T
The Imaginator


En el año 2120 varios sucesos desencadenaron el fin del mundo pero un grupo de personas construyeron un refugio en donde la gente tuvo que adaptarse para sobrevivir y hoy en día se busca una cura para los infectados, siendo el principal aporté el de Liu el cual desde joven a pesar de todo emprendió su camino para salvar a la humanidad


Fantasía Épico Todo público. © Todos los derechos reservados

#381 #zombis
7
5.1mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

El extraño problema de Liu

En el año 2120 la humanidad está en busca de una forma de procesar una cura para que las personas y animales infectados con un extraño virus que provoca comportamientos erráticos y una descomposición acelerada a cambio de varias habilidades sobrehumanas obligados a devorar a otros humanos para sobrevivir. Esta historia se centra en Liu un joven como cualquier otro que debido a los lazos de su madre está destinado a ayudar en la restauración de la humanidad.

-¡Liu!¡Oye Liu! ¿Estas escuchando jovencito?-Pregunto el profesor de altura media, su cabeza sin cabello brillaba casi a la misma intensidad de sus lentes en aquella aula bien iluminada por las ventanas a su alrededor al joven de cabello negro el cual en ese momento no estaba prestando mucha atención a la clase por lo que confundido ni siquiera pudo hablar antes de que su profesor prosiguiera-¿Serias muy amable de decirme que dije sobre los Crab?-

En ese momento el joven no podía decir mucho, era un tema nuevo aunque no era la primera vez que oía sobre eso, había algo que preocupaba al distraído joven de complexión media, algo que no le dejaba pensar con claridad aún así solamente dijo lo que tenía en claro pues no podía arriesgarse mucho.

-Profesor si no estoy mal un Crab es un tipo de infectado animal que infecta a los cangrejos japoneses alterando su tamaño-respondió bastante seguro de su respuesta con una leve sonrisa mientras al mirar fijamente los ojos del profesor movia las páginas de su propio libro con delicadeza, en ocasiones movia sus ojos hacia el libro para revisar la página en la que estaba buscando el artículo principal sobre este tipo de infectados para poder dar más detalles al respecto pero el profesor solamente suspiro mientras se daba la vuelta para seguir con la explicación.

-Oye Liu ¿nos iremos juntos después de la escuela tal como me dijiste?-Pregunto en susurro una hermosa joven de cabello castaño detrás de Liu la cual con una sonrisa lo observó durante unos momentos, el joven nada más asintió con la cabeza observandola de vez en cuando para luego volver a prestar atención a la clase, esta era la rutina del joven. Todos los días a la escuela como cualquier otro muchacho, con su pequeño grupo de amigos y un interés amoroso, Sandra la misma joven que le había hablado hace poco, habían sido amigos desde hace bastante y el ya sentía atracción hacia ella y su forma de ser.

Una vez las clases terminaron el joven estaba apoyado en una pared bostezando levemente pues la noche anterior no había dormido muy bien, eso sería un problema más tarde pues debía entrenar junto a Dante, un amigo de su madre el cual siempre fue muy estricto con el sin motivo aparente. En ocasiones llegaba a pensar que era su padre pero al verlo detenidamente no se parecen en nada más que en el color de cabello, en fin Sandra no tardó en aparecer y saludar al joven para luego comenzar a caminar juntos, el chico con sus manos en sus bolsillos a menudo apreciaba el vecindario en el que se encontraban, todo tan natural sino fuera por la enorme muralla que se podía apreciar desde ese lugar, a pesar de estar algo lejos era perfectamente visible pues su tamaño era impresionante, además todo lo que sabía era que habían sido construidas por un filántropo desconocido. Como cualquier otra persona solamente pensaba en hacer su vida con normalidad aunque en su mente siempre estuvo el sentido de la justicia impulsado por las enseñanzas de Dante.

-Sandra finalmente ya decidiste que es lo que serás, oi que tu padre no quiere dejarte salir del refugió-Desviando su mirada hacía ella le pregunto con un tono neutral y algo curioso, por su parte la joven lo volteó a ver mientras seguía con su andar, sus marrones ojos brillaron un poco, mientras se quitaba un poco el pelo del rostro respondió-Pues yo quiero ser una exploradora, tu sabes cuanto me interesa aprender sobre el virus para así ayudar a la gente pero papá no quiere que salga, dice que es por mi bien y no quiere que tenga nada que ver con el virus-

La joven suspiro algo triste pues su meta es ayudar a lo que él solamente posó una mano en su hombro mientras seguían caminando, con una mirada decidida diciendo que contaba con todo su apoyo, aunque no lo expresara con palabras su mirada lo decía todo, fue así que luego de una leve risa la joven también asintió. Una media hora más tarde ya estaban en casa de Sandra.

-Muchas gracias por acompañarme, nos vemos mañana Liu-Luego de un pequeño beso en su mejilla la joven entro a su hogar mientras el joven con una leve sonrisa caminó en dirección a su hogar, aún recordaba muy bien cuando recién tuvo que aprender el como volver a casa, guiándose por patrones en común como los carteles y locales para llegar, demoro solamente quince minutos en llegar hasta su casa en donde solamente abrió la puerta mientras miraba hacia todos lados-Mamá ¡Eh vuelto!-Gritó sin respuesta en la oscura casa, solamente se encogió de hombros para luego encender las luces de esa casa promedio, sin lujos pero bastante acogedora sobre todo en estos días de frío, fue asi que el joven subió las escaleras para girar en el pasillo hacia la izquierda y entrar a su habitación, en su escritorio había lo que parecía ser un traje y su cama estaba desordenada por lo cual el joven solamente se tumbó mientras miro el techo pues nuevamente recibió burlas por parte de Euclido.

Jamás supo porque el siempre era molestado por el pero tantos años de lo mismo lo afectaban aún cuando tenía varios amigos, luego de pensar en que pudo hacer mal para desagradarle de esa manera a Euclido solamente se levantó sin respuesta para comenzar a ordenar su dormitorio, finalmente quedó todo ordenado, sus diplomas de honor pues a pesar de ser algo distraído era bastante inteligente y astuto, en su mueble en el cual guardaba su ropa interior tenía encima varias fotos de el y su madre, su cama con sus sabanas blancas y el cubre camas negro siendo sus colores favoritos, luego de ello vio el extraño traje en su escritorio el cual solo guardo en su clóset mientras observaba su escritorio viendo que estaba todo en orden para luego salir de su habitación e ir al baño para darse una ducha y vestirse con unos pantalones largos negros y una camisa suelta blanca, nuevamente por sus colores favoritos y a pesar del frío que hace afuera por alguna razón el podía estar fácilmente con ropa ligera afuera.

Fue así que bajo las escaleras y apago las luces para luego salir de casa y dirigirse hacia el campo de entrenamiento militar, en ese lugar solo pueden entrar las personas mayores de dieciocho pero el al ser el protegido de Dante, un general de guerra se le permite el paso con sus dieciséis años de edad, el problema era que a Euclido al ser hijo de otro general también se le permite el paso, las burlas continuaban cuando Dante no estaba cerca, sobre todo por el hecho de que Liu no podía activar el acróbata del filo ni el estado Goliat, todos los soldados tienen al menos una de esas dos habilidades controladas pero Liu no podía activar ninguna por lo que se sentía muy inútil. Siempre cargaba la energía suficiente y se concentraba en su respiración mientras los pequeños chispazos de la energía en su cuerpo se hacia visible no obstante jamás fue capaz de lograr activar el estado deseado aunque siempre recibía las mismas palabras por parte de Dante "será la próxima vez" pero esta vez Liu frustrado le respondió por primera vez.

-Deja esa tontería, no será la próxima vez, jamás lo es ¿por qué?¿Por qué solamente yo no puedo activarlo? Todos los soldados han podido activarlo y dominarlo ¿qué me hace diferente? Esto siempre afecta mi rendimiento escolar, cuando tratan de enseñarnos a usar los estados.-Algunas lagrimas se le escapaban debido a lo frustrado que estaba por no poder lograr nada, a pesar de que lo que quería era ayudar a la humanidad luchando eso jamás se haría realidad si no pudiera llegar a manifestar uno de esos dos estados.

Luego de ello Dante suspiró mientras se agachaba y posaba su mano en el hombro de Liu, fue allí que de una forma seria y segura le respondió-Con esa actitud esta claro que jamás lo lograrás, no importa cuántas veces falles, a final de cuentas progresas cada vez que no lo logras, piensa en que puede fallar antes de intentar nuevamente y no te rindas, si eres negativo no vas a lograr nada-

Luego de eso Liu lo miró notando las palabras de apoyo por parte de su mentor por lo que secó sus lágrimas para luego asentir con la cabeza, respiró tranquilo mientras en su mente se repetía: "Tu puedes, no debes flaquear" fue así que volvió a respirar tranquilo pensando en lo que su mentor le había dicho, dándole varias vueltas en su mente, entonces pensó en lo que todos hacían a la hora de activar alguno de los estados que era luego de canalizar era soltar la energía para dejarla dispersarse por el cuerpo humano. Entonces luego de canalizar nuevamente la energía en forma de pequeños chispazos en su cuerpo dio un leve grito notando como su cuerpo se mantuvo con esos chispazos sin necesidad de canalizar pero al intentar moverse para añadir la energía cinética para el acróbata del filo la energía de desvaneció, nuevamente había fallado. . .pero al menos había progresado después de varias semanas sin ningún avance significativo, por eso con su positivismo que mantenia casi siempre en frente de los demás se levantó y miró a Dante.

-Gracias por la sesión de entrenamiento de hoy, logré avanzar un poco más y a pesar de que varios dotados ya pueden dominar alguno de los estados se que los alcanzare-

Ante ello Dante sonrió levemente mientras asintió con la cabeza, fue así que el joven luego de ello abandonó el lugar para ir hasta su hogar, al momento de llegar volvió a abrir encontrándose con que su madre no estaba nuevamente, pero esta vez había llegado con algo de hambre por lo que encendió las luces y fue hasta la cocina, ya había oscurecido y esa cocina era un lugar con una iluminación algo pobre, al menos los muebles baratos estaban en buen estado debido al cuidado de Andrea su madre, fue entonces que en el refrigerador vio una nota.

Hijo mío, no se en que momento leerás esta carta pero al fin conseguí un trabajo como enfermera, volveré en unos días pues donde estaré trabajando tengo que atender soldados heridos, tu tío Dante fue quien me consiguió el trabajo y espero que te alimentes bien, que vayas a la escuela y que sigas con tu entrenamiento, yo se que podrás ser como tu tío Dante incluso mejor, tal como decías de pequeño podrás ayudar a la gente.

-Te quiere tu madre ♡

Luego de leer la nota el joven sonrió levemente mientras abría el refrigerador para sacar de ahí un poco de queso, la verdad lo máximo que podían comprar al mes de ese artículo era nada más 4 rebanadas debido a las pocas vacas y trabajadores además de que volvió el sistema de trueque, fue entonces que usando uno de los dos panes que quedaban comió un pan con una rebanada de queso sin ningún tipo de acompañante, por lo general los recursos suelen faltar aún más tratándose de que ellos dos eran de clase media por lo que los recursos eran aún más escasos, luego de haber comido subió para cepillar sus dientes sin usar pasta dental pues se había acabado hace una semana, quizás entre los recursos que le den a su madre al volver venga una pasta de dientes, simplemente luego de ello fue a acostarse pues mañana debía ir a la escuela, al acostarse se quedó dormido bastante fácil.

Al día siguiente Liu al levantarse fue hasta el baño en donde se ducho y cepillo los dientes para luego ponerse su uniforme escolar y salir de casa sin desayunar debido a que solo le quedaba un pan que iba a comer en la tarde, fue así que luego de cuarenta y cinco minutos llegó a la escuela, una vez allí faltaban quince minutos para entrar a clases y en eso se encontró con Mike, uno de sus amigos al cual saludó con la mano, Mike es un joven rubio y bastante alto y delgado que acostumbra construir cosas.

-¿Por qué no viniste ayer Mike? Ni tampoco Arturo o Felipe-En efecto sentía curiosidad por saber porque tres de sus amigos faltaron el mismo día a lo que Mike con una leve sonrisa respondió-Pues caímos en una bromita de Felipe, nos había dicho que no había clases, Arturo y yo nos lo creímos y no fuimos ayer, a Arturo lo regañaron bastante-Luego de eso río levemente mientras desde la entrada se vio al joven de cabello marrón Arturo, vistiendo con su uniforme escolar llevaba una bolsa con hielos sobre su desaliñado cabello, algo bastante normal en el a decir verdad, no era alguien fornido pero si estaba marcado y solía ser un poco burlesco aunque responsable, en ello al ver a los dos jóvenes se acercó con una gran sonrisa.

-Buenos días ¿de qué hablan? Para unirme a la conversación-Dijo con un tono calmado aún con la bolsa sobre su cabello por lo que quisieron ver que había pasado, Liu tuvo que pararse de puntas al medir lo mismo que Arturo pero Mike solamente tuvo que mirar hacia abajo y levantándose un poco al medir 1.86 y ellos solamente 1.78, en ese momento vieron un pequeño moretón en la cabeza del joven a lo que simplemente ambos rieron levemente, luego de ello Mike dijo-Solamente hablábamos de lo tontos que fuimos al caer en la trampa de Felipe-ante eso Arturo apretó un poco su puño mientras miraba a Mike y Liu-Cuando encuentre a ese pequeño pillo voy a matarlo, por su culpa ayer mi padre me dio un golpe pensando en que no quería asistir a la escuela-Se veía bastante enojado al respecto, calmandose un poco respiro profundamente y sono la campana, un nuevo día escolar comenzó en ese momento.

11 de Febrero de 2020 a las 03:41 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas