Maltrato. Seguir historia

A
Alejandra Eugenia Reyes González


Kim Jun Myeon es un chico con un físico bastante lindo y guapo a su vez que tiene varios pretendientes detrás suyo, pero él, a pesar de tener un aspecto inocente, se acuesta con su no novio Zhang Yi Xing el cual es agresivo y violento con él incluyendo a la hora de tenerlo.


Drama No para niños menores de 13.

#Layho-Yaoi-Drama
2
4739 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Maltrato 1.

  JUNMYEON POV'S.

Le rogaba que parara ya, por favor, yo ya no quería más de esto, yo quería que se detuviera, que hoy no tengo ganas de hacerlo pero no me escucha, me golpea y me obliga a complacer sus deseos sexuales. Estoy harto de esto.



  — ¡No! ¡Yixing! ¡En verdad que no quiero hacerlo! —le chillé en el momento que puso en cuatro a la fuerza. Bajó mis pantalones junto a mis bóxers sin importarle si me lastimaba o no y me nalgueó varias veces mi trasero sin importarle mis quejidos.



  — ¡Ya deja de quejarte, puta! —me nalgueó con fuerza exclamándome. Porque eso soy para él; su puta. Soy su prostiputigolfa zorra arrastrada más fácil que la tabla del uno, él sólo me tiene por mi cuerpo y sus deseos carnales.



  — ¡Por favor, Yixing, no lo hagas! —pedí mientras escuchaba como se bajaba los pantalones—. ¡Yo sé que tú no me amas, pero no tienes que hacer esto—la introdujo en mí sin siquiera una mínima preparación—. ¡¡¡AAAAAAAHHH!!! ¡¡DUELE!!



  Empecé a llorar y sollozar pidiendo que se salga de mi interior, pero en cambio, él sólo decidió empezar a embestirme sin piedad alguna con su gruesa y gran polla rompiéndome física y emocionalmente.



  No entiendo, ¿porqué se volvió así? Al principio, cuando éramos amigos, siempre le gustaba tocar mis nalgas o coquetearme pero cuando fuimos novios, se hizo más cariñoso y lindo, me daba algunos regalos hermosos y mucho amor, pero un día, lo encontré besándose con otro tipo más lindo y tierno que yo pero más alto de su misma nacionalidad. Eso me rompió el corazón y corté con él. No lo vi por siete días hasta que llegó a mi casa para cogerme, si, no para reconciliar las cosas, sino para follarme. Así me ha estado pasando desde hace ya días, como unos 100 días.



  El tal chico con el que se besa, se llama Cai Xu Kun y es su lindo novio de menos edad que yo y Yixing. Son como la pareja de dos hombres ideal. Yo sólo soy su instrumento de placer porque el pequeño todavía no quiere que lo tengan así que me ocupa a mí.



  — Y-Yixing... ahg... te ruego que pares... —le rogué llorando con el corazón dolido. Él sólo me nalgueó y siguió penetrándome hasta el fondo.



  — Oh si... gime... gime... —jadeó apretando su agarre en mi cadera y embistiendo con más fuerza y rapidez con ella. Sentía mi interior roto, no lo estaba disfrutando para nada.



  En un momento, sacó su polla y yo creí que la tortura se había acabado hasta ahí, pero me volteó quedando frente a él para seguir penetrándome como si no doliera. Yo estrujaba las almohadas y sábanas rogando que eso se terminara ya de ya, pero parecía infinito.



  De repente, Yixing se aferró más a mí embistiendo con todas sus fuerzas sacándome sangre del interior causando que chillara con más fuerza. De repente, se corrió en mi interior gruñendo mi nombre. Yo sólo lloraba en silencio sintiendo como salía de mi interior para recostarse a mi lado.



  — Y-Yixing... —me atreví a hablar aún llorando—. ¿Porqué a mí? ¿Porqué me haces esto a mí? Me haces sentir como un instrumento sexual y nada más que eso... —le pregunté mirándolo con lágrimas en los ojos.



  — JunMyeon, mi intención no es hacerte sentir como un instrumento sexual —mis ojos brillaron en espera de que me dijera algo mejor—. Tú ya eres un instrumento sexual.



  Empecé a llorar más pero volteándome de él roto del corazón como todos los días. Siempre logra romperme el corazón y mi interior. No entiendo que es lo que le hice, a parte de amarlo desde lo más profundo de mi roto corazón, para que me hiciera este tipo de cosas.



  Porque si, yo todavía lo amo, es el amor de mi vida aunque me maltrate. Cada que lo veo, mi corazón late a mil por segundo, cada que sonríe, me hace sonreír, su voz tranquila me causa paz y, aunque yo sé que nunca fui correspondido y fui un juego, yo lo amo.



  Me quedé dormido después de haber llorado en completo silencio para empezar a sentir unos labios encima mío besándome con pureza y amor. Yo decidí no abrir los ojos al sentir el sabor de Yixing, tenía miedo de abrir mis ojos y enterarme que era un tonto sueño.



  Al sentir y confirmar completamente que esos labios posados sobre los míos eran reales, decidí abrir mis ojos para saber quién era y, efectivamente, era Yixing besándome como hace tiempo no lo hace. Al separarse del beso, mis mejillas estaban sonrojadas y mis ojos brillaban con la esperanza de que me dijera algo lindo o la explicación de su cálido beso.



  — JunMyeon... —me llamó sin parar de mirarme a los ojos. Él se encontraba encima mío y, aunque yo tuviera cobijas cubriendo mi cuerpo, sentía tan cerca su contacto—. No puedo creer que sigas enamorado de mí.



  — Si quieres me largo de aquí, el otro día me dieron una oferta para mudarme a Busan —comenté con seriedad. Él pareció enfurecer y tomó mis caderas con fuerza haciéndome gemir del dolor—. N-no seas tan brusco...



  — Tú no te vas de aquí ni aunque me fuera a China, ¿me entendiste, putita? —me preguntó en un tono muy agresivo y con voz más grave. Yo lo miré con enfado y le solté una cachetada, pero no me soltó, sólo se me quedó viendo.



  — ¡Yo no soy tu puta ni en esta vida ni en otra! —le exclamé enfadado. Él me soltó y se bajó los pantalones junto con bóxers. Ya sabía lo que él haría así que traté de escapar, pero me quitó las cobijas y me abrió de piernas introduciéndose de una estocada muy fuerte en mi interior.



  Empezó a moverse rápido y con fuerza separando mis piernas— Tú eres mío y de nadie más, sólo yo puedo llamarte puta porque eres mi puta personal. Sólo yo puedo entrar en tu interior y eyacular en este, sólo yo lo puedo hacer... —gruñó enterrándose en mi interior.



  Sentía que mi interior ya no soportaba más embestidas. Antes él usaba condón o se corría fuera mío pero desde ayer se corre en mi interior siendo él el único que disfruta tal acto carnal. Lloro y lloro sin poder hacer nada más que gemir y pedir que todo esto acabe.



  En un momento, se corre en mi interior gruñendo de la satisfacción. Yo sigo llorando mientras me pone en cuatro, empieza a nalguearme importándole poco mis quejas y gemidos del dolor.



  Yixing recibe una llamada y la contesta tomándome de la cintura con otra mano prohibiendo que me vaya. En un momento me suelta aun en la llamada y toma sus cosas para irse del cuarto.



  Me recuesto en la cama con lentitud y dolor. Todo mi cuerpo y corazón duele. Miro mi cuerpo y tengo moretones por la cintura y cadera. Abro un poco mis piernas para tener un mejor campo de visión para ver lo que me hizo. Me tapo la boca sorprendido antes de echar un gritito agudo y vuelvo a llorar en silencio; mi interior saca pura sangre, estoy desangrándome.



  Me vuelvo a recostar aún tapándome la boca y veo mi ropa tirada. No planeo bañarme aquí o siquiera seguir aquí por siempre. Trato de moverme sintiendo mi cuerpo débil y sin capacidad de seguir aguantándose. En pocos segundos, sólo veo negro, ya no vi nada, sólo oscuridad dándome a entender que me desmayé. Lo único que me faltaba.

13 de Agosto de 2018 a las 01:23 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Maltrato 2.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión