La vida del pirata Alexander Seguir historia

erickjoao El fan De animes

Se cuentan que los piratas eran los marineros mas temidos por los comerciantes y personas en general y que solo causaban daños a su paso. Pero las personas en general y los comerciantes no eran distintos a los piratas y para que uno entienda eso Alexander Tepiltzin, un antiguo esclavo trabajando en la finca del duque Georgius tomara la bandera negra con el dibujo de la calavera y la X en busca de algo que es muy importante para los seres humanos, la libertad


Aventura Todo público.
0
4423 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

La maldición


Hay momentos en que me pregunto si las personas que están frente a mí en verdad son seres humanos con la capacidad de razonar.

O solo son simples monos de dos patas y sin pelos que actúan por el deseo de ver sufrir a la gente.

Pero no importa las veces que me haga esa pregunta no encuentro respuesta alguna y no puedo pensar en alguna otra persona que me ayude a encontrarla pero para mí los pensamientos de que son animales se hace aún más fuerte.

Estoy seguro que si ellos me escucharan decir esto sería asesinado de la forma más cruel y despiadada que exista.

Después de todo así como yo dude de su humanidad ellos nos ven a nosotros como algo peor que animales, solo herramientas que utilizan para su propio beneficio en donde se desechan a los obsoletos para remplazarlos por nuevas herramientas creando un circulo interminable de dolor y sufrimiento para nosotros.

[¡¡¡¡¡Ey basuras, levántense de una vez por todas!!!!!]

Y ahí estaba como todos los días ese maldito gordo que no hace más que azotarnos día tras día si no hacemos nuestro trabajo.

Su nombre es Fran y es uno de los siervos más cercano del duque Georgius el cual está encargado de “cuidar” a los esclavos que trabajan en esta finca.

El abrió la puerta acompañado con varios hombres muy grandes y fuertes los cuales nos soltaron las cadenas de las manos y los pies y nos obligaron a levantarnos de donde nos encontrábamos.

[Veo que son las mismas basuras de siempre, ahora ¡¡¡¡Largo a trabajar gusanos, que hoy las señoritas estarán aquí!!!!]

Y como siempre gruñón.

Bueno, aunque no me gusta hacer esto tendré que seguir la corriente si no quiero ser castigado.

Pero me temo que lo más fastidioso es que ese par de gemelas molestas estarán por acá, bueno pensar eso no lograra que no lleguen por lo que solo avance mientras mantenía el perfil bajo y me metía en medio de los demás.

Esta vez teníamos que cosechar las cañas de azúcar para llevarlos a que la procesen por lo que recibimos una hoz y nos desplazamos al campo para comenzar nuestro trabajo.

Y diciendo la verdad esta vida apesta, trabajas 18 horas y lo único que te dan es 1 pedazo de pan y un vaso de agua, y no recibes ni una mísera moneda, además en el lugar donde te dejan dormir debes estar encadenado como si fueras un preso, no hasta un preso tiene mejor trato que nosotros.

Lo único que puedo es suspirar con resignación y hacer mi trabajo para que no sea lastimado con el látigo que lleva el cerdo y sus secuaces en sus manos.

Actualmente eran las 5 de la mañana, posiblemente, y hacía algo de frío pero solo ignore todo eso y me puse a trabajar cortando la caña de azúcar con mucho cuidado para no estropear nada.

Y así corte por un largo tiempo y los iba ordenando cuando un chico se me acerco.

Si me acuerdo bien creo que su nombre era Collin, un joven irlandés que emana un aire de liderazgo entre los esclavos, además de que su atractiva cara y ardiente cabello de color rojo atraen mucho la atención de las chicas.

Eh oído que Michelle, la hermana mayor de las gemelas estaba enamorada de él pero puede que solo fuera un rumor.

--Que más, tú debes de ser Alexander Tepiltzin, no, escuche que eras un chico muy hábil con el uso de las espadas antes de llegar aquí-- (Collin)

Me susurro mientras hacía como si estuviera trabajando, bueno si nos veían desde lejos pareciera que lo estábamos haciendo, pero lo más extraño fue las palabras que soltó.

No me acuerdo haber dicho que fuera bueno con las espadas, ya que nunca nombre algo sobre mí en este lugar y me mantuve con el perfil bajo desde que llegue, como es que sabían eso de mí.

--Al parecer no sabes cómo lo sabemos, pues cierta persona de este lugar parece que te conocía antes de que tu llegaras acá y me dijo en el momento que le conté sobre mi futuro plan-- (Collin)

--¿Futuro plan?--

--Si, la verdad es que estoy planeando escapar de aquí y me preguntaba si nos ayudarías para que escapáramos juntos-- (Collin)

Al oír esas palabras lo único que pude hacer es soltar una pequeña risa, en verdad creen que ahora es el mejor momento que tenemos para escapar de aquí.

--Has de estar pensando que este es el peor momento posible para escapar ya que vienen las señoritas de la casa no-- (Collin)

--Algo me dice que puedes leer mentes, en serio eres un ser humano--

--Jaja, muchos me han dicho eso, solo soy muy observador-- (Collin)

--Entonces sobre lo que yo se usar una espada lo dedujiste al observarme, no--

--Si, sobre la persona que vivía en el mismo lugar que tu era una mentira que dije para captar tu atención, al parecer tú también eres bastante agudo-- (Collin)

Bueno la verdad es que después de pensar un rato pude ver cuál era su plan, posiblemente nosotros esperaremos al momento en que llegan las señoritas para tomarlas de rehén y así desarmar a los guardias, eso lo pude ver gracias a que actualmente estábamos armados con estas hoces.

Luego tomaríamos esas armas y amarraríamos a los guardias para proceder a apoderarnos de la nave en la cual llegaron y salir de aquí.

Y me necesitaban a mí y a algunas personas más que sepan usar una espada para poder enfrentarnos a ellos en el caso de que las cosas salgan mal, por lo que deduzco que el tendrá unas cuantas espadas escondidas en alguna parte.

Después de meditar un rato sin detener mi trabajo de cortar la caña de azúcar y amontonarlas me acerque a Collin y le susurre lo que había pensado.

--Eh, así que dedujiste tanto mi plan pues te falto algo-- (Collin)

--No será el hecho de tener ayuda de la señorita Michelle, la cual nos va a acompañar disfrazándose de rehén y así ustedes podrán vivir una feliz vida de pareja, ¿no?--

--Y pensar que alguien tan agudo existía en este lugar-- (Collin)

--Son las casualidades de la vida--

[¡¡¡Ey ustedes dos muevan más rápido las manos!!!]

Bueno, sabía que esto iba a suceder pero por suerte no nos ha latigueado.

Después de eso seguimos cortando caña hasta que el sol estuviera casi por encima de nosotros cuando escuchamos que la gente se apuraba hacia el muelle.

[¡¡¡Me voy a ir a recibir a las señoritas por lo que sigan haciendo su trabajo!!!]

Tan tonto como siempre.

Al momento en que nos quedamos por un momento sin vigilancia comenzamos nuestro plan.

Collin ingreso en la cabaña y saco del piso unos tablones, dentro habían 5 espadas las cuales entrego a aquellos que sabían usarla, al parecer dos de estas espadas me fueron entregadas y las escondimos entre las cañas de azúcar desplazándolas suavemente a medida que avanzábamos.

Y de aquí esperamos hasta que todo estuviera listo, seguimos avanzando en nuestro trabajo y esperamos hasta que ese par de molestas chicas y la agradable señorita pasaran por aquí para observarnos trabajar, y las odiosas a molestarnos, lo cual sucedió en el momento que más nos esperábamos.

[¡Haa! ¿Por qué tenemos que pasar por este lugar lleno de basura?] (???)

[Lo siento ladies si no le agrada pero este es el único lugar por el cual se puede ingresar a la mansión] (Fran)

[Ya, ya hermanitas, entiendan que hay que observar el trabajo de nuestros siervos] (???)

[Que hermana, crees que nos gusta ver este montón de insectos trabajando] (???)

[Si, Susan tiene razón, solo están haciendo lo que tienen que hacer como nuestras mascotas, ¿no?] (???)

[Susan, Mery cuantas veces les he dicho que no los llamen de esa forma] (???)

[Pero eso es lo que son] (Mery)

[Si solo un pedazo de basura inmunda, ¿no Fran?] (Susan)

[Por supuesto mis ladies, es como ustedes dicen] (Fran)

Y así como siempre el par de gemelas mostrando su gran descontento contra nosotros estaban buscando la ayuda de Fran para ganarle el debate a su hermana Michelle.

Aunque yo solo seguí haciendo mi trabajo y recogí la caña mientras evitaba llamar la atención, desplazando suavemente los dos sables a un lugar que nadie lo viera y llevando la caña cortada a la carreta con mucho cuidado para luego volver a cortar la caña.

Todos los demás también estaban haciendo lo mismo para evitar ser castigado por deshonrar al supervisor en frente de las ladies. Y así seguían su camino hasta que las gemelas se detuvieron inmediatamente y comenzaron a observarme minuciosamente.

Sera que se percataron de que yo estaba en posición de dos sables y ahora seré ejecutado.

Puede que eso sea pero por ahora solo haré mi trabajo y si la cosa se pone difícil tendré que usar las espadas para librarme de aquí.

[¡Ey tú, el mono con el peinado de gusanos!] (Susan)

Acaba de decir que mi pelo es de gusanos, para tu información es un peinado tradicional del lugar de donde nací el cual lo llamamos tsonilpia, no permitiré que te burles de mi peinado y para colmo me llamo mono, creo que ellas deberán recibir una lección.

Pero si les digo eso solo estaría acortando mi vida por lo que me gire hacia ellas y agachando la cabeza las observe desde abajo.

[Hoo, veo que conoces tú lugar en esta casa, bien déjame ascenderte de mono a perro, me e interesado un poco en ti así que me gustaría que me acompañes un momento] (Susan)

[Lo siento lady, pero se me ordeno que termine de cosechar este campo por lo que no puedo acercarme a usted]

Creo que es un poco temprano pero es hora de comenzar el plan.

Asentí ligeramente y lance una mirada a Collin el cual estaba junto a lady Michelle la cual se le había acercado mientras dejaba las cañas en la carreta.

Él me observo y asintió un momento luego observo a Michelle y ambos asintieron entre ellos y se mostraron una agradable sonrisa.

En ese momento a las gemelas se les colmo la paciencia de esperar a que llegara a donde ellas estaban y se acercaron a mi mientras se metían entre el cañaveral sin importar lo que le sucediera a su vestido, aunque estoy seguro que ellas me van a culpar por lo que le paso a su vestido y seré castigado de una forma más horrible que pusieras imaginar.

[¡Lady Susan, Lady Mery, no se metan en ese lugar, dejen que yo me encargue de traer a ese maldito desgraciado a donde ustedes están!] (Fran)

El cerdo Fran les llamo mientras me lanzaba palabras de desprecio pero las gemelas Mery y Susan solo lo ignoraron y avanzaron hacia donde estaba mientras sacaban un látigo de metro y medio de su bolso el cual estaba echo de cuero.

[¡Veo que nos estas menospreciando eh, no eres más que un mono sarnoso y eso que pensaba darte una recompensa por tu trabajo, basura!] (Susan)

[¡Creo que debemos mostrarte una lección!] (Mery)

Se acercaron mientras mostraban una gran furia por haber sido menospreciadas y sintiendo que le destrozaron su orgullo.

Aunque algo aquí está mal, en primer lugar, porque este par de chicas molestas que no se interesan en nadie de este lugar trataron de llevarme con ellas, además las sonrisa de Collin me causa mala espina, podrá ser.

Ya veo, así que con esa estamos, observe a todos los demás para percatarme que estaban esperando algo, pero algo me decía que no era para que pudiéramos escapar.

Justo en ese momento pude escuchar como el látigo cortaba el viento mientras se acercaba peligrosamente hacia mí por lo que me agache y rodé hacia atrás.

Por encima de mi vi como el látigo pasaba justo por donde estaba mi torso el cual si me hubiera dado me causaría que la herida sangrara y con ello un dolor insoportable.

Ellas al ver que había esquivado el latigazo se molestaron bastante y me observaron con una mirada amenazante.

[¡Deja de moverte y recibe nuestro castigo como el perro que eres!] (Susan)

[¡Cierto, deja de esquivar y recibe nuestro castigo!] (Mery)

Ambas lanzaron un latigazo a mis piernas para evitar que no me moviera pero no soy tan estúpido como para quedarme a esperar que los látigos impacten en ellos por lo que rodé a un lado y tome los dos sables del suelo.

Luego me levante mientras colocaba las espadas a mis espaldas y me abalance hacia ellas con toda la fuerza que mis piernas podían.

[¿Saben cuál es la debilidad de un látigo?, pues es que el objetivo debe estar a de 1 a 2 metros de distancia ya que si se acerca no se podrá maniobrar bien el arma, si podríamos considerarlo así]

Mientras índico eso me coloco en medio de ellas y doy una voltereta hacia el frente para pasar por ahí y colocarme a sus espaldas, entonces me levanto dando media vuelta y desenfundo ambos sables para colocar los filos de las hojas en sus cuellos.

[Ahora quiero que den la vuelta junto a mí y se coloque de frente de Fran]

Ellas al ver las espadas en sus cuellos empezaron a temblar y lentamente hicieron los que les dije mientras soltaban los látigos.

Mientras tanto Fran se puso muy nervioso al ver que las ladies del cual él estaba cargo se habían convertido en rehenes, y confundido al mismo tiempo al ver que un esclavo tenía dos sables en sus manos.

Michelle estaba también sorprendida y se agarraba fuertemente del brazo de Collin el cual estaba mostrando una sonrisa pícara mientras observaba todo el suceso desde lejos.

[¡¡¡Maldito bastardo, como te atreves de amenazar a las ladies!!!]

Grito un guardia y se abalanzo hacia donde yo estaba mientras desenfundaba su sable, al mismo tiempo otros guardias también desenfundaban sus armas y algunos me apuntaban con arcabuces y pistolas.

Parece que el más tonto es el que se abalanzo, o será porque tome de rehén a las chicas que le gustaba, o ambas cosas.

[¡Creo que deberían soltar las armas o sus lindas señoritas tendrán que decirle adiós a sus cabezas!]

Alce la voz y le indique lo que era lógico en una situación como esta, ¿por qué no lo entienden después de ver los acontecimientos?

Lo único que me quedaba al ver sus actuaciones era mostrar un suspiro de resignación y empecé a caminar hacia atrás lentamente mientras hacía que el par de gemelas molestas me siguieran lentamente.

Pero entonces me percate de algo que estaba fuera de lo común, al momento de observar a mi alrededor pude ver que faltaban algunos esclavos, no mejor dicho faltaban aquellos que tenían las armas y sabían usarlas, luego lance la mirada hacia Collin y vi que tenía una sonrisa burlona hacia mí.

Ya veo, así que ese era tu plan desde el principio.

Entonces saque las espadas de los cuellos de las gemelas y los enfunde para luego agacharme y hacer que estas se sentaran.

[¡¿Qué diablos estas…?!]

Comenzó a decir Susan mientras me observaba al rostro con la cara roja de la ira cuando pudo ver como una cimitarra pasaba por donde habían estado nuestras cabezas anteriormente.

Y el por qué las salve, pues podría decir que no quería darle el gusto de la victoria total al bastardo de Collin que me acababa de traicionar.

Entonces observe a Collin por un momento y me percate que estaba chasqueando la lengua mientras mostraba una cara amarga llena de ira.

[ ¡Así que esto era parte de tu plan Collin, utilizarme como cebo para que tomara de rehén a las gemelas molestas y así eliminarnos a los tres!¡estoy seguro que ese plan fue pensado por Michelle y tú, Michelle que sabía que no iba a obtener nada de la herencia ya que su padre que favorece mucho a lady Susan y lady Mery y le hubiera entregado todo a ellas y tú, Collin, que si te casabas con ella tendrías el suficiente dinero para ya no trabajar más! ]

Al escuchar mis palabras Collin empezó a reírse a carcajadas mientras me apuntaba con una pistola, luego del cañaveral salieron varios esclavos que estaban armados con una pistola cada uno los cuales dispararon a los guardias que estaban apuntándome para luego ser remplazados por otro grupo que empezó a apuntarnos a nosotros tres y al cerdo Fran con varias pistolas las cuales estaban cargadas.

[Veo que eres más agudo de lo que creía a pesar de que eres de una tribu de salvajes que fueron aniquilados por su estupidez, Alexander Tepiltzin, tu vida y las de estas señoritas acaban aquí, algunas palabras de despedida] (Collin)

[Si, me diste mucho tiempo]

Luego utilice los látigos que había tomado, con uno moví una carreta que estaba a un costado colocándole en frente mío y con el otro lo amarre a la pierna de la persona que estaba a mis espaldas y la jale para que este se cayera, luego jale una carreta que estaba al otro lado y lo coloque al lado de la primera creando una barrera contra las balas y me di la vuelta para correr con todo lo que tenía, pero entonces las dos gemelas me sostuvieron del pantalón evitando que me fuera.

[¡¿Qué diablos están haciendo!?]

[¡N-no nos dejes aquí, por favor!] (Susan)

[A-a-ayúdanos] (Mery)

Al escuchar se me revolvió el estómago, no podía creer que a pesar de todo lo que me habían humillado hasta ahora aún se resignaran a pedirme ayuda después de que vieron que sus vidas estaban en juego. Acaso no decían que nuestras vidas no valían para nada y que podíamos ser reemplazados en cualquier momento.

Pero al observarlas a la cara pude ver que estaban llorando de miedo y angustia me hizo recordar a unas chicas que antes me habían suplicado lo mismo, esa vez por el miedo las deje atrás y hasta ahora me arrepentía de haberlas dejado, nunca pensé que esta escena volvería a ocurrir.

Me detuve por un momento y chasquee la lengua, entonces tome de ambas manos y salí corriendo mientras las jalaba metiéndonos por un bosque que se encontraba a lado de los cañaverales los cuales conducían al viñedo un poco más al este del lugar.

Pasamos por medio de los arboles a pesar de que este par de gemelas molestas seguían insistiendo que descansáramos. No habían pasado ni 2 minutos desde que salimos y ya quieren descasar, creo que deberían comenzar a ejercitarse.

Luego de correr y esquivar árboles, que las gemelas se tropezaran con raíces y ensuciaran sus vestidos con lodo y que tuviera que cargarlas porque no podían correr más mientras escuchábamos los disparos a nuestras espaldas llegamos a una cueva y nos metimos a ella avanzando profundo pero en un tramo del camino la piedra se puso resbaladiza y caímos por una pendiente llegando hasta una amplia caverna en donde no había salida alguna.

[Y-y ahora que hacemos] (Mery)

{¡¡¡Se metieron por aquí!!!}

Mientras habíamos quedado estancados en este lugar escuchamos los gritos de nuestros perseguidores lo que hizo que Mery se asustara y se apoyara en una de las paredes la cual se abrió como si fuera una puerta que rotaba cayendo al otro lado.

[Eso es, por ahí, Susan sígueme]

[Nn] (Susan)

Entonces nosotros seguimos a Mery y nos metimos por la misma puerta la cual roto y se cerró como si no existiera puerta alguna.

Había pasado una hora desde que ingresamos a esta cueva, cuando Susan y yo ingresamos por esa extraña puerta oculta en la pared de la cueva hecha de piedra nos encontramos con Mery la cual estaba llorando mientras se encontraba sentada en el suelo.

Al parecer ella le tenía miedo a estar sola en la oscuridad por lo que al ver a Susan se lanzó a sus brazos y le abrazo fuertemente, de ahí avanzamos lentamente por la cueva.

Como estaba tan oscuro que no podíamos ver casi nada tuve que sacarme la camisa, la envolví en el palo de la hoz que estaba usando hace unos momentos para trabajar, luego la empape con un poco de aceite que había en los pendientes de Susan y con la ayuda de dos piedras le prendí fuego.

[Hasta donde más tenemos que caminar] (Susan)

[Ya estoy muy cansada, no podemos tomar un descanso] (Mery)

Y así se empezaron a quejar las gemelas las cuales querían que nos detuviéramos a descansar.

[Veo que no son tan inteligentes después de todo]

[¡Qué dijiste maldito bastardo!] (Susan)

[Hermana, cálmate un poco] (Mery)

[¡¿Qué Mery, estas simpatizando con este mono!?] (Susan)

[P-pero él nos está ayudando, no] (Mery)

[Veo que no vas a dejar tu orgullo ni aunque tu vida este en línea, ¿no Susan?]

[¡Y que quieres que haga! ¡Nuestra propia hermana nos quiere muerte y tenemos que ser ayudadas por un esclavo como tú, tengo que mantener un poco de dignidad!] (Susan)

Esta señorita sí que es ruidosa.

Justo en ese momento delante de nosotros se escuchó el sonido de la marea del mar arrastrándose sobre la arena como si estuviéramos en la orilla de la playa.

[Acaso será]

Dije esas palabras y salí corriendo hacia donde se escuchaba el sonido, en el camino observe hacia atrás y me percate que las gemelas me estaban siguiendo con mucha dificultad por lo que tuve que bajar mi ritmo si no quería que este par comenzaran a reclamarme, bueno en específico Susan ya que Mery parece que se está comportando por ahora.

Luego de avanzar un poco la luz nos hizo cerrar nuestros ojos que se habían acostumbrado a la oscuridad dejándonos ciegos por unos segundos.

Cuando recuperamos nuestra visión lo que vimos fue una gran caverna de piedra cuyo centro había una playa ubicada justo debajo del techo hueco que dejaba pasar los rayos del sol mostrando así un mar cristalino de color azul y una arena blanca.

El aire salado nos daba en la cara y se podía escuchar el sonido de las olas golpeando con las paredes de la caverna en una parte y en la otra arrastrando la arena.

Luego observe en frente nuestro y encontré una ruta de escape, aunque claro estaba a simple vista, la entrada de la caverna consistía en una cueva de unos 15m aproximadamente lo cual se llevó todo mi asombro.

Bueno lo hizo hasta que dirigí mi mirada a la orilla de la arena exactamente a nuestra derecha a unos 10m de donde nos encontrábamos, entre la arena y el mar se encontraba varado un enorme buque que medía unos 85m de eslora y contaba con tres mástiles y 4 cubiertas acorazadas.

Si lo veíamos así podríamos considerarlo un buque de guerra solo que debajo del bauprés se encontraba la figura de tres cabezas de perro como el cerberos.

Su casco era de color negro con decoraciones doradas como si de oro se tratara y sus velas eran de color negro con un diseño de una X que se ensanchaba en la mitad inferior y un triángulo debajo de este, ambos de color blanco.

Pero al parecer no solo yo estaba impresionado por el descomunal navío, sino que estas gemelas también lo estaban a pesar de que habían navegado en Navíos en línea de la armada imperial e incluso en el de la guardia real.

Después de observarlas y burlarme de ellas un poco me acerque a la descomunal nave de la cual incluso dudaba que pusiera mantenerse en flote.

No será por esa razón que encallo en este lugar.

En el momento en que me encontraba lo suficientemente cerca como para que me doliera la nuca con solo tener que ver su tamaño, toque el casco que por alguna razón no tenía ningún daño visible lo cual aumentaba a un grado más su aire de misterio con ambas manos pero entonces algo dentro de mí me dijo que no lo hiciera, aunque ya era muy tarde.

Ya que en el momento que lo toque un aura de color negro comenzó rodear el barco en su totalidad y comenzó a pasar hacia mis manos.

Al ver eso me aleje del barco o intente hacerlo pero una fuerza extraña atraía mi brazo a la nave y mi cuerpo empezó a cambiar.

La piel de mis antebrazos comenzó a desaparecer dejando solo los huesos mientras que en los dedos huesudos aparecían varios anillos con piedras preciosas, pero en el momento en que mis antebrazos se habían convertido totalmente en huesos logre soltar mis manos y me aleje del barco.

Pero eso no era todo ya que en medio de mi pecho apareció un cristal de unos 30 cm que contenía dentro un humo de color negro y morado que hacia parecer algo siniestro y de este cristal salieron varios huesos más tomando la forma de costillas muy sólidas que sobresalían de mi pecho, para colmo la cabeza me empezó a doler muy fuerte.

⸘⸘⸘⸘⸘TÚ, AQUEL QUE HA USURPADO NUESTROS BIENES, NO DEJAREMOS QUE ESTO SE QUEDE ASÍ.

SERÁS CONDENADO A VIVIR JUNTO A ESTA MALDICIÓN CON TUS BRAZOS COMIDOS POR LAS TINIEBLAS Y CARGANDO LA PIEDRA DE LA MUERTE EN TU PECHO POR LA ETERNIDAD.

Y VIVIRÁS HASTA QUE LA VIDA DE NUESTRO TESORO SE EXTINGA Y EL ÁGUILA DORADA ABRA SUS ALAS Y REINE EN LOS CIELOS DE NUEVO.

HASTA ENTONCES TU SERAS ENCADENADO A LO QUE NOSOTROS MAS QUEREMOS‽‽‽‽‽

El dolor que causo esto fue tal que mis sentidos se fueron volando pero entonces sonó una nueva voz que me subió un poco los ánimos.

⸨Joven navegante puede que esta maldición estará contigo hasta que tu alma se desvanezca pero con ella el poder de controlar la nave se te será otorgada, si llegaste hasta este lugar solo te pedimos que realices nuestro último deseo, conduce esta nave hasta los confines de este mundo⸩

Aunque me subió un poco los ánimos me percaté de que el egoísmo de los creadores de esta bestia no tenía limites, no solo te echan la maldición encima sino que también te piden que cumplas sus sueños, aunque el hecho de que te den la nave es solo algo bueno entre la desgracia, así podría escapar de este lugar y ser libre de una vez por toda.

Pero si me lo dan a costa de cargar esta maldición hubiera preferido seguir siendo un esclavo que estaría encadenado a algo con menor peso que esto que tengo en este momento.

Aunque después de estar cerca de la nave me percate que eso que creía que era oro en verdad lo era.

¡Ah! ahora me acuerdo, en la tribu donde vivía decían que una cierta tribu fue aniquilada y todo su oro fue robado pero antes de morir ellos lanzaron una maldición para que aquellos que tomaran ese oro recibieran el castigo divino.

Quien iba a pensar que ese castigo recaería en mí.

En el momento que el dolor de cabeza desapareció me levante de donde había caído sentado y me voltee para ver al par de gemelas que extrañamente estaban muy calladas y observe que ellas estaban en la entrada por donde llegamos mientras me observaban con miedo.

Ah, esto va a ser otro problema más.

9 de Octubre de 2018 a las 12:02 0 Reporte Insertar 0
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~