Tal vez el último verano Seguir historia

marcus-turkill1528314389 Marcus Turkill

Aquel verano de 1942 fue el primero de muchas cosas: Mi primera bicicleta, mi primer amor y... la primera vez que asesiné a alguien. Pero también fue el último, porque perdí mi inocencia y dejé atrás mi niñez que ya nunca volví a recuperar. Tal vez fue, mi último verano. Registro Safe Creative: 1801145385484


Drama Todo público.

#romance #nazis #drama
0
4568 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

La historia que voy a relataros ocurre en 1942, en una pequeña población de Francia: Istres, un lugar maravilloso junto al mediterráneo en lo que conocemos como la Costa Azul. Está situada muy cerca de Marsella, el puerto que durante la segunda guerra mundial, cuando transcurren estos hechos, supuso la salvación para miles de personas que huían del miedo y el terror de la ofensiva alemana.
Pedro Aranda, un niño de doce años nos relata está historia de amor, descubrimiento y valentía en un mundo asolado por una guerra cruel y despiadada.
Pedro y su familia han tenido que huir de París, abandonando su casa y la mayor parte de sus posesiones en una ciudad donde las esvásticas ondean en sus fachadas y los soldados recorren las peligrosas calles con sus grises uniformes y los fusiles al hombro.
La llegada al sur de Francia supone un cambio en la vida del chico. Allí se hará amigo de Jean Paul y de Christine, que desde el primer momento le atrae bastante. Él se convertirá en su amigo, su compañero de aventuras y en su caballero andante, como aquel que ha podido leer en los libros de su padre, escrito por un compatriota suyo, un tal Cervantes.
A pesar de que la guerra queda muy lejos y las tropas enemigas hacen acto de presencia muy rara vez. En aquel rincón de la Francia libre, se respira el miedo.
Miedo a los amigos que podrían delatarte, miedo a acabar en uno de esos trenes que parten cargados de personas sin rumbo conocido y a las que jamás se vuelve a ver y miedo a la sombra pendiente de un hilo de ese puño que es la Alemania nazi.

Miedo a los amigos que podrían delatarte, miedo a acabar en uno de esos trenes que parten cargados de personas sin rumbo conocido y a las que jamás se vuelve a ver y miedo a la sombra pendiente de un hilo de ese puño que es la Alemania nazi

27 de Septiembre de 2018 a las 04:45 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Edgar Allan Poe

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 11 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión