Cuento corto
0
5219 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Su nombre...

Y todo comenzaba así…

Podría describirlo como una tarde cualquiera, como una noche más, como un día insignificante. Pero aquel día para mí era un día tan común, un día más sin algo interesante por hacer, planear o por descubrir. Tengo que reconocer que no recuerdo muy bien la hora, pero olvidemos eso, es lo menos importante.

Ese día, esa noche el destino traía algo para mí, tenía un plan irrevocable a mi vida, y como negarme si venía envuelto en un par de ojos y pestañas largas que podrías jurar que tenían el universo en ellos, envuelto en unos labios que no resistirías ni 2 segundos a besarlos, envuelto en una piel tan suave, tan tersa, tan seductora. En una sonrisa que te sacaría de tú juicio en cuestión de segundos, en una voz que alegraba y endulzaba el oído, envuelta en un cuerpo que robaría el aliento, que te robaría el sueño, envuelta en una mente hermosa, que si amigo mío que con lo que te eh contado has quedado atónito, no tienes idea de lo que traía en mente, y no sigo porque podrías enamorarte y yo podría matarte. Señores míos les juro que no tenía ni la más mínima puta idea de lo que ese día verían mis ojos.

Y si era una mujer, era ese plan irresistible, irrevocable, tentador, hermoso que me traía la vida.

Y por cierto su nombre es Melissa.

POSDATA: TE AMO , Carlos Cortes.

20 de Junio de 2018 a las 05:02 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~