Cuento corto
8
5.1k VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El baterista y la fotógrafa

El hombre con tatuajes que toca la batería como un dios a veces no se reconoce. No lo hace cuando se pone la corbata, se amarra el cabello en una cola y cambia sus Vans por unos zapatos negros recién boleados.

Tampoco lo hace la mujer con cabello alborotado que se pone zapatillas en lugar de los Converse que tanto ama, y traje sastre en lugar de sus jeans rotos y deslavados.

El sábado en la tarde sus amigos los reconocían: él sudaba con cada baquetazo que le daba al platillo y ella vibraba con cada foto que capturaba su Canon.

El lunes por la mañana sus amigos no tienen idea de quién es quién. El mundo se vuelve blanco y negro, a veces gris, con tanto hombre y mujer "trajeado" que sale disparado para su trabajo.

A él, las personas lo respetan cuando su camisa le cubre los tatuajes de los brazos y a ella, cuando las medias lisas le cubren la piel que los jeans rotos dejaban al descubierto.

Cuando cruzan el umbral ya no son ellos. Se ponen la máscara del ejecutivo y la administradora. Pero sin esos trajes, ¿quién los iba a contratar? ¿Quién los iba a respetar? ¿Quién?

Años atrás habían pensado que sería fácil dedicarse a tocar la batería y a tomar fotografía, pero un día, después de tanta critica de la sociedad y de su familia, decidieron que era hora de dejar de ser infantiles y "crecer". Ambos buscaron un empleo y se crearon otra personalidad.

Hay un día a la semana, a veces dos, en los que se miran al espejo y ahí están: los auténticos hombre y mujer. Él está terminando de acomodarse el piercing del labio y ella amarrando sus agujetas. Él toma sus baquetas y ella su cámara. Ambos se van a donde los reconocen sus amigos. A ser los verdaderos aunque sea sólo sábado y domingo.

8 de Agosto de 2018 a las 14:41 4 Reporte Insertar 8
Fin

Conoce al autor

Azul Pontaza Nos leemos en Wattpad tambi�n.

Comenta algo

Publica!
Franyelis Ramirez Franyelis Ramirez
¡Que linda tu historia! Vivimos el día a día sin hacer lo que realmente nos gusta, todo para poder pagar las cuentas de fin de mes o simplemente calar en la sociedad que aún tiene, demasiados estereotipos ¡Que triste!
8 de Julio de 2019 a las 06:45
Samira Montania Samira Montania
Esta muy lindo, Es muy lindo el mensaje que da, Me encanto.
20 de Septiembre de 2018 a las 18:36
Micaela Sacarello Micaela Sacarello
😍muy bueno! me gusto tu estilo, tu forma de relatar.
30 de Agosto de 2018 a las 16:49
Laura P. Caballero Laura P. Caballero
Qué bonito y qué triste al mismo tiempo, así vivimos la mayoría, de ahí que se diga que poder ejercer el trabajo que realmente le gusta a uno es uno de los mejores motivos para ser feliz.
21 de Agosto de 2018 a las 05:19
~