14
5525 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Introducción

Un día no sabes si vas a tener para comer y al otro tampoco.

Hace unos diez años empezamos con esta aventura en la vida. Diez años es una frase y se dice fácil y rápido, pero el tiempo fue eterno.

Todos en casa tomamos la decisión de jamás volver a trabajar para alguien. Gracias a los maravillosos libros nos dimos cuenta que la vida se goza, no se sufre- Y la verdad, la rutina laboral era una pesadilla.

Nacer, estudiar y trabajar hasta la jubilación no era nuestro plan. Pero para lograr la tan ansiada libertad, era necesario: perseverar, ser pacientes y creer; sobre todo creer en nosotros mismos.

Aún no olvido todas las veces que la propia familia se burlaba de nuestras ideas. De las veces que nos declararon los más pobres, los más necesitados y los más jodidos y sí, era cierto, pero no se sentía nada bien escucharlo. De las veces que dijeron: "Ahí vienen estos locos otra vez con el mismo cuento". "No pueden predicar algo que no han logrado demostrar".

Caray parece que fue ayer que no teníamos para comer, que no salíamos ni a la esquina, que no comprábamos nada que no fuera esencial, que no podíamos darnos ningún tipo de lujo.

Llorábamos porque estábamos desesperados. Pensamos en rendirnos. Le preguntábamos tantas veces a Dios: "¿Por qué?". "¿Cuánto más?". Teníamos que aparentar que todo estaba bien.

Aún recuerdo las veces que mis conocidos me preguntaban: "¿A qué te dedicas?". Y yo respondía: "A nada".

Diez años así. Diez largos años viviendo en la pobreza. Desesperados y angustiados, pero fingiendo ante el mundo que todo estaba bien.

Veíamos a tantos conocidos viajar, disfrutar, salir, comprar, y nosotros simplemente no podíamos, pero teníamos una meta y estaba muy clara: LIBERTAD.

Así que aguantamos toda clase de golpes. Ya no recuerdo cuántos años vivimos sin gas, sin boiler, sin agua, colgados de la luz del vecino, con una buena parte de la casa sin piso, con todas las ventanas quebradas, con la sala rota, con las llaves de agua descompuestas, con muebles viejos y maltratados, con muchas goteras, con la fachada de la casa despintada, con un Volkswagen sedan que siempre nos dejaba botados en la carretera, cocinando en una parrilla eléctrica y comiendo una vez al día.

Mucha gente lo sabe. Mucha familia y amigos nos visitaron en esas condiciones, cosa que era vergonzosa, pero había que ser fuertes. Nos decíamos una y otra vez que la recompensa llegaría.

Ahora sé por qué hay tan pocos exitosos en el mundo porque pocos están dispuestos a aguantar durante tanto tiempo circunstancias como esas. Es más fácil y cómodo renunciar a los sueños y ser empleado. Sentirse seguro de que cada semana, quincena o mes va a caer dinero a tu cuenta bancaria y que así será toda la vida, disfrutando sólo unos días de vacaciones al año y alguno que otro fin de semana.

Nosotros no teníamos dinero seguro. Sabíamos que aunque llegara la quincena seguiríamos igual: sin dinero, pero que eso sería temporal. Así que seguimos firmes en nuestra decisión. Cada día más seguros de a dónde íbamos y, como todo lo que se da a largo plazo, finalmente terminamos siendo muuuuy bendecidos.

Yo decidí dedicarme a hacer lo que amaba de verdad y estaba segura que algún día me pagarían por ello: modelar, escribir y marketing. Hoy ya me pagan.

Muchas veces dudé, sufrí y fui criticada, pero seguí adelante creyendo en mis proyectos. Además, sabía que cuando uno es feliz haciendo lo que le apasiona recibe recompensa por añadidura y así sucedió.

Ahora tengo tres libros publicados y orgullosamente puedo decir que inicié desde cero, sólo con los recursos con los que contaba en aquel momento.

Mis padres y el amor de mi vida —quien sufrió a mi lado gran parte de lo anterior—, son unos empresarios exitosos, dueños de una compañía de seguridad que factura millones de pesos al año.

Ahora nosotros podemos viajar a cualquier parte del mundo, comprar lo que sea, conducir autos lujosos y comprar ropa hasta el cansancio. Si yo quiero hoy me compro una mansión o un Ferrari. Si quiero hoy puedo volar al otro lado del mundo y volver mañana.

El dinero nunca fue ni jamás será la meta, la libertad sí.

Ahora, los que no creyeron nos piden ayuda. Los que se alejaron quieren ser nuestros amigos. Los que se burlaron nos piden dinero prestado. Los empleados que tanto defendían su postura se están volviendo emprendedores.

¿Y sabes qué? Cuando estás abajo todo el mundo desaparece, hasta la familia.

Por eso a los que van a comenzar les digo que van a sufrir, van a llorar, van a querer renunciar mil veces, van a ser criticados, heridos y lastimados, pero valdrá todo eso la pena.

No importa qué edad tengas ahora, ni tus sueños, ni si tienes estudios o no, sólo importa que jamás te rindas, el que persevera alcanza. Te lo dice alguien que sabe de lo que habla.

¿Que cómo logramos todo eso? ¿Cómo lo puedes lograr tú también? Ok, todo empezó...

29 de Agosto de 2018 a las 19:42 3 Reporte Insertar 6
Leer el siguiente capítulo El tesoro más grande

Comenta algo

Publica!
Sr Snob Molinos Sr Snob Molinos
¿Este que escribís es sarcasmo o va enserio? Quiero decir (sin ánimo de ofender) ¿debo tomarme enserio este escrito? ¿o es alguna especie de sátira muy ingeniosa?
5 de Noviembre de 2018 a las 22:40

  • Azul Pontaza Azul Pontaza
    Ja, ja. No me ofendo. Me resulta curioso tu comentario, ¿por qué sátira? Bueno, la historia está basada en algunos hechos reales, así que pretendo que sea tomada en serio. De todas maneras los principios básicos para alcanzar el éxito son los mismos aquí y en China. Eso intento, demostrar cómo se puede llegar a ser exitoso partiendo de la pobreza, de la nada. Es una historia que invita a la reflexión, al cambio de hábitos, de pensamientos. La historia de una familia de clase media que se vuelve pobre y de ahí su camino al éxito, a raíz de sufrimiento, tropiezos y, finalmente, aprendizaje. Saludos. :) 7 de Noviembre de 2018 a las 13:16
Carolina Vargas Carolina Vargas
interesante
10 de Septiembre de 2018 a las 09:26
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 12 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión