The White Monster Seguir historia

A
Ana Arango


Hay cosas que no quisieras vivir, para Ellie esta no es una opción. Hace un año que su padre falleció y no sabe como continuar con su vida, hasta que entra a la Universidad Makensy y su vida cambia, así como su padre se lo dijo.


Suspenso/Misterio Todo público.

#love #378
0
4209 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Hace 1 año.

Me dolía el pecho- eso es lo único que recuerdo. 

Era finales de octubre de uno de mis peores años, vamos que todos exageran cuando dicen esto. Pero hace mucho tiempo no lograba sentir una tranquilidad plena dentro de mí. Siempre me he considerado alguien valiente y fuerte, pero los sucesos que ocurrieron este año hacen que todo lo demás parezca un simple espejismo donde creía que era feliz, pero no era así. 


Salgo con mi mayor optimismo de la cama, como lo he estado haciendo hace dos semanas, al principio me costaba mucho, no soy una persona madrugadora. Pero en mi mente solo hay una razón para despertar, mi padre. 

Nuestra relación siempre había sido buena, pero desde que la enfermedad lo atrapo, se llevo con si todo lo bueno que el tenía. Me duele admitirlo, pero ahora solo queda su cascarón. Sus consejos, risas, regaños y tiempo juntos parece tan lejano como si no hubiera pasado realmente. 


-Buenos días- digo en mi voz de robot que ya me hace sentir paz. 

No escucho respuesta y cómo siempre algo en mi se tensa, corro rápidamente a la cama de mi padre y no lo veo en su habitual posición. Así que me dirijo a la cocina, es el único lugar donde puede estar aparte de su habitación, vamos que la silla de ruedas no puede ir mas lejos. 

No está. Y ahora si comienzo a hiperventilar - Tranquila- me digo a mi misma. Bajo corriendo los escalones y reviso la primera planta de la casa, pero no lo logro ubicar. Salgo aun con mi piyama puesta a la calle, y veo una de las escenas que nunca podre olvidar en mi vida. Mi padre esta tirado en el suelo, sangre se desborda de él. No hay silla, sólo un bate de béisbol y mucha tierra. Mi pecho comenzó a doler y mis ojos se cerraron de insofacto. 


Cuando abro mis ojos, es de noche. Estoy en mi cama llena de sudor  y esta lloviendo afuera. De repente recuerdo todo lo que pasó y me levanto de golpe. Corro a la habitación de mi padre. Esta dormido. Siento que por primera vez en el día un respiro sale de mi. Me acerco lentamente para no despertarlo. Me siento a su lado y acaricio su cabeza. El abre los ojos despacio y me mira como no me había mirado en mucho tiempo. Es él. Lo sé con solo mirarlo, mi padre es el que me esta mirando, y no la imitación que habita en el hace algunos meses. 

-¿No puedes dormir?- me pregunta con ternura. 

Trago saliva y lo miro de la misma forma. 

-Sólo me desperté a tomar un vaso de agua. ¿cómo te sientes?- pregunto y sujeta mi mano con fuerza pero con ternura. 

-Mejor de lo que merezco- me guiña un ojo y veo la alegría volver a su rostro. Contengo las ganas de llorar y le devuelvo el guiño. 

-No digas eso

-Sabes que siempre fuiste muy llevada de tu parecer? -Me pregunta

-Claro, algo te tuve que heredar aparte de los ojos- le digo y logro ver un destelló de dolor en el. 

-Necesito que seas la mujer fuerte que siempre has sido, alguien va a cambiar tu vida. No se lo permitas. Recuerda que... 

-Sólo tenemos a la familia- termino la frase por el, llevo escuchando esta frase desde que tengo razón, para mi padre y mi familia es como un mantra o filosofía de vida. 

-A que te refieres cuando dices que alguien va a cambiar mi vida?- le pregunto pero me mira con ternura y comienza a cerrar sus ojos. Suspiro y me siento feliz de haber tenido un momento con el. En todo este tiempo sólo ha tenido dos o tres momentos como este. 

Me levanto lentamente y vuelvo a mi habitación. Aun sudada y con una opresión en el pecho. Sigo recordando la escena que vi y no puedo creer que sólo fue un sueño. Se sintió tan real que mi pecho aun duele. 

Me recuesto y trato de conciliar el sueño. Me toma bastante pero después de unos minutos caigo profunda. 


Cuando abro los ojos, sigue siendo de noche y ya no llueve. Me levanto esta vez si, por un vaso de agua. 

Camino con torpeza, mayormente porque es natural que sea torpe y también porque esta todo muy oscuro. Prendo la luz del pasillo y una sombra en el suelo me llama la atención, bajo las escalas aun medio dormida y cuando mis ojos ven con claridad, dejo de pensar. Mi padre esta en el suelo inmóvil. Corro a su lado y después de unos minutos de practicar resucitación y revisar como loca sus signos vitales, lo comprendo. Se ha ido. 












4 de Noviembre de 2018 a las 16:04 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Universidad Makensy

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión