Con vos, hasta el final Seguir historia

nicolas-lopez Nicolas Lopez

Esta la historia de Julian, un adolescente que sufre una discapacidad que atormenta su vida. Al no tener a ningún amigo o novia rendido, esta condenado a pasar sus días solo, hasta que un día conoce a una persona y su vida empieza a cambiar


Drama No para niños menores de 13.

#amor #destino #antisocial #discapacidad #drama
2
4522 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Un chico diferente

A veces me pongo a pensar, "como sera la vida si fuera diferente a la que estoy viviendo ahora". Es la frase que me acompaña todo el día aunque fuera una frase, un poco cliché, siento que en verdad lo estoy imaginado ahora mismo, y me gustaría que se cumpliera. Aunque fuera una fantasía, de verdad... lo deseo. 

Estoy en mi cuarto, con todas las luces apagada con un silencio absoluto, veo mi celular y me sorprendo que son las 7:30 de la mañana, aunque para cualquier vago mantenido de los propios padres seria un horario normal, pero no, tengo que ir al colegio, si llego tarde voy a quedar libre y tendré que recuperar todas las materias. Me visto lo mas rápido posible, me paro en frente del espejo y me doy cuenta, con mucha tristeza... que soy diferente a todo el mundo, soy un discapacitado.

A simple vista parezco un adolescente normal, con un altura de 1:75 metros, pelo castaño oscuro, ojos marrones, todo normal, pero lo que es anormal es que no tenga una pierna, exactamente la pierna izquierda, y que la mitad de mi cuerpo este quemado, lo ultimo hace que sea considerado una persona discapacitada, eso me hace poner muy triste, ya que a simple vista me considero una persona diferente y la mirada de todas las personas al ver que uso una prótesis, y que se nota la quemadura hasta el cuello, hace que nunca salga de mi cuarto y me imposibilite de tener amigos, y menos una novia... Aunque no tenga la necesidad de tener una novia, a veces siento en lo mas profundo de mi ser, salir con una chica, pero me doy cuenta que una chica nunca se interesaría de una persona discapacitada, bueno eso creo.

Me pongo la prótesis, termino de arreglarme y a toda velocidad bajo por las escaleras, abro la heladera para tomar un jugo de naranja, y escucho la voz de mi padre

- Juan, no te olvides de venir temprano hoy del colegio, tengo algo que decirte y es importante

Veo una cara de felicidad en el rostro de mi padre, algo inusual en él, desde la muerte de mama nunca lo vi sonreír, pero hoy... es diferente. Tal vez sea que por fin voy a asistir a clases..

- Papa, sabés que no tengo ningún amigo en el colegio, ni siquiera un familiar cerca por eso es algo estúpido pensar que voy a llegar tarde a casa si no tengo a nadie con quien estar.

Mi papa pone una cara de incomodidad, como si en verdad planteara que lo que estoy diciendo sea verdad, luego con una cara de seriedad me pregunta

- ¿Como estas de salud hijo? Sabes que no soy el mejor padre, y cometo errores pero nunca dejara de importarme la salud de mi único hijo, especialmente ya sabes lo de tu pierna...

- Ya basta, no quiero que continúes, por favor... no quiero hablar sobre mi pierna, solo quiero terminar el jugo e irme. 

De verdad soy patético, gritarle a mi padre sin ninguna causa aunque fuera una estupidez, pero siempre pierdo los estribos cuando mencionan sobre mi discapacidad, tengo que cambiar esa mentalidad pero es muy difícil.

- No te enojes Juan, por favor, solo te quería comentar que una conocida me recomendó un lugar muy especial y se que te va a interesar

Me da el folleto y leo "Grupo especial para personas con discapacidades, únete a nosotros enfrenta tus miedos..." mientras termino de leer, rompo el papel por la mitad y lo tiro al piso.

- Papa, si vos sentís un poco empatía por mi, nunca, pero nunca menciones nada sobre grupos de ayuda ni nada, odio esos lugares me dan repulsión y quiero evitarlos, entendés...

Tal vez sea mi orgullo, pero en verdad no quiero saber nada de esos lugares, a veces se sienten como si fuera un lugar tenebroso, como si se lucraran del dolor externo, dan charlas aburridas, y lo peor es que te convence que todo va a estar bien, pero no sos un desgraciado que no tiene una maldita pierna y la mitad del cuerpo quemado y eso significa, por experiencia propia, que no vas a estar bien.

- Esta bien hijo, solo te quería decir eso y recorda no llegar tarde a casa, que es importante.

Termino de tomar el jugo, agarro mi mochila y empiezo a correr, bueno lo intento, lo mas rápido posible antes que llegue tarde al colegio y por ende estaré a un paso de repetir el año. Tomo el famoso atajo que he creado, nadie mas lo conoce tal vez porque no tenga a nadie para compartirlo, que consiste en vez de perder el tiempo en la avenida, prefiero tomar el camino del parque, hace que llegue con unos 10 minutos mas temprano, y también me favorece debido que el parque a esta horas no hay nadie, bueno sin contar los vagabundos que viven, y nadie podrá verme como"intento correr".

Mientras empiezo a correr, veo a lo lejos a una chica sentada en el borde de la fuente, chapoteando  el agua con sus pies, mientra esta cantando una canción. En ese momento, mi corazón empezó a latir a gran velocidad, no puedo sacarme de la cabeza ese rostro, ese cuerpo es como si fuera algo de otro mundo, y esa voz. Todo era perfecto, hasta que me di cuenta, que hay un bache en el piso y me caí de una forma muy patética, espero que nadie me haya visto, bueno eso espero, pero para mi sorpresa no esta mi prótesis.

- Mierda, donde diablos esta mi maldita pierna.

Desesperado, pero lo mas feo es que me tengo que arrastrar para encontrarlo y eso a los ojos de una persona normal seria "uh miren a este fenómeno", "vamos a subirlo a Internet" y en verdad quiero evitar eso. Pero mi suerte empeoro, se están empezando a juntar el grupo que mas odio... adolescentes de mi colegio, como los odio... pero algo cambio.

La mujer que estaba en la fuente se empieza a acercar y con una fuerza fuera de lo común me ayuda a levantarme y me dice.

- No te preocupés,te voy a ayudar a buscar tu pierna

Aunque pongo una cara seria y muestro indicios de rechazo hacia ella, esa chica me responde con una sonrisa muy coqueta, y sintiera que ella esto todo lo contrario de lo que soy... como si estuviera llena de vida.

Tiempo después, encuentra la prótesis y me lo da, y con una cara sonrojada respondo

- Gracias de verdad, si no fuera por vos estaría en un gran problema

Mientras ella sonríe con una cara de satisfacción se pone sus zapatos y empieza a retirarse, pero antes que desaparezca de mi vida, hice la ultima pregunta.

- Disculpa, pero ¿Cual es tu nombre?

Ella gira la cabeza para responderme y con una sonrisa en su cara.

- Mi nombre es Maria, mucho gusto 

En ese momento el tiempo se detuvo, era la primera vez que alguien me ayudaba y era la primera chica que hablo desde hace mucho, no se si esto sera un comienzo para una nueva historia, pero tengo algo en claro que desde que empezó este día, desde que decidí levantarme para ir al colegio siento que algo cambio en mi vida, aunque sea un mínimo cambio, creo que esto recién empieza.

28 de Julio de 2018 a las 09:07 1 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Gin Les Gin Les
Hola, soy Gin, embajadora de Inskpired. He pasado a revisar tu historia como parte del programa de verificación con el propósito de ayudarles a presentar un trabajo de calidad a los lectores y que de esa manera logren alcanzar mayor cantidad de lecturas. Antes de verificarla es necesario que corrijas algunas faltas de ortografía y puntuación en tu obra, una vez hecho esto comenta este mensaje y pasaré de nuevo a revisar para ponerla en verificada. Espero poder ayudarte en caso de que tengas alguna duda. ¡Saludos!
13 de Diciembre de 2018 a las 21:03
~