La Esencia de la Vida Seguir historia

sergio-arteaga-hernandez Sergio Arteaga Hernandez

La esencia de la vida se ubica en un mundo pos apocalíptico donde nuevos continentes se han formado y la humanidad está resurgiendo de las cenizas, en ella vive Quetzal un niño normal y corriente, hasta que se encuentra con Ixchel la cual desconoce su pasado y Quetzal le ayudara a descubrirlo viviendo muchas aventuras donde habrán druidas, numenes, dragones, chaacs, nahuales y gigantes. Leyendas y escrituras que encontraran a lo largo de su camino que al parecer no tienen nada que ver con ellos pero al final se descubrirá que son muy importantes al grado de descubrir también quien es en verdad Quetzal.


Fantasía Todo público.

#Aventura #Dragones #Arpias #Angeles #Poderes #elementos
4
15416 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1- La desolación de Neptuno

Capítulo 1- La desolación de Neptuno

Hace 249 años… El mundo había peleado tontamente una guerra apocalíptica detonando bombas atómicas en su poder que arruinó casi toda la tierra. Desapareciendo simultáneamente todos aquellos países que se conocían en aquel tiempo y dieron comienzo a una gran radiación atómica, además de un gran movimiento de las placas tectónicas que sumergieron continentes y que hicieron un mundo desolado de la cual no hubo ningún ganador. El resultado de todo: fue sólo una mínima población. Pero cincuenta años después de estos hechos catastróficos, aparecieron extrañas personas de gran inteligencia que pudieron crear cierta forma de energía capaz de quitar toda la contaminación nuclear en el mundo; y entonces ellos desaparecieron sin dejar ningún rastro, dando así un nuevo inicio a la humanidad. *Ante la devastación que existió en el planeta, nuevos continentes habían aparecido en la tierra dando lugar a nuevos reinos. Nos ubicamos en el continente de Neptuno que es el continente más pequeño que quedó en escombros después de la devastación; en él hay ciudades destruidas, no hay ningún líder que los gobierne; ahí sólo abundan los saqueadores, rige la tiranía, y la supervivencia del más fuerte.

Quetzal nace en la única ciudad costera del continente llevando consigo un peculiar tatuaje en la espalda. A la edad de cinco años Quetzal queda huérfano junto con su hermano ya que sus padres mueren a manos de una epidemia. A lo largo de diez años ha podido sobrevivir junto con su hermano llevando una vida muy tranquila y viviendo humildemente en una casa muy pequeña hecha de palmas que está cerca del mar pero su vida está por cambiar. Un día jugando en la playa Tláloc y Quetzal encuentran a una chica tirada en las orillas del mar que lleva consigo un pantalón corto que le queda arriba de las rodillas de color crema y una blusa verde, un cabello muy largo de color amarillo del cual se le logra ver un tatuaje en su cuello y un collar que dice Ixchel, a Quetzal se le hace conocido el collar pero no recuerda de dónde, se la llevan a su casa para curarla por unas pequeñas heridas que tenía.

—Me voy a trabajar cuídala bien mientras no estoy —dice Tláloc.

—Que te vaya bien hermano — contesta Quetzal.

La chica despierta ocho horas después, asustada.

—Tierra, Tierra, Tierra

—¿De dónde eres? — pregunta Quetzal

—No recuerdo—murmuro tímidamente con una voz dulce

—Es tu nombre el que llevas en el collar

—No sé

La puerta se abre y entra Tláloc que lleva puesto un pantalón de tela y una camisa de manga largar blanca quien llega de trabajar en una cocina en la que lava traste y se lleva toda la comida que sobra, este le da de comer a los dos y les cuenta de su sueño de ser un gran cocinero algún día en el restaurante de su jefa Gloria.

—¿Cómo te llamas?— pregunta Tláloc mientras come

—No recuerda nada de su pasado — contesta Quetzal —Ya le ha hecho varias preguntas sobre su vida pero no recuerda nada pienso que el collar que tiene en su cuello es su nombre le llamaremos Ixchel

—Es muy bonito nombre—dice Tláloc sonriendo

—Yo me llamo Quetzal— dice saludando a lxchel

Salen de la casa y empiezan a jugar volibol durante horas, corren por la playa y se divierten, cansados de tanto jugar deciden regresar a su casa para dormir.

Al otro día antes de irse al restaurante Tláloc.

—Lleva a Ixchel al parque de la ciudad es el único lugar donde abundan las flores y un bonito pasto, puede que ese lugar le despeje su mente un poco para ver si puede recordar algo de su pasado.

—Claro lo haré hermano—contesta Quetzal

Unas horas después caminan por la ciudad cargando Quetzal una pequeña caja en su espalda desnuda y llevando puesto su pantalón corto de líneas blancas con rojas mientras que Ixchel ve cómo la ciudad está en ruinas y algunas paredes se caen al pasar caminando cerca de ellas hasta llegar al parque y darse cuenta que es el único lugar bonito que sobresale de toda la ciudad.

—Espérame un momento Ixchel me voy a cambiar para empezar mi show que hago todos los días.

Quetzal regresa disfrazado de payaso y saca una bicicleta pequeñita en la que se monta mientras va haciendo malabares con tres pelotas hasta que aparece el autoproclamado líder del pueblo Alom quien mira fijamente a Ixchel.

—La pido como pertenencia mía y como futura esposa número siete —dice Alom con una sonrisa macabra señalándola

—¡Me niego! — le interrumpe Quetzal siendo golpeado por detrás en su cuello quedando inconsciente por unos minutos.

Después de levantarse del fuerte golpe que había recibido en su nuca va a ver a su hermano Tláloc el cual acaba de terminar su labor de lavar platos en el restaurante y ve a su hermano algo alterado.

—¿Que te pasa? —pregunta Tláloc

—Se han llevado a Ixchel al palacio de Alom— contesta Quetzal desesperado

—Lo mejor es dejarla hay ya que corremos mucho riesgo al tratar de salvarla, incluso podríamos morir

Quetzal se enoja con su hermano y con una gran voluntad planea ir en la noche a tratar de salvarla. Al anochecer sale de su casa y comienza el camino hacia el palacio logrando entrar en él sin que nadie se dé cuenta, escabullirse hasta donde se encuentra Ixchel hablándole despacio a ella y sacándola del cuarto, pero una de las esposas ve a Quetzal y empieza a gritar entrando Alom. Estos salen huyendo rápido pero al salir del palacio son interceptados por Popuca el guardia de Alom que los está esperando con un gran mazo. Al tratar de golpearlos llega en su ayuda Tláloc y golpea a Popuca con el agua en forma de látigo, Quetzal se sorprende ya que nunca había visto usar a su hermano ese elemento mientras Tláloc comienza una batalla contra Popuca que es de piel morena alto y fuerte.

—¡Huyan! — grita Tláloc desesperado

Cuando llevan corriendo varios minutos se ve una gran explosión de fuego a lo lejos y un grito desgarrador de Tláloc.

Al otro día sale en papeles por toda la ciudad el castigo de Tláloc el cual es ser ahorcado en la plaza central, Quetzal e Ixchel ven el papel y planean cómo salvar a Tláloc. Dan las 11:55 de la mañana y el ahorcamiento es visto por todos los del lugar ya que es una forma de entretenimiento para los que viven en el poblado. Las 11:59 y Tláloc se resigna al no ver que haya llegado su hermano y no poder mover el agua con sus manos ya que están atadas, piensa que es lo mejor ya que no podrían ayudarlo y comienza a imaginar su sueño de convertirse en chef del restaurante de su jefa Gloria. El reloj marca las 12:00 se abren las tablas de abajo y comienza a ahorcarse Tláloc pataleando, de entre la multitud sale una persona de capucha tirando un cuchillo que corta la cuerda es Quetzal el cual sonríe mientras abraza a su hermano.

—Nunca dejaría que murieras de esta forma

—Hermano has venido — dice Tláloc

corta los nudos de sus manos y pies y tratan de correr pero son atacados por los guardianes del líder Alom , Tláloc hace un movimiento de agua y golpea a los guardias mientras Ixchel le espera con una carreta que había robado para poder escapar ,suben y cuando se disponían a salir son golpeado por el certero mazo de Popuca que destruye parte de la carreta, esto los obliga a pelear a Tláloc y Quetzal mientras los guardias los alcanzan ,al tratar los guardias de herir a Quetzal este hace un movimiento de tierra saliendo varios picos de tierra del suelo que atraviesan sus manos de algunos guardias, después de esto ayuda a Tláloc a pelear contra Popuca pero éste también sabe usar el fuego atacando a los dos con llamaradas que salen alrededor de sus manos, quedan tirados por el cansancio que produce manejarlo los elementos mientras que Popuca se ríe.

—Es mejor matarlos ya que no es muy bueno que haya muchos chaac (nombre que se les da a los que controlan elementos ) — sonríe Popuca

—¿Es acaso mi final? —se pregunta Quetzal a sí mismo

Cuando está por golpearle Popuca con un puño incandescente de fuego a Quetzal, Ixchel grita y es escuchado por un hombre que se ve a lo lejos de la multitud.

Al instante aparece el hombre de mediana estatura y pelo blanco de mirada tranquila al lado de ellos anulando su puño de fuego con su mano y golpeando con la otra en forma de madera mandándolo a volar lejos a Popuca dejándolo inconsciente cuando choca contra una pared.

—¡Maten al extraño!— grita Alom a sus guardias

Todos los guardias corren hacia el hombre de cabello blanco, pero son movidos y mandados lejos del lugar por una ráfaga de viento que aparece.

—No hay problema si quieres puedes llevarte a esos tres chiquillos pero no me hagas daño— dice Alom mientras camina hacia atrás temeroso

El hombre de cabello blanco ignora a Alom y se lleva a Quetzal y Tláloc en sus hombros ya que están desmayados por el cansancio que les produjo usar los elementos.

—Me puede acompañar señorita— dice la persona de cabello blanco

—Claro— le contesta Ixchel sonriendo y dándole la mano.

16 de Julio de 2015 a las 23:22 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2- Afrodita la belleza de Venus

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión