, muy linda tu historia. Me gusta la manera cómo describes los hechos en cada uno de los párrafos. Toda la historia me hace recordar a la felicidad, siempre vamos tras de ella sin darnos cuenta que siempre la hemos llevado con nosotros. Soy un apasionado de las historias de corte espiritual. Quiero también compartirte una de mis obras a la que nombre "Los Soldaditos de Barro". En ella, solo intento regalar también un poquito de esperanza. Espero nos sigas regalando siempre tus bellos relatos. Saludos, https://getinkspired.com/es/story/46324/los-soldaditos-de-barro/?ref=dashstoryprofile 13 de Febrero de 2019 a las 08:47
  • Cinthia Ruiz Cinthia Ruiz
    ¡Hola! Muchas gracias, me alegra que te gustará mi escrito. Al igual leí tu relato, te felicito es una gran historia, me encantó cómo escribes y relatas a detalle cada suceso, espero sigas escribiendo historias como esa. 13 de Febrero de 2019 a las 19:15
  • César Pérez César Pérez
    Gracias Cinthia. Agradezco infinitamente tu tiempo dedicado a leer Los Soldaditos de Barro. La escribi con mucho carino. Saludos, 14 de Febrero de 2019 a las 09:36
Roderick Benitez Roderick Benitez
Me ha gustado! Es muy lindo. Mi comentario constructivo es que entre la segunda y tercer aparición del anciano, hizo falta una descripción como la que hiciste entre el primer y segundo párrafo. "... Con gran desilusión y un rostro apagado..." Como ese que acabo de citar. Pero es sólo la sensación que me provocó a mí, todo lo demás muy bueno. Usaste muy bien la inmersión. ¡No pares de seguir mejorando!
17 de Noviembre de 2018 a las 00:03

  • Cinthia Ruiz Cinthia Ruiz
    Muchas gracias. Es un gusto saber que te a gustado este pequeño relato. Tomare en cuenta tu comentario y me daré el tiempo para mejorarlo. Espero te animes a seguir leyendo y apoyando mis futuros y ya existentes escritos. Saludos, lindo día 17 de Noviembre de 2018 a las 12:53
Xaverius Xaverius
Muy interesante un paisaje muy descriptivo con una inspiración esencial y muy propia, me gusta el matiz de tu léxico...saludos...sigue escribiendo....ok....ok
12 de Noviembre de 2018 a las 05:16

  • Cinthia Ruiz Cinthia Ruiz
    Muchas gracias. Me da gusto saber que has disfrutado de este pequeño relato, agradezco tan agradable comentario sobre mi forma de escribir. Saludos. 12 de Noviembre de 2018 a las 11:18
Italolix33 Lix Italolix33 Lix
¡Me encanto ! con las descripciones que haces del lugar sin ningún problema me transporto a el ademas el mensaje que intentas mandar llega sin ningún problema. Por otro lado tengo una duda ¿eres creyente ? te lo pregunto por que no se si hablas de fe en haciendo referencia a dios o fe en el sentido de rayo de esperanza, es por eso que tengo dudas amiga jej. Espero tu respuesta y un cordial saluda :D
27 de Octubre de 2018 a las 10:56

  • Cinthia Ruiz Cinthia Ruiz
    Que alegria que te haya gustado. Pienso que el tema religioso es un tanto complejo, no todos creen en ello. Por lo mismo, la historia va más por el tema de esperanza, fe hacia la magia de aquel árbol y la naturaleza misma, y no hacia un Dios en específico. Espero haber aclarado tu duda, saludos. 27 de Octubre de 2018 a las 16:28
~