Cuento corto
0
4680 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

"Mi cordura esta con ella"

No cabes es mí cordura,

Pero al final sé que volverás...

Parecería que fue ayer o también fue

Solo parte de una utopía.


Hasta podría afirmar que ni siquiera estoy,

Me da miedo pensar en el simple hecho de que un día

Solo se despertará mi soñador y me iré con la luz de sus ojos…

Aun así, te contare lo de aquella noche.


Lo recuerdo con tanta claridad que con cada palabra

Las imágenes van tomando vida.

Aquel día deambulaba por el jardín,

Absorto entre mi vestigio…

Parecía estar pincelado todo por la bruma,

Un espectáculo demasiado tranquilo que no siempre se pinta,

Seria cerca del crepúsculo o la alborada

En realidad, mi noción de tiempo estaba estropeada

Como aquel viejo reloj que jamás fue movido otra vez

O que fue enterrado con su dueño…


El paisaje que se delineaba a través de mis pasos

Se abandonaba al cortejo del frío, que se hacía sentir con la brisa,

Mientras más se avanzaba más helada parecía estar,

La luna me acompañaba como amiga con sus rayos

Las veces que las nubes las dejaban de cortejar.

Unas cuantas luciérnagas chispeaban muy cerca de allí

Como atrapadas por un hechizo que las nubes traían consigo

Podría afirmar que se movían maquinalmente

Controladas por aquellas…


Como si algún espectro golpeara mi cien,

Caí sobre el césped, me perdí, parecía un cadáver

Que dormía ya varios días…

Parte de mi cuerpo absorbía aquel rocío,

Incluso podría afirmar que él mismo se incrustaba hasta mis huesos

Apoderándose de todo mi inmóvil cuerpo,

Solo la espesa negrura como única compañera,

Afirmaría que no sabía si todo esto era un sueño… o si despertaría,

Miraba el encandilado cielo y encontraba unas cuantas estrellas que le vitaban,

Algunas brillaban otras solo desaparecían

Absorbidas por algún agujero negro,

En su mayoría el cosmos se encontraba imponente e inmaculado

Aun la mano del hombre no ha logrado mancharlo por completo.


Cerraba mis ojos y te miraba ahí, como piezas de rompecabezas

Que se juntaban para dejarme ver tu silueta,

No asimilaba si todo esto era una alucinación

Y peor aún no sabía si podría despertar…tú estabas ahí.

Tal vez divagaba en el éter o mi locura te traía cerca de mi

Intentado consolarme para hacer menos dolorosa

Mi existencia, como aquellos espejismos

Que dicen mirar en el desierto

Intentando saciar la sed antes del último respiro…


Un ruido tosco que aparecía del silencio me despertó bruscamente

Haciendo que todas las imágenes se desvanecieran…

Entre palabras y pensamientos,

Que fueron devorados por la realidad

O aquellos rayos de luz que acariciaban mi rostro

Todavía recuerdo aquellas frases que resuenan en mi interior,

No sé si es el timbre o la forma en que entretejes las ideas,

Pero me dan tranquilidad cuando llegan a mí:

“no me sueltes,

Quizás no logro decirte todo lo que llevo dentro,

Aun siento miedo y confiar me es difícil

Y esto que estoy sintiendo por ti que no solo sea un sueño… no me sueltes”

De tus labios salieron; lo juro…

Mire cómo te desvanecías

De mis sueños, y las últimas palabras

Se marchaban fusionándose con la quimera.

No me sueltes… no me sueltes…

Cuando intente tomar tu mano ya te habías marchado,

Y mis ojos veían nuevamente la luz…

20 de Agosto de 2018 a las 03:38 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

J-j Ferca soy Ecuatoriano que ama los paisajes naturales, me gusta escribir, leer filosofar....

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~