Los tatuajes de mi alma Seguir historia

alhubo Alejandro Huerta

La historia de una joven que sobrevive al aplastante pasar del tiempo de la soledad, solo para reencontrase con su primer y mas grande amor.


Romance Romance adulto joven No para niños menores de 13.

#258 #drama
0
1050 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Deep

Fue un día de octubre, cerca de la media noche, una autopista junto al mar, iluminada por la gran luna llena, de una curva se ven salir las luces de un automóvil, pasa a velocidad moderadamente rápida, después de unos kilómetros se detiene en un motel a pie de carretera, ningún otro auto pasaba por la zona, en el estacionamiento solo dos vehículos, en el auto recién llegado se encontraba una mujer, con sus manos en el volante y una mirada de indecisión  permaneció ahí por varios minutos, el gerente del lugar desde detrás de su mostrados solo veía la silueta de la joven a través del vidrio polarizado  y la fría noche, tomo su decisión, estiro su brazo para abrir la guantera del auto, dentro, un arma, la tomo firmemente y la metió a su bolso de mano, abrió la puerta y bajo un pie, traía unos zapatos negros de tacón alto, aparentemente nada baratos, volteo al asiento del copiloto, sobre él una botella de vodka por la mitad, la sujeto y bajo con ella en mano, una vez fuera se pudo apreciar perfectamente la apariencia de la señorita, traía un vestido de cóctel guinda con encaje, unos guantes largos  terciopelo negro, su cabello rojo fuego recogido con dos mechones al frente, tenía una piel clara y tersa, se podían apreciar varios tatuajes por todo su cuerpo, su tez impecable, portaba unos anteojos estilo hípster,  perfecta, una mujer sublime, aunque su rostro reflejaba mucha tristeza, su maquillaje corrido por las lágrimas, lentamente y tambaleante se acercó a la recepción, dudoso casi susurrando el joven del motel le hablo

-          Buenas noches…

Ella lo miro por un par de segundos y le respondió 

-          Necesito una habitación…

-          Oh claro, esta noche tenemos disponibles la dos, cuatro y la del fondo, la once

-          La ultima está bien…

-          De acuerdo, son diez dólares la hora, se paga por adelantado y la llave la dejas dentro una vez termines

-          Toda la noche…

De su bolso saca un billete de cien dólares y lo pone en el mostrador, el empleado se sorprende y lo toma

-          Okay, bien, esta es la llave y el control remoto de la tv

-          No necesito eso

Ella solo toma la llave y se da la vuelta dirigiéndose a la habitación, el sujeto le grita levemente

-          ¡Oye tu cambio!

-          Quédate con el…

-          …

Tambaleando, recargándose continuamente sobre la pared del pasillo, logra llegar a la puerta, después de varios intentos, mete la llave y entra, arroja su bolso sobre la cama, se intenta sentar sobre ella, pero resbala y cae sentada al suelo, se recarga en la cama, y sin importarle donde se encontraba da un enorme trago a la botella que llevaba, toma su bolso y lo vacía sobre el suelo junto a ella, de él salen unos mentos para el aliento, un poco de maquillaje, su teléfono celular y a lado el arma, con su mano dudando toma su celular, al encenderlo se ven varias llamadas perdidas, y mensajes de texto

-          (sms Rich) será un éxito, tú no te preocupes | 10:34am

-          (sms Sofi) vamos bb hoy es tu gran día <3 | 11:25am

-          (sms Carla) estoy súper ansiosa por modelar tu ropa, será el mejor día de mi vida | 11:43am

-          (sms Rich) necesito que llegues ¡ya! Solo te estamos esperando a ti… | 4:36pm

-          (sms Rich) urge que veas los últimos detalles, por favor no me hagas quedar mal. | 5:10pm

-          (sms Rich) si no llegas ahora todo se vendrá abajo. | 6:24pm

-          (sms Rich) en verdad tienes que llegar ¡AHORA MISMO! | 6:33pm

-          (sms Sofi) oye, Richy está muy tenso, ¿dónde estás? | 6:37pm

-          (sms Rich) me dicen que ya has llegado, ¡sube rápido! | 6:42pm

-          (sms Sofi) Te lo ¡¡¡dije!!! todos amaron tu línea de ropa, este es el inicio de nuestra vida, ¡directo a la sima! | 10:45pm

-          (sms Rich) ¿dónde te metiste? Todos están preguntando por ti | 11:12pm

-          (sms Rich) Vamos, hay varios inversionistas $$$ solo quieren hablar contigo | 11:15pm

-          (sms Rich) perderemos mucho dinero, tienes que aparecer ahora o nunca | 11:20pm

-          (sms Rich) olvida lo de nunca, te necesito, solo firma esto y desapareces de nuevo ¿va? | 11:37pm

-          (sms Carla) que gran fiesta, todos quieren tomarme fotos (*--*), regresa a disfrutar | 11:44pm

-          (sms Rich) ¡Responde las malditas llamadas! | 12:02am

-          (sms Rich) ¿contenta? Perdimos grandes inversionistas, no sé si nos podamos recuperar | 1:12am

 

Tal vez estén pensando que estas personas se preocupan por ella, pero la realidad es muy distinta, tenía menos de tres meses que había llegado a estados unidos, y aún menos tiempo de conocerlos a ellos, Rich, un sujeto muy obsesionado con su apariencia física, trabajaba en una empresa de marketing, hasta que llegó una joven con un gran potencial para la industria de la moda, en ese momento se pegó a ella como sanguijuela, para chupar todo su dinero, Carla, una mujer con delirios de grandeza, creció en una familia no muy bien acomodada, pero intentaba aparentar ser de la alta sociedad humillando a los demás, y por último Sofi, una niña rica que ya no quería depender más de sus padres, pero tampoco estaba dispuesta a trabajar por ello, su única salidas, ser mantenida por alguien, sin importar el costo, vio una mujer con una empresa creciente, y decidió acompañarla fuera dónde fuera, “sus amigos”, la joven en el dormitorio no conocía a nadie más que a ellos tres, no tenía hermanos, padres, ni familia, una mujer que creció huérfana, decepcionada por las personas, ya no sabía que esperar, llegó a este punto de su vida, dónde se dio cuenta que realmente no tenía a nadie con quién compartir sus logros, y así aunque tuviera todo el dinero del mundo, no cambiaría el hecho de que se encontraba sola, los que querían ser sus amigos, solo era por conveniencia, su profunda depresión solo iba creciendo con el paso del tiempo, hasta este punto donde todo se juntó y no lo soporto más, quería terminar con su sentir, en fin, nadie sufriría su perdida, arrojó su teléfono a la pared, volvió a tomar de la botella y la dejó caer sobre la alfombra, sujeto el arma, la coloco en su sien, cerro sus ojos fuertemente, presionó sus dientes, y sujetando duramente el vestido a la altura de su corazón con su mano izquierda, jalo el gatillo…

después de unos segundos, la chica soltó un enorme suspiro, como si hubiera contenido la respiración por horas, imposible, era lo que ella pensaba, se había escuchado el chasquido del arma, pero no se disparó, puso la pistola sobre su regazo sosteniéndola con ambas manos, en un intento de incredulidad, lo volvió a intentar, el arma se disparó con fuerza, impactando en la televisión que se encontraba frente a la cama, el fuerte estruendo no fue escuchado por nadie más, ya que ella era la única en el motel,  y el encargado que dormido no se percató por estar tan lejos, la joven se asustó pero no grito, el arma cayó al suelo y en ese momento le dieron unas inmensas náuseas, se levantó y rápidamente como pudo llegó al baño, hincada frente a la taza devolvió todo lo que traía en el estómago, prácticamente solo alcohol, soltó en llanto, se quitó los guantes y entro a la tina que se encontraba justo al lado y abrió la regadera, paso casi una hora llorando bajo el agua helada, cerro la llave de paso, se puso de pie, tomo la toalla que estaba ahí, se envolvió en ella y dirigió hacia la cama, recostada poco a poco se quedó dormida.

Una vez de día, cerca de las once con diez, despierta, el dolor de cabeza era grande, su ropa, aunque no seca ya no estaba tan mojada, solo húmeda, se levanta y ve los estragos de su lucha interna, cansada de tanto llanto, solo se queda sentada mirando al vacío, después de un tiempo, se dirige al baño, lava su cara con agua fría, peina un poco su cabello con sus manos y lo recoge, se mira al espejo pocos segundos, con un gesto de desaprobación se va de ahí, levanta todas sus cosas, escribe una pequeña nota que deja sobre el buro

-          *lamento lo del televisor, espero esto sirva*

junto a ella deja poco más de trecientos dólares, sale de la habitación, sube a su auto y se va del lugar. Durante el recorrido llega a una playa bastante concurrida, pudo seguir de largo, pero decidió bajar y caminar un poco, era un muelle espectacular, camino poco a poco viendo el paisaje y a las personas que se divertían, las personas se le quedaban viendo por su ropa tan desentonada con el sitio, llego al final y con sus manos en la baranda contemplo la inmensidad del mar, una lagrima recorrió su mejilla, no era tristeza, eran lagrima de felicidad, una leve sonrisa adornaba su bello rostro, limpio su cara suavemente con su mano, se dio la vuelta para irse de ahí, y mientras lo hacía no podía evitar sonreír, empezó a notar eso que todos damos por sentado, algo vano y común para nosotros, vio la belleza de las pequeñas cosas, un hermoso cielo azul, el sol en todo su esplendor rodeándonos de los cálidos rayos de luz, la majestuosa arena de la playa, las aves que pasaban en parvadas, los niños corriendo y jugando, de pronto se escucha la voz de una joven que le hablaba

-          ¡Qué hermosa sonrisa!

Voltea y ve a una señorita sentada bajo la sombra de una palmera con un sombrero de playa y lentes de sol grandes, sonriéndole

-          ¿Qué? ¿yo?

-          ¿Me dejarías dibujarte?

-          Disculpa... ¿Qué?

-          Jajaja mira, yo hago bocetos de las personas

señala unos cuantos caballetes con dibujos, algunos realistas y otros un poco caricaturescos

-          ¡wow! Son estupendos

-          ¿entonces si te animas? Descuida no costara nada, lo hago por hobby y para practicar un poco (le sonríe)

-          Si está bien

Se sienta en un banquito de espalda al mar, y la otra joven empieza a hacer los primeros trazos en la hoja sobre su caballete, mientras dibujaba le comenta a la joven pelirroja

-          Que hermoso cabello tienes

-           ¿enserio? … muchas gracias *se sonroja un poco*

-          Y ¿qué te trae por aquí?

-          Oh nada, realmente solo quería caminar un poco

-          Que bien, a mí también me gusta caminar mucho

-          ¿Cómo aprendiste a dibujar tan bien?

-          Yo siempre quise aprender a hacerlo, mis padres nunca permitieron que lo hiciera, pero gracias a una persona muy especial para mí, que siempre creyó en mí, me decidí a hacerlo

-          ¡qué genial! Debe ser una gran persona, ¿tu novio o así?

-          Jaja no, aunque yo le hice mucho mal, no sé si me perdonaría

-          Pues habla sobre ello, tal vez se pueda solucionar

-          Si verdad *le sonríe*

Después de varios minutos le dice

-          Ya terminé, mira a ver qué te parece

La chica pelirroja se levanta y acerca para ver, un boceto con muchos detalles, resaltando su belleza

-          No puedo creer que esa sea yo

-          Si, eres muy hermosa, por eso te quería dibujar, aunque los tatús no me salieron tan idénticos, muy difícil jaja, lo siento son realmente bonitos

-          Oh jaja no te preocupes, ¡me encanto!

-          Que bien *sonrisa cálida* solo déjame desmontarlo y te lo podrás llevar

-          Okay

La chica empieza a quitar el dibujo con sumo cuidado, y sin que la joven pelirroja se dé cuenta escribe algo a pie de hoja, y lo dobla para que no se note

-          Bien aquí tienes

-          Es que, enserio, esto es realmente perfecto, ¿segura que no te debo nada?

-          Si segura, para mí es muy grato que les guste mi trabajo

-          Lo atesorare muy bien, lo ame

Ella toma su dibujo, se despide de la señorita y se va de regreso a su auto, la otra joven solo se le queda viendo mientras se aleja, cuando la pierde de vista se quita los lentes, se puede apreciar en sus ojos lágrimas, demasiados sentimientos encontrados, suelta un gran suspiro, y comienza a recoger todas sus cosas. En el auto la chica pelirroja sentada, suelta una pequeña carcajada, la mujer del muelle le había alegrado el día, paso unos minutos, tomo una vez más el dibujo para contemplarlo, cuando se percata del pequeño dobles en la parte inferior, lo abre y rebela una pequeña frase

-          *Fue increíble volver a verte, mi rojita <3*

Ella pasmada no deja de ver esas palabras, fueron como un balde de agua fría, su corazón acelerado, no lo podía creer, coloco el dibujo sobre el asiento y rápidamente salió del auto, corrió a como los zapatos se lo permitieron para reencontrarse de nuevo con ella, pero al llegar ahí ya no había nada, pregunto a los puestos de suvenires que estaban cerca sobre la chica que estaba ahí hace apenas unos momentos, pero solo recibió respuestas de unos que ni siquiera se dieron cuenta y otros que decían que estaba muy apurada por irse, pregunto innumerables veces donde podría encontrarla, pero nadie sabía nada, solo que se ponía en ese lugar de vez en cuando, no tenía días específicos, la joven pelirroja se dispuso a volver a encontrarse con ella, regreso al día siguiente, y al siguiente, y el siguiente, solo esperando el día en el que podría verla una vez más…

21 de Enero de 2019 a las 01:57 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas