Un Portal Hacia Un Nuevo Mundo Seguir historia

fujineko Fuji Neko

Una mujer no consigue recordar quién es después de tener unos sueños muy extraños durante un mes, hasta que todo cobró sentido...


Fantasía Todo público.
3
4588 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Recuerdos confusos

Llevaba ya dos semanas teniendo unos sueños bastante extraños. Sueños que parecían de otra persona. Gente que no conocía me hablaba como si me conocieran de toda la vida. Conversaciones que podía seguir sin saber nada de ellas.

Aun así, me levantaba todos los días e iba a trabajar como cualquiera. El día era cada vez más extraño. Recordaba claramente los sueños como si yo misma los estuviera viviendo y poco a poco mis conocimientos de esta vida iban desapareciendo.

¿Qué me pasa? No conseguía comprenderlo. Mi trabajo soñado que con mucho esfuerzo conseguí, poco a poco desaparecía. Desaparecían las ganas por él, los motivos que tuve para hacerlo como también las personas que conocí allí.

No llegaba a comprender qué pasaba y fui a un médico para comprobar todo esto. Me preguntaron por el detonante de todos estos sueños y no fui capaz de contestar, pues cada vez mis propios recuerdos eran más y más confusos.

Ya llevo casi un mes con esta incertidumbre, ya no soy capaz de recordar ni mi propia infancia, ni mis amigos, ya sólo recuerdo a mi familia más cercana. Pero mi otra vida, la parte de mis sueños, la recuerdo cada vez más y más clara.

Este “nuevo mundo”, no se parece en nada al que veo cuando me despierto. Parece todo tan extraño… Le pregunté a una chica del trabajo, cuyo nombre e incluso cara no recuerdo, que por lo visto llevamos años juntas, si alguna vez le pasó algo parecido, pero contestó que eso no era posible que pasara, riéndose y claro, tuve que reírme y hacerme la loca.

Mañana hará un mes que me pasa esto y un chico apareció en mi sueño esta noche, dijo que mañana por fin sería el día que me haría despertar. No conseguí verle bien pero su voz y su tacto me sonaban. Pero… ¿me sonaban a mí o a la chica con la que sueño que soy?

Con estas preguntas me dirigía a mi trabajo como de costumbre, pero me paré en un escaparate de camino y vi mi reflejo pero, no conseguía reconocerme. ¿Quién era esa persona que tenía delante? Creía que era yo, ¿quién más podría ser? Pero no podía estar segura de ello. Sólo me quedaban recuerdos vagos de este mundo y de mí misma… Ya que solo era capaz de recordar mi nombre, no recuerdo familia, amigos, trabajo y mucho menos recuerdos.

¿Hacia dónde me dirigía? No podía recordarlo. ¿Qué hago aquí? Miraba a mí alrededor… ¿Qué es este mundo? Entonces comencé a andar, sin saber muy bien a dónde iba, pero mis pies no dejaban de moverse, parecía que sabían bien a dónde iban así que me dejé llevar.

Sin darme cuenta, ya era de noche y llegué a una especie de puente. Parecía más bien un portal y del otro lado podía verlo, el mundo al que yo creía que pertenecía de verdad, ese mundo que siempre aparecía en mis sueños. Eché a correr hacia él pero justo antes de cruzar me quedé parada, como si no consiguiera ir hacia allí.

Había una voz que me llamaba desde el otro lado, era el chico de mi último sueño, aunque seguía sin poder verle con claridad, sabía que era él.

Pensaba ir hacia él pero entonces sonó mi teléfono, ah, todavía recuerdo lo que es, me apresuré a contestar, por lo visto era la chica de mi trabajo… ¿Tengo un trabajo? Preguntaba que si estaba bien, que qué me había pasado. Al parecer era raro que no avisara o que no fuera a trabajar, por lo visto diseñábamos juntas un videojuego que salía a la venta al día siguiente pero yo eso no podía recordarlo. Me dijo que mirara mi “Tablet” que allí lo tenía. Yo no estaba segura de qué era eso pero rebusqué en mi bolso para comprobarlo.

Conseguí encontrarlo después de colgar el teléfono después de excusarme como pude. Abrí la aplicación que mencionó y ante mis ojos estaba, no podía creerlo. Tenía el mismo mundo que había ante mis ojos al otro lado del portal. Todo exactamente como lo recordaba, ¿cómo no había caído en todo éste mes? Era ése mundo con el que soñaba. Recuerdos, aunque solo del juego, invadían mi cabeza, la persona que he creído que era, era en realidad mi propio avatar, el que creé para así poder realizar pruebas dentro de ese mundo fantástico y maravilloso lleno de magia y habilidades que en éste mundo que sigo pisando nunca podríamos llegar a soñar.

Al menos ahora recordaba un poco más, pero él seguía llamándome, cuando por fin nuestros ojos se encontraron, al fin podía verle bien. Los dos estiramos nuestros brazos aunque no sé muy bien por qué, éramos como un par de imanes tratando de juntarnos cuando unas campanas anunciaban las doce de la noche, un nuevo día comenzaba a la par que nuestras manos se juntaban y a la vez que una luz me cegaba.

Cuando por fin conseguí abrir mis ojos, una vez más no podría creerlo. Era como estar dentro de mi propio videojuego, el que salía hoy a la venta, el mundo que yo creé. Podía ver mis estadísticas, habilidades, magia, inventario y como no, no podía cerrar sesión aunque quisiera.

También conseguía ver mi nombre, aunque era el nombre que le puse a mi avatar, al parecer a partir de éste momento no podría llamarme de otra forma. Aceptándolo la verdad que de buena gana, hoy empieza mi nueva vida como “Layla”.

21 de Julio de 2018 a las 16:48 2 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Primeras experiencias

Comenta algo

Publica!
CharmRing CharmRing
¡Que buena historia! ya le doy mi reseña. Creo que la página mostraba que esta historia en particular tenía más de mil vistas, entonces, ¡¿Por qué carajos no tiene ni votos o comentarios?!
30 de Septiembre de 2018 a las 15:42
CharmRing CharmRing
Oh, me gusta la imagen de tu avatar.
30 de Septiembre de 2018 a las 15:30
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión