La piedra blanca Seguir historia

captainleon CharmRing

Un joven grupo va en un viaje viendo una conspiración religiosa que devela la historia oculta del mundo. Guerras, deseo de poder, pero lo más importante: el perdón y el amor al prójimo. Una búsqueda para encontrar... La Piedra Blanca.


Fantasía Todo público.

#conspiracion #bolivia
1
4684 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Muerte

PRIMER SUEÑO: MUERTE


El banco se hallaba en plena labor esa tarde, la amenaza de lluvia obligaba a los clientes a apresurar sus transacciones por lo que la concurrencia al lugar era mayor de lo habitual. Una ligera llovizna comenzaba a caer y dentro del banco estallaría pronto una tormenta.

Un grupo de sujetos armados con semiautomáticas y con los rostros cubiertos irrumpen dentro, reduciendo a la vigilancia policial y obligando a los clientes a tenderse en el piso bocabajo. Los hombres no parecen el grupo común de asaltantes puesto que llevan ternos café y zapatos guindos muy lustrosos, pero a los ojos de Mariko, una niña que se halla en el banco, la inusual situación se debe a otra cosa… uno de los asaltantes baja el cuello de la chompa beetle que le cubre la parte inferior del rostro y se dirige a uno de los policías reducidos que se halla en el piso, ella puede escucharlos claramente, sin embargo, el hombre armado ¡no mueve los labios!

―¿Por qué?, ¿por qué desean llevarse esa cosa? ¿Acaso quieren llamar al horror? ¡Nos destruirán a todos! ―oía Mariko al policía aunque no podía verle.

―No intentamos eso, sólo dinos donde está la piedra ―replicó el asaltante.

―No permitiré que la utilicen… Mira, la policía acaba de llegar, activé el sistema de alarma sin que se dieran cuenta.

En efecto, las sirenas de policía sonaban estruendosas bajo una lluvia que aumentaba en intensidad. Los oficiales conminaban a los ladrones a rendirse y estos miraban fijos a su líder con el rostro descubierto.

―Perdiste… No te daré el lujo de rendirte, de hecho ninguno de nosotros puede darse ese lujo ―gimió el policía que se hallaba herido―, un interrogatorio sería algo problemático, ¿verdad?

El policía se levantó y con un una terrible expresión en el rostro, se dirigió hacia el grupo armado con la clara intención de recibir la mortal descarga.

La chica escuchó aterrada las ráfagas de metralla que cegaban la vida del policía junto a los gritos de las demás personas que sonaban horribles, sintió que su madre la cubría con su cuerpo.

―¡Maldito! ―Exclamó el líder―, lo hizo para que la policía entrara y nos matara a todos.

―¡Que haremos jefe! ―gritó uno de los asaltantes.

―Debía encontrarse con ese hombre (murmuró para sí), ¡mátenlos a todos! ―sentenció el líder.

Mariko fue testigo de como el mundo a su alrededor se ralentizaba, mientras que el sonido pareciese haberse esfumado. La masacre resultante fue peor del que representaban las películas más violentas. Los asaltantes disparaban a discreción a los clientes del banco con descargas automáticas de sus armas, se situaron en círculo y asesinaban a los pobres desgraciados que se hallaban alrededor de ellos postrados en actitud fatalista, gritando desesperados. Mientras, los policías que se hallaban fuera del banco, disparaban a los asesinos cegándoles la vida e hiriéndoles, sin embargo, estos desechaban la idea de salvaguardar su propia seguridad e ignorando la muerte y el dolor se dedicaban a pleno a cumplir su execrable carnicería.

El ruido era ensordecedor, pero Mariko no oía casi nada, muda e inmóvil por el miedo, podía sentir el cuerpo de su madre que trataba de cubrirla, así como los estertores de dolor de esta al recibir los impactos de bala.

Sólo veía que uno de los asaltantes corría a la parte trasera del banco, y luego se desmayó.

―Revisen a las personas, debe haber alguien con vida ―ordenó un hombre con una voz seca.

Un oficial de policía vestido con chaleco antibalas y con el rostro cubierto por una máscara de gas, dirigía su mirada hacia Mariko pero no veía a la chica pese a que ella se hallaba frente a él. El policía escaneaba la escena con su mirada pero no veía a la chica, al final, dirigió su vista hacia la izquierda deteniéndose en seco para luego mirar directo donde se hallaba la joven, había algo alarmante en la mirada del policía, sus ojos estaban muy abiertos por la sorpresa.

Mariko que se despertó ese momento, veía al policía pero no se reflejaba su imagen en las pupilas del hombre.

―Señor, hay alguien vivo… Es una chica ―dijo el policía, al mismo tiempo que se quitaba la máscara, revelando un rostro fuerte de frente estrecha y ojos pequeños, negros como escarabajos, cabello corto de estilo militar y con un cuello grueso y musculoso que sostenía una mandíbula grande y cuadrada. Mariko que era sostenida por los musculosos brazos del policía, podía ver por fin su imagen reflejada en los ojos del hombre que aún la miraba con sorpresa…

2 de Agosto de 2018 a las 21:52 2 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Confesión

Comenta algo

Publica!
kleydismar seijas kleydismar seijas
esta historia parece real
30 de Enero de 2019 a las 09:28

  • CharmRing CharmRing
    Gracias, esta historia fue lo primero que escribí, incluso años antes de mi primer fanfic o siquiera leer mi primer fanfic! 31 de Enero de 2019 a las 10:18
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 13 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión