Jugadas del destino Seguir historia

vivi_caro88 Viviana Fariña

Por un infortunio del destino Violette Milgran se ve forzada a dejar su vida en Paris y mudarse junto a su padre a California. A pesar de ser una chica tímida e introvertida la danza la transformaba y la hacía sentirse viva, sin preocupaciones, audaz pero ella misma se obligó a enterrarla, dejarlo todo atrás, dejar el dolor en parís una vez se mudara con su padre; pero conocerá a alguien que la ayudará a sanar, a desenterrar su pasión, a sentirse viva, a despertar en ella sentimientos que jamás creería sentir por alguien, por ella, por una chica. ¿Violette permitirá que una chica se meta con algo tan doloroso que juró jamás desenterrar? ¿Podrá esta chica hacer sanar a Violette? ¿Qué pasará con sus sentimientos? ¿Se enamorará de una chica?


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#Lgbt-Amor-Cambios-Destino
1
4978 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Destino: Los Angeles

Aeropuerto Charles de Gaulle, Paris Francia. 9:45am

- Pasajeros con destino a los Ángeles por favor abordar por la puerta 3 – Me encontraba caminando perdida en mis pensamientos casi dejándome llevar por una fuerza invisible buscando la puerta de abordaje pero sin prestarle atención a nada en realidad cuando tropiezo con un chica, cayendo estrepitosamente al suelo, despertando de mi trance.

- Oh! Discúlpame, Te encuentras bien?- Preguntaba la chica visiblemente preocupada, ayudando a levantarme del suelo.

- Si, no te preocupes, fue culpa mía, estoy algo distraída, buscaba la puerta 3- le decía con una ligera sonrisa algo tristona, mientras me acomodaba la ropa

- Oye la puerta 3 la pasaste ya hace rato, si quieres te acompaño, yo me dirijo hacia allá- me comentaba con una sonrisa mientras comenzábamos a caminar.

- Oh! Gracias, viajas a los Ángeles? – preguntándole a la chica, buscando conversación para distraerme por un rato de mis tristes pensamientos.

- Si y no- me contesta ella señalándome su uniforme- Soy una de las asistentes de vuelo.

- Ah sí que tonta soy, me lo debí de imaginar por el uniforme-

Llegamos al lugar donde se encontraban gran cantidad de pasajeros esperando para comenzar a abordar. Me despedí de la chica y me senté recostando la cabeza en la silla cerrando los ojos, mientras esos malditos pensamientos que buscaba alejar volvían de nuevo.

Siempre he creído en el destino, como esa fuerza que está por encima de todo, ese ser que se encarga de colocar frente a nosotros diferentes cartas, algunas buenas otras no tanto, pero todas con un mismo objetivo, todo pasa por algo, esas cartas buenas debemos aprovecharlas y hacer un buen juego, pero de aquellas que consideraríamos como malas, llegan para hacernos aprender algo, para que transformemos ese aprendizaje en algo positivo, Pero que de positivo tiene perder todo lo que tenías en la vida, mi vida era perfecta, una madre amorosa, un buen colegio, buenos amigos, y un sueño que desde pequeña me impulsaba a salir de mi caparazón, la danza. Pero el destino tenía planificado para mí un juego diferente, uno macabro, uno que todavía no he logrado entender y por más que intente encontrarle un lado positivo a esto, no puedo.

Una lágrima corría por mis mejillas levantando la mano para limpiarlas antes de que algún curioso pudiera darse cuenta, cuando sentí el toque en mi pierna- … Señorita, Señorita … - cuando abrí los ojos un chico con uniforme parado frente a mí- Señorita solo falta usted por abordar, se encuentra bien?- me sonreía el chico muy amablemente

-Oh! Disculpe perdí la noción del tiempo, si me encuentro bien- parándome de la silla y dirigiéndome con mis cosas al avión. Una vez dentro, la chica con la cual tropecé antes me indico cual era mi asiento.

-este es tu asiento- señalando al que está en la ventana- Por cierto me llamo Vivien, cualquier cosa que desees me llamas-

- Gracias!- sonriendo para que no se notara la tristeza que tenía, pero creo que mis ojos rojos me delataban, me sonrió de vuelta y me instale en mi asiento.

Una vez todos los pasajeros se sentaron se comenzaron a escuchar los motores del avión, las azafatas colocándose en el frente dando todas las indicaciones y normativas invitándonos a colocarnos los cinturones hasta que se desactivara la señal del mismo y fuera seguro moverse dentro del avión.

El avión era enorme, con decir que tenía dos pisos y en el centro había un pequeño bar donde lo pasajeros podían sentarse y tomar o picar algo. No tenía intenciones de moverme de mi asiento por el momento, a pesar de que el vuelo duraría casi 12 horas, me coloque mis audífonos y me recosté en mi asiento, quedando dormida profundamente. A mi lado se encontraba una señora la cual me despertó suavemente preguntándome que me gustaría almorzar, le dije a la azafata lo que deseaba y me dispuse a comer.

El almuerzo estaba realmente divino, me obligue a comer ya que el día de ayer casi no había probado bocado alguno, tenía un cumulo de sentimientos que me impedían pasar algo de comida, pero al ver lo que comía la señora de al lado me entro el apetito. Me sirvieron Cordon Bleu de pollo relleno de queso crema y espinacas con puré de papas y vegetales salteados acompañado con una Coca cola y de postre un roll de canela con glaseado. Una vez termine de comer me levante para ir al baño y así estirar un poco las piernas, habían pasado solo unas horas pero me dolía el cuerpo de estar en la misma posición.

Al regresar a mi asiento le pedí permiso a la señora y me instale de nuevo soltando un suspiro, cuando escuche a la señora hablar.

-Estar tanto tiempo en la misma posición es realmente incomodo- me comento la señora dándome una sonrisa- Mi nombre es Alice Goldztain, mucho gusto- tendiéndome la mano y estrechando la mía a modo de presentación.

- Mucho gusto, me llamo Violette Milgram y Si ya todo el cuerpo me duele y todavía faltan muchas horas de vuelo- estrechándole la mano- es realmente incómodo, no duermes bien y no puedes caminar por mucho tiempo en el avión- dando un suspiro y recostando la cabeza en el asiento

-Y las películas son realmente malas! Eso también- me sonrió la Señora Alice estando de acuerdo con lo que decía.

-Si no hay mucho con que distraerse para que las horas pasen más rápido, por lo menos la comida es bastante buena-

-Si es verdad, pero podemos conversar así el tiempo pasa más rápido- ofreciéndome una sonrisa cariñosa.

No me apetecía conversar ya que eso siempre derivaba a conocer más a la otra persona, y yo realmente no quería compartir mi vida en parís, me dolía recordar, pero no podía ser descortés cuando ella había sido realmente amable conmigo.

- Y de donde eres?-

- Pues nací en Paris y he vivido toda mi vida allá mis padres se conocieron allí pero lamentablemente su relación no funciono y se divorciaron cuando yo era muy pequeña, mi padre es chef y tiene muchos restaurantes en estados unidos, las relaciones a distancia son algo complicadas-

- Wow siento escuchar eso-

- No se preocupe ellos quedaron en buenos términos, siempre fueron sinceros conmigo eso me dio estabilidad y tranquilidad, a pesar de estar separados ver que los dos se llevaban bien. Y usted vive en parís?

- No, soy de los Ángeles, vine a una convención de medicina, soy cirujano plástico- me dijo tranquilamente, luego abrió mucho los ojos y me miro con sorpresa- espera! Tu apellido es Milgram no? Tu Papá es el Chef Alex Milgram?-

- Si ese mismo- sonriéndole con algo de pena- él es muy buen cocinero- dije con una sonrisa sabiendo que faltaba poco para volver a verlo.

- Muy buen cocinero? Es excelente! Mi Familia y yo siempre reservamos para comer los fines de semana en su restaurant, lo conozco y es una persona maravillosa.

- Si tengo suerte de tenerlo como padre, a pesar de estar lejos siempre ha estado muy al pendiente de mi-

- Si cuando iba a vernos en la mesa de alguna u otra forma siempre terminaba hablando de ti- me lo decía de manera sincera, con una sonrisa en su rostro- se ve que realmente te adora.

Y yo lo adoraba a él y ahora no solo iba a pasar una pequeña temporada con él, iba a quedarme a vivir, sería bastante raro teniendo que compartir todo con él ahora. La conversación hizo que el tiempo pasara volando y cuando nos dimos cuenta ya estaban avisando que nos sentáramos en nuestros asientos y nos colocáramos los cinturones que ya estábamos llegando el aeropuerto de los Ángeles.

Al bajarnos del avión pasamos a que revisaran toda la documentación y pasar a recoger nuestro equipaje, yo ya había mandado semanas antes la mayoría de mis cosas, así que solo tenía dos maletas y un bolso de mano.

Al salir por la puerta lo vi ahí parado, buscándome con la mirada, cuando me vio sus ojos se llenaron de lágrimas y corrí a abrazarlo, me levanto como si fuera una muñeca. Mi Papá era realmente alto y fuerte, me sentí segura en sus brazos, contenta pero triste, y me permití llorar, lloramos ambos por unos minutos, no me quería despegar de él, quería que me siguiera abrazando y que me dijera que solo sería una temporada que luego regresaría a parís con mi madre, que todo iría bien. Pero nada estaba bien, no regresaría a parís y a mi madre no la vería nuevamente. Costo mucho separarnos, me lleno de besos y me limpio las lágrimas.

-hola mi niña! Estas hermosa! Te amo sabias eso no?- me decía mi padre abrazándome de nuevo y llenándome de besos

-Yo también te amo papá, y ya para de darme besos todos nos miran- dije algo divertida para aligerar un poco el triste ambiente.

Mi papa se hace el ofendido, poniendo su mano en el corazón algo dramático, y luego soltando una carcajada- Ha claro como ya no eres mi pequeño bombón sino una chica grande te da pena que te vean con tu padre!- dijo riendo – y que tal el vuelo?

-Pues bien supongo, algo cansado-pero recordé a quien conocí y se lo comente- ah! Y conocí a una señora que va mucho a tu restaurant dice que te conoce.

- Si? Y como se llama cariño-

-mmm… a ver me dijo que su nombre era..-me quede pensando un poco- … si ya! Alice Goldztain o algo así.. Por cierto papi allí están- mirando hacia un lado y viendo a la Señora Alice abrazando a un hombre que supuse sería su esposo y a una chica pelirroja que estaba de espaldas a ella.

-Ah si los Goldztain, son personas increíbles y la hija solo es unos meses mayor que tú. Ven vamos para que los conozcas.

Mi papá tomo el carrito con mis maletas y nos dirigimos donde se encontraban los Goldztain, El señor y la señora Goldztain al ver a mi papá se voltearon para saludarlo con una gran sonrisa ambos lo abrazaron y mi papa comento.

-Ya mi hija me dijo que te conoció en el avión Alice, que bueno que tuviera alguien de confianza para el viaje, por cierto Cole, ella es Violette- El señor goldztain tendió su mano para tomar la mía.

-Mucho gusto Violette, si mi esposa nos estaba comentando que por fin te conoció y que eras una chica muy dulce.

-Gracias! Y la señora Alice fue muy simpática durante todo el vuelo- les dije sonriendo

- Por favor querida no me digas señora, me hace sentir vieja, solo Alice si?- me dijo con una sonrisa y apretando cariñosamente mi hombro- Sam! Sam! Puedes dejar el teléfono un momento, quiero presentarte a alguien- dijo la Alice a la chica pelirroja que se encontraba de espalda.

La chica se volteo y me quede viéndola fijamente era realmente hermosa, Pelirroja con el cabello largo y con unos ojos azules hermosos, tenía apenas me vio nos quedamos mirándonos unos minutos hasta que reaccionamos, ella guardando su celular y tendiéndome la mano

-Mucho gusto mi nombre es Samantha –

-Hola me llamo Violette-

Apenas tome su mano sentí una corriente eléctrica por todo mi cuerpo, algo que jama sabía sentido, me dejo algo confundida y pensativa. Nos despedimos de los Goldztain y mi padre los invito a su restaurante donde podríamos comer todos y conocernos mejor. En todo el camino en el carro no hable con mi padre, no podía olvidar esa corriente eléctrica que sentí cuando nos tocamos, ¿A qué se debía? Y ¿Por qué me sentí así?, más adelante lo averiguaría…

HOLA A TODOS ESTE ES EL PRIMER CAPITULO!!!, ESPERO LES GUSTE, LAS CONVERSACIONES QUE ESTÁN EN NEGRITA ES QUE ESTAN HABLANDO EN FRANCES. ESPERO SUS COMENTARIOS! ;-) 

28 de Junio de 2018 a las 16:58 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Una nueva vida

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión