Oscuro renacer Seguir historia

ibisita Ibis Campos

Dejó su vida en el pasado. Su inocencia. Su familia. Su primer amor. Ahora todo lo que tenía por delante era fuego, miseria y un poder que apenas podía controlar. La rabía la consumía, la muerte la aburría, la culpa la carcomía. Era un deshecho de emociones. Y en el Inframundo no podías ser una chica sensible...


Paranormal Todo público.

#fiction #novela #inframundo #darkreborn
2
4766 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

No mires atrás

—¡Corre! —Soltó sin preámbulos, casi sin aliento.

Quería hacer lo que me pedía, correr tan rápidamente como pudiera, pero me encontraba paralizada. El humo comenzaba a arremolinarse en mis pies, subiendo en espirales que cubrían mis extremidades y se iban enrollando en mi torso dejándome sin escapatoria.

No lo veía por ningún lugar, pero podía sentirlo. Una presencia oscura, viscosa, olía a podredumbre y podía palpar la maldad que exhalaba. Se iba arrastrando lentamente entre los confines de mi mente y estaba entrando en pánico, comenzando a agotar mis fuerzas luchando contra las intangibles ataduras.

Tenía que salir de aquí. Tenía que salvarlo a él. Tenía que acabar con el mal que por años ha morado en la aldea, llegando cada poco tiempo y acabando con la vida de todos los que amaba, de gente inocente...

La rabia la llenaba, la ira desataba los confines donde la magia habia estado reclusa todos estos años, podía sentir como empezaba a tironear desde su interior queriendo emerger. Cerró los ojos y con un suspiro la dejó finalmente salir...

20 de Junio de 2018 a las 15:33 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo El infierno está esperando

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión