No somos solo uno Seguir historia

sunnyblack Sunny Black

Historia de Ciencia ficción basada en las memorias de una vidente. Una recopilación de sueños donde ella aseguraba que podía viajar en el tiempo, en uno de sus viajes descubrió lo que podría ser el futuro para muchos. Trata de temas complejos pero de mucha curiosidad en nuestro medio. Éste es un viaje hacia lo desconocido, hacia aquello que a todos les gustaría saber el futuro y de lo que realmente estamos hechos. Novela de suspenso, acción y romance basada en el Cyberpunk. Todos los Derechos Reservados ©


Ciencia ficción Sólo para mayores de 18. © Todos los Derechos Reservados

#futuro #renacer #VidaYMuerte
28
4750 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Emilia Sanders

En mi familia siempre es normal organizar una deliciosa comida el fin de semana, por lo general a todos nos gusta ayudar, unos hace una cosa, otros se entretienen en otras y al final sale un fin de semana espectacular.

Ayer tuvimos un día de película, solo faltó el sound track para que lo fuera auténticamente. Amo a mi madre, ella es la único tesoro que un conservo de mi infancia, ama a mi hijo más que a nadie en este mundo, bueno y también a mis hermanos y a mí. Tuvimos la perdida de mi padre, quien se marchó hace un año, (no, no murió) simplemente decidió hacer una nueva familia.

Estoy casada aproximadamente desde hace siete años, Richard es un hombre al cual amo y admiro, me fije en él por su manera de ser, de contagiarme ese empuje que él tiene ante la vida. Mentiría si dijera que somos millonarios o una familia adinerada, por lo general ambos nos hemos dedicado a trabajar y a luchar por lo que nos gustaría tener, ha sido así siempre, hasta hace cinco años, ya que la vida me dio la oportunidad de concebir un niño, quien ha completado mi dicha en el matrimonio, se llama Andy, y lo amo profundamente, así que por esa razón me quede en casa Richard y yo acordamos que lo mejor era dedicarme a la crianza de Andy, y ha sido así desde hace cinco años. Él tiene cinco, los acaba de cumplir ayer que fue seis de agosto, así que el próximo año tendré que llevarlo a la escuela lo cual me parte el corazón.

Actualmente tengo veintinueve años, y soy una mujer feliz, creo que no podría existir algo que superará mi dicha como esposa, como madre, como hija, como hermana, como creyente. La vida me ha dado las mejores de las oportunidades al vivir la vida que vivo. No lo tengo todo, pero si lo que me hace feliz.

Me gradué como químico biólogo, y realmente me encanta mi profesión y aunque ya no la realice, sé perfectamente como emprender y llevar de nuevo mi trabajo si me dieran la oportunidad de empleo nuevamente.

Ahora mismo estoy preparando la cena, en unos instantes Richard debe llegar a casa. Ama comer cuando la comida está recién preparada, no le gusta comer cuando ya ha enfriado, así que hoy tendrá suerte, además me muero por comérmelo a besos.

Hoy por ser lunes, debe llegar más temprano del trabajo. Todo en mi familia es compartido, hasta los problemas, nos tenemos tanto cariño y confianza que todos sabemos como va todo en la vida de todos. No creo que en otra vida tenga la oportunidad de vivir algo así.

—¡Mamá, tengo hambre!

—¿Cariño, no esperarás a papá?

Se quedó pensando un momento mientras tanto yo posaba la olla de comida sobre una tabla de picar que estaba sobre la mesa.

—Pero viene tarde…

—No mi amor, hoy no. Hoy es lunes.

Me mostró una bella sonrisa.

—Espero.

Del anaquel tomé varios platos y los coloqué al lado de la mesa. Andy me pasó tres vasos, y del refrigerador tomó un refresco de cola que aun se conservaba con su envase desechable.

—¿Mamá, podemos?

Por lo general no permitía que consumiéramos mucha gaseosa. Sabía que eso daña demasiado los órganos internos y acidifica la sangre. Además que consumir productos en envases no biodegradables era un atentado de muerte contra nuestro planeta.

—Si, cariño, hoy sí.

De pronto escuché la puerta abrirse, asomé la vista y observé a Richard entrar. Fui hasta él y nos llenamos de besos primero, luego lo llevé a la pequeña cocina, Andy lo abrazó de una pierna, hasta entonces me aparté, acomodando las sillas.

—Papá, ¿Qué me trajiste hoy?

Richard rió al oírlo. Le sobó su pequeña cabecita.

—Mucho amor, ¿Qué te parece?

Andy rió.

—Lindo, papá.

Ambos se dieron un inmenso abrazo.

—Bueno, Andy, debemos lavarnos las manos, no querrás comer mil gusanos microscópicos.

Andy se asustó negándolo con la cabeza.

—¿No es así cariño?

—Sí es verdad, amor. Andy obedece a papá.

Ambos fueron al lavabo, y en seguida ya estaban sentado sobre al lado de la mesa. Solo Dios y yo sabíamos cuan feliz me hacia poder estar al lado de mis grandes amores. Eran un inmenso regalo del cielo.

Comimos de maravilla hablando de futbol, las hazañas de Andy, la vida de mamá, entre otras cosas. Llegó el momento de ir a la cama, siempre Richard jugaba un rato con Andy antes de que me pidiera un biberón con leche para dormir, sé que a su edad no es conveniente, pero siempre tuve la sensación que la niñez es solo una, además todavía faltan cinco meses para que vaya a la escuela. ¡Así que al carajo!

En lo que ellos jugaban, fui a darme una ducha, me quedé en bata, cuando salí del baño, Andy estaba desesperado afuera, casi a punto de llorar. Andy y yo éramos muy unidos, a Richard le preocupaba que llorará como nunca cuando tuviera que dejarlo en la escuela.

Al verlo triste sonreí y lo cargué en mis brazos. Lo llevé a su pequeña camita al lado de la nuestra.

—Mamá canta…

Le di un inmenso beso en la frente.

—Estrellita, ¿donde estás?....

Emprendí su canción favorita, estaba tan cansado que no fue necesario darle un biberón. Un minuto después de cantarle estaba profundamente dormido. Richard estaba dándose una ducha, era nuestra rutina antes de ir a la cama. Al ver a Andy descansando tranquilo, fui sin dudar con Richard.

Me asomé en el baño mientras escuchaba el agua caer. Me quité la bata y me asomé hasta donde estaba sin hacer ruido, tenía la cara llena de jabón, en cuanto pude me enrosqué en su cuello, soltó una risa al sentirme.

—Cariño, y ¿Andy?

—Ya duerme amor.

Lo besé en los labios después de quitarle la espuma del rostro.

—Richard, te amo con toda el alma.

—No más que yo.

Lo que tanto había deseado desde que había amanecido se cumplió, me regocijaba plenamente en él, desde su manera de ver hasta besar los poros de sus piel, para mi verlo en la noche y tenerlo conmigo era una forma bella de soñar despierta.

14 de Octubre de 2018 a las 04:16 5 Reporte Insertar 8
Leer el siguiente capítulo Sueños

Comenta algo

Publica!
Ariel Peralta Aliano Ariel Peralta Aliano
Hola! me gusta la historia! se nota que sabes escribir, voy a comenzar a leerla. ¿Te molestaría pasarte por mi perfil leer algún fragmento de la mía? Si lo haces, es importante que leas la sinopsis, ya que tiene un método particular de redacción que allí se explica. Gracias!! saludos!
20 de Enero de 2019 a las 10:22
Víctor Fernández García Víctor Fernández García
Parece que Emilia arranca esta historia con una trama rebosante de felicidad. Como bien indicas a través de sus pensamientos, a menudo más que éxito y dinero, lo que requiere un ambiente de regocijo es trabajo y buenas intenciones. Creo que Emilia, Richard y Andy, aparentemente, disponen de ambas cosas. En cuanto a la narrativa, me ha permitido introducirme muy bien en la mente y el corazón de tu protagonista, conduciéndome a fuego lento hasta ese final en forma de sueño diario hecho realidad. ¿Se arrojarán sombras a toda esta luz en el futuro? Allí que voy :)
4 de Diciembre de 2018 a las 06:14

  • Sunny Black Sunny Black
    Hola Víctor, inmensas gracias por leerla con detenimiento, la felicidad es el ideal de todos, Gracias ^_^ un abrazo 4 de Diciembre de 2018 a las 14:00
Carlos Camargo Carlos Camargo
Tu forma de escribir es linda, te equivocas en algunas conjugaciones, pero en general el primer capitulo es agradable, le doy un corazon, y veo si mañana o mas tarde me leo el segundo. Suerte!!!
1 de Noviembre de 2018 a las 03:13

  • Sunny Black Sunny Black
    Es agradable poder tener una critica para mi siempre son constructivas, ¡Muchas gracias por darle una oportunidad! Saludos ^_^ 1 de Noviembre de 2018 a las 14:06
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión