La vida después de la muerte Seguir historia

s
said villal


El emperador tiene fama, riqueza, poder. Pero, ¿Será realmente eso lo que desea? ¿Consiguió todo lo que deseaba o hubo algo que nunca alcanzó? No pudo responder esa respuesta, pues murió... Pero no le encontró la oscuridad... ¡Reencarnó! Un dulce y tierno bebé. Pero... ¿Donde está? Lo primero que escuchó fue: Es un milagro... El último ser humano ha nacido.


Ciencia ficción No para niños menores de 13.

#amor #reencarnación #psicologico #239 #acción
0
603 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Un nuevo comienzo

¿Eh?

¿Dónde estoy? ¿Que hago aquí? 

Todo está tan oscuro... Hace un momento estaba en mi escritorio. Debí quedarme dormido... No, es imposible. Quizá... Sí, seguramente morí.  Tenia mis enemigos, después de todo era el emperador. Pero, ¿Cómo morí? ¿Me envenenaron? ¿Un asesino me apuñaló sin darme cuenta? Bueno... Sea lo que sea no tiene importancia. Un momento... ¿Que es eso? Veo un punto muy pequeño. No, ese punto crece, ¿acaso me estoy acercando?. ¿Es este túnel del que todos hablan?. La luz se hace más y más grande, creo que me va a envolver por completo. Bueno... Creo que tuve una buena vida, este es el adiós.


[¡No puede ser! ¡Funcionó!]


¿Ah? ¿Qué es esa voz? No puedo distinguir si es un hombre o una mujer, si es un anciano o un niño. Pero más importante aún... ¡¿Dónde carajos estoy?!


[No puedo creerlo... El último ser humano nació]


¿Q-Que? ¿...E-el último ser humano? Ese no debo ser yo... ¿Cierto?... ¡¡E-espera!!

Mientras intentaba procesar aquello que estaba escuchando, sentí unos dedos fríos abrazándome y levantándome. Era el primer contacto que sentía luego de ser abrazado por esa luz.


[Estás sano... Increíble. ¡Te llamaré Vlad!]


Aún no podía distinguir esa voz. Podía notar su emoción y temblaba un poco... Supongo que debido a mi nacimiento. Sí... Debo suponer que nací. ¿Qué tipo de lugar será este?. A los pocos segundos de pensar en esto sentí como mis parpados empezaban a abrirse. Poco a poco, se hacia algo dificil abrir mis ojos, pero finalmente lo logré. Lo vi... Ese rostro que cambiaría mi vida para siempre.


[...Gu-guh...]


Debido a mi sorpresa pequeños balbuceos salieron de mi boca. Lo vi... Tenia un rostro anciano, con un parche que cubría su ojo izquierdo, dibujaba una sonrisa un tanto malévola con sus dientes algo amarillentos. La mitad de su cabeza estaba rapada y poseía tatuajes por toda su cara. Me llamó la atención que su cabello era muy largo, llegando hasta sus hombros, de un color muy blanco. Si las mujeres de mi antigua vida vieran esto... Estarían muy envidiosas. Pero luego me pregunté... ¿Es un hombre o una mujer?.


[Oh pequeño Vlad... Eres algo curioso. Vamos, no me tengas miedo. Soy lo que llamarían tu padre. ¿O tu madre...? Eso no tiene importancia. Mi nombre es Wasp]


Entonces dirigí mi mirada a su cuerpo. Vaya sorpresa que me llevé... Quedé estupefacto. Lo que estaba frente a mi no era un ser humano. Bueno... Parecía haberlo sido hace un tiempo. Podía ver la mitad de su tórax de un color metálico brillante. Su otra mitad tenia piel, se notaba como si se estuviese secando y cayendo. Además noté que no tenía la parte inferior de su cuerpo, específicamente desde algo mas abajo de sus rodillas... No había nada.


[No tienes idea de lo que significa tu nacimiento... Es una nueva era. ¡Un nuevo comienzo!. Pero nunca lo olvides, no puedes confiar en nadie, todos en algún momento te traicionarán]


Son algo profundas las palabras de ese anciano. Pero al parecer estoy en un laboratorio y no puedo ver a alguien más, así que el es mi única familia.  


[¡Bueno pequeñín es hora de que duermas!]


Wasp estaba muy emocionado y yo aun no comprendía la situación, excepto que era el ultimo de mi raza. Pero... ¿Cómo pasó esto? Me parece que el era igual a un ser humano físicamente... Bueno... Creo que no  es malo dormir un poco, después de todo me pesan los ojos. 


[Si supiera lo que sucedió... ¿Me perdonará?...]


Se escuchó un susurro en la noche, como el llamado a una gran calamidad. Y así terminó el primer día de Vlad, como un sueño fugaz, sin saberlo, su existencia traería algo más que una sonrisa en un anciano.





12 de Diciembre de 2018 a las 02:58 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Una habitación silenciosa

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas