Nuestro lugar especial Seguir historia

yin Yissell Manríquez

Un par de conejos deben buscar otro lugar donde vivir.


Cuento Todo público.

#conejos #flor #animales #bosque #naturaleza
Cuento corto
4
4976 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Nuestro lugar especial


Hace días que la veo triste.


Y yo sé, por qué.


El hecho de ver nuestro bosque, tan distinto a como era antes… podía deprimir a cualquiera.


Nos conocíamos, desde pequeños.


Siempre supe que nuestra vida estaba destinada a pasarla juntos, por siempre.


Solíamos pasar, horas y horas en el bosque.

Charlábamos de todo, comíamos mientras contemplábamos el río correr… todo eso, lo hacíamos en nuestro lugar especial.

Era tan importante, para nosotros, que al pasar los años, lo hicimos nuestro hogar.


¿Quién podría pensar, que las cosas cambiarían tan drásticamente?


Ella lloraba. Cada día, a cada instante.

El bosque simbolizaba todo nuestro amor. Todos los recuerdos que pasamos y pasaremos juntos… pero algo pasó. Sin poder percatarme, ni evitarlo… ¿podría haber hecho algo para impedir tal atrocidad?


Ambos sabíamos lo que había ocurrido. Esos seres, aquellos monstruos, arrebataron lo más valioso que nos podría pertenecer.

Lo significaba todo para ella.

Y todo para mí… ¿por qué se sentían con el derecho de destruirlo?


Mientras pensaba sobre el futuro de nuestro hogar, sentí mucha ira.

Aquellos árboles se mecían muertos… aquel río, cruzaba tristemente el bosque. Ya no escuchaba, cada mañana los cantos de mis amigos… porque no tenían un lugar donde posarse.

Todo lucía más oscuro… más triste, mientras esos monstruos nos despojaban de nuestro lugar especial.

Y ahí estaba ella.

Mirando como cada día, a través de la ventana, lo que fue nuestro hogar.


_ Antes de casarnos, me traías flores, cada día_ me decía, con tristeza_ ahora, solo de vez en cuando.


Me resulta difícil encontrar una flor.

Recorro el bosque, solo por traerle una, pero… cada día es más difícil.


A veces debo esconderme en unos troncos, viendo con miedo, cómo aquellos seres sin corazón, talaban nuestros árboles, incendiaban nuestro pasto, contaminaban nuestro río…

“Este ya no es nuestro lugar especial” pensaba, un día en el cual, fui a buscarle una flor a mi amada conejita.

Un humano, cuya postura era mucho más erguida que la del otro, le dijo:

_ No es suficiente… debemos tirar lo que hay cruzando el río_ indicó nuestra casita, y mi corazón saltó, alterado_ urbanizaremos todo este lugar, ¿de acuerdo?... las personas necesitan más casas para vivir.

_ Lo que usted diga, señor_ le dijo el hombre encorvado. A su lado, él parecía solo una sombra.

Mientras ellos se alejaban, decidí que era el momento de volver a casa.

¿Si necesitan donde vivir, por qué no nos dicen simplemente?, nosotros podemos vivir en armonía con ellos… o aprender.

Pero, ¿por qué pretenden que está bien hacerle esto al mundo?... no entendía sus motivos.

Ni tampoco podía pensar en eso.


Había que buscar otro lugar especial. Uno que nadie nos pueda arrebatar.

Llegué a casa por la noche.

No lo pensé demasiado, y le expliqué que nos debíamos ir pronto.

Ella se asustó, cuando supo lo que pasaría con nuestra casa y lloró sobre mis hombros.

_ Es mejor irnos pronto_ le pedí.

Ella asintió, guardamos lo poco que nos pertenecía, y salimos de casa, a la que tanto amábamos…


Nunca pensé que la partida sería tan triste. Pero por el bien de ella, decidí no llorar. Debía ser fuerte, por los dos.

Porque sabía, que no todo estaba perdido.


Sentía que el mundo, de alguna forma nos ayudaría.


Caminamos día y noche, sin parar.

Ella no estaba satisfecha, con ningún lugar.


Y yo, tampoco.


Mientras buscábamos nuestro nuevo hogar, la flor que había sacado días atrás, se secaba en el en el fondo de mi bolso.

No tuve tiempo de dársela, pues todo pasó muy rápido.

Así que cuando dimos un alto, en un bosque que se parecía bastante al nuestro, le di la flor que tanto me pedía.

_ Lo siento… no tuve tiempo de dártela antes…_ le dije con tristeza_ y ahora ya está marchita.

Ella la tomó con sus patitas. Su delicadeza, hizo que la flor se viera más tranquila. Como si supiera, de alguna manera, que podría estar a salvo.


Hace mucho tiempo, que no la veía sonreír.

De alguna forma, me había acostumbrado.

Sin embargo, cuando volvió a revivir ese gesto en su rostro, sentí que mi corazón volvía a latir.

_ Gracias…_ nos abrazamos, incapaces de soltarnos.

Me sentí muy bien en aquel abrazo, y sin poder evitarlo, me vino a la mente, todos nuestros recuerdos.


Sin duda, el bosque había sido muy importante para nosotros.

Pero había algo más importante entre nosotros, que había transformado ese bosque, en nuestro lugar especial.


Miramos a nuestro alrededor, pasado un tiempo.

Aquel sitio, se parecía mucho al que dejamos atrás.

Pero algo parecía faltarle, para sentirlo nuestro hogar.


_ Me gusta_ dijo ella al fin.

_ ¿Estás segura?

_ Claro que sí… por mucho tiempo, pensé que no podría vivir en ninguna otra parte. Pensé que era gracias al bosque que me sentía feliz… pero me di cuenta, de que todo lo que necesito, es estar a tu lado. Siempre ha sido así… y no importa el lugar. Sea a donde sea, será nuestro lugar especial, si nos seguimos amando_ mientras terminaba de decirlo, plantó la flor, en la tierra mojada, después de un día lluvioso.

Supe que ella tenía razón.

Pese a los problemas… pese a que no teníamos una casa… pese a que lo más probable, aquel bosque correría la misma suerte que el que dejamos atrás… pese a que estábamos solos, en este mundo… siempre nos tendremos el uno a otro.


Nuestro verdadero lugar especial.

2 de Septiembre de 2018 a las 05:11 7 Reporte Insertar 6
Fin

Conoce al autor

Yissell Manríquez Hace tiempo, tenía muchas ganas de compartir lo que escribía. Recuerdo la primera vez, que terminé de escribir una historia. Literalmente, terminé tirándolo a la basura xD. Pasaron años, para que al fin reuniese el valor de subir una historia de la cual me siento orgullosa. Le tengo mucho cariño y muchas ganas de seguir expandiendo.

Comenta algo

Publica!
Saymon Dan Saymon Dan
Posdata, ¿recuerdas el momento en que te vino la idea de esta historia? ¿Podrías hablarme de ello? No solo quiero leer historias, si no también conocer sobre quien las escribe y como fue ese momento en que decidió publicarla

  • Yissell Manríquez Yissell Manríquez
    Hola, primero muchas gracias por comentar y sobre todo por leerme! En cuanto a la pregunta... No estoy muy segura. Pero creo que era un momento, en el que estaba muy triste y me fallaba la inspiración. Estuve dibujando en un cuaderno y luego escribí un par de líneas. El resto lo terminé de escribir en mi computador. Pero más adelante, ya puliendo mi dibujo, lo haré un cuento con ilustraciones. Siempre he querifo hacer eso 😄. Además que la portada es un asco y debo cambiarla jajaja. Muchas gracias, nuevamente, por leerme ❤ 1 week ago
Saymon Dan Saymon Dan
valla, he quedado sin palabras, en efecto es una gran histori, que nos muestra la realidad, la hambicion de unos pocos, el verdadero valor de las cosas, y sobre todo te agradezco en el alma que haya sido corto, no cuento con mucho tiem´po para leer en estos dias, asi que... gracias...
Tenebrae Tenebrae
Estaba intrigado leyéndolo al principio porque pensaba en un final trágico. Pero después sentí alivio porque no hubo final trágico o al menos no de una forma explícita porque a futuro quizá el nuevo bosque que encontraron tal vez sea talado también. Me gustó mucho esta historia.
24 de Febrero de 2019 a las 20:50

  • Yissell Manríquez Yissell Manríquez
    Aaaaw gracias! No me había dado cuenta de que nuestras historias salen destacadas esta semana 😅 Felicidades!!! 🤗🤗🤗 25 de Febrero de 2019 a las 05:12
  • Tenebrae Tenebrae
    ¡Felicitaciones por igual! ¡Muchas gracias! 25 de Febrero de 2019 a las 22:10
~