El Grupo Seguir historia

xdennizx Denni Z

Una persona puede ser una pesadilla para otra: Dean es el miedo de Ebi, el que la hace vivir una pesadilla toda su vida, pero, todo cambia después de ir demasiado lejos. A veces la muerte es necesaria para cambiar a las personas.


Drama No para niños menores de 13.

#adolescente #bullying #acoso #violencia #suspenso #injusticia #realidad #depresion #tristeza #amistad #escuela #problemas #reflexion #inesperado #muerte #homicidios #miedo #sueños #cambio #metas #inseguridad #psicologia #trastorno #drama #novela #terror #venganza
3
4534 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

De Regreso a Clases

Ebi esquivo el balón que se dirigía hacía ella impulsado por una de sus compañeras. Todos clavaron sus miradas deseosas de ver el impacto, pero Ebi, fue lo bastante rápida para no darles la alegría de haberla lastimado, sin embargo, los próximos 28 tiros no iban a fallar y comenzaron a lanzar uno tras otro. Ella se cubrió asustada con sus brazos, sólo esperaba el impacto, y fue así, sin nada más que hacer, los golpes llegaron a ella haciendo que su cuerpo pegara repetidas veces contra la pared por cada tiro.


—¡Deformada!—vociferó una de sus compañeras.


Ebi se hizo varias veces para adelante para evitar pegarse más contra la pared, pero cegada por los golpes, retrocedió inconscientemente, sin saber si ella volvería a tocar la pared por ella misma o por un balón que le lanzaran.


Uno de sus compañeros la empujó hacia adelante como si la estuviera ofreciendo ante ellos. Ella cayó de rodillas.


Sus compañeros estaban comenzando a rodearla, Ebi al sentirse atrapada, sabía que no podía evitarlo y cubrió su cabeza. Se humilló ante sus compañeros dándoles superioridad, y era lo único que podía hacer porque sólo se tenía a sí misma, se abrazó buscando consuelo, pero no era suficiente, así que recargó su cabeza deseando desaparecer y puso sus manos sobre su cabeza mientras éstas temblaban por el miedo. Era tanto el miedo que comenzó a sollozar y a llorar.


¡Maldita sea! ¡¿Otra vez a llorar, Ebi?! Se reclamó a sí misma.


—¡Otra vez está llorando!—anunció uno de ellos al escucharla.


Ebi estaba colérica, quería terminar esto y dejar de escuchar sus risas a su alrededor. Se tapó los oídos para desaparecer el dolor, pero al escuchar su yo interno, solo le recordó lo atrapada que estaba, tanto física como mentalmente. Se volvió presa de sus compañeros y de sí misma, de su alma que estaba acostumbrada a lloriquear y a atormentarse en silencio cada noche sin dar una sola señal a los demás de su tristeza por una ventanilla que nadie se atrevía a mirar: sus ojos.


Ebi le rezó a Dios durante su agonía pero de nada funcionó, ella seguía ahí, sufriendo.


Uno de sus compañeros tomó su agua de limón que estaba sobre una de las gradas y quitó rápidamente la tapa para regarla sobre ella. Los demás se rieron.


Se quejó del agua con un pequeño grito pero no se movió y siguió presionando sus manos contra su cabeza. Parecía como si directamente le hubieran lanzado la inminente gota de su agria vida. No sentía solo el ardor en sus ojos, sentía más que eso, la realidad, su realidad, la que le decía a gritos lo que era: una marginada.


—¡Dean!—exclamó la multitud emocionada.


Por un momento las risas se silenciaron. Y Ebi quería morir en ese instante, el líder había llegado, el causante de todo esto.


Ella apretó sus manos hacía su cabeza con más fuerza mientras poco a poco su respiración regresaba por haber escuchado tan solo su nombre.


La puerta del gimnasio se cerró con un potente ruido que suavizó a la tropa sin haber dado una orden.


Está vez lo único que se escuchaba eran los sollozos de Ebi, ella al saber que a Dean le molestaba que arruinaran de ese modo su entrada se intentó callar. Él estaba delante de ella esperando que lo mirara directamente a los ojos, y con todo el temor que tenía Ebi, lo hizo.


—¿Qué hice?—dijo ella con voz quebrada a causa de su tristeza. El grupo comenzó a murmurar intentando ridiculizar a Ebi por su pregunta. En realidad ella no hizo nada. Miró hacía una de las cámaras rogando que alguien supiera lo que pasaba, pero Dean, la había desconectado.


—¿Acaso te dije que puedes hablar?—amenazó Dean.

----------------------


Remarco que no soy profesional, y aún me falta aprender sobre la literatura pero espero que mi novela les guste y los sorprenda, así como a mí, mientras tendía mi cama y la idea llegó salvajemente. Denme una oportunidad 💙.

–DenniZ.

10 de Septiembre de 2018 a las 23:40 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Atrapada

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión