Debajo de mi cama Seguir historia

stanger23 Martín B.

Historia sacada del diario de Butch, un hombre ya mayor que lleva prácticamente casi toda su vida en un hospital mental. Este suceso, el del 30 de Junio de 1952 es la razón por su locura y lo vais a leer ahora.


Horror Historias de fantasmas Todo público. © Baychev

#310 #noche #español #historia #literatura #muerte #miedo #fantasmas #paranormal #demonio #sangre #locura #misterio #thriller #horror #terror
Cuento corto
4
5320 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Debajo de mi cama

" 30 de Junio de 1952"

"Entre el diario de Butch"

Son las 3:42 AM y me acabo de despertar por culpa de un fuerte llamamiento que invadió mi dulce sueño. Un llamamiento que no logré identificar si tuvo su origen en las afueras del patio de la casa, en el patio de la casa, en la casa o quizás en mi habitación, esto último no me lo deseo...

La voz que puso fin a mi lucha como soldado (imaginario) en la Guerra de Corea fue una voz muy familiar para mi. Me pareció escuchar a mi difunta abuela llamándome tal y como lo hacía ocho años atrás: "¡Butch, hora de la comida!" "¡Butch, tienes que comer más!" Decido dejar que mi mente razonable me lo explique, lo hace y ahora para mi todo ha sido fruto de otro sueño que ha querido sustituir al principal. Me giró mirando hacia la ventana e intento dormir.

"¡Butch, estoy aquí debajo!" "Debajo de tu dulce camita." "Asómate o lo haré yo."

Me giro para el otro lado y veo que todo ha desaparecido... muebles, armarios y libros, ya no viven. Estoy en una habitación "envuelta" de paredes de cemento frío y de color blanco. Leo algo en estas: "¡Bienvenido Butch!" "Él cuidará de ti al igual que cuida de mi." "Te estamos esperando, solo tienes que asomar la cabeza por debajo de tu cama." "¿La asomo yo?"

Por unos momentos me quedo en estado de shock, no puedo moverme, estoy aterrorizado, mi corazón va a mil, mis piernas están paralizadas... tengo mucho miedo.
Con mi vista periférica veo algo asomándose por debajo de mi cama, lo hace lentamente y va dejando una especie de liquido como huella. Cobro fuerza y valentía y decido mirar. Es la cabeza de mi abuela, medio podrida y con una cara que está siendo comida por gusanos dejando así una parte de carne y otra de hueso. En cuanto a los ojos o mejor dicho el ojo, lo fija en mi, a todo esto tiene un color completamente rojo. Lo único conservado de su rostro es su sonrisa maligna con unos labios rojos como la sangre que no desaparece en ningún momento. En este momento es cuando yo grito del terror y me despierto en mi cama, con mi propia orina inundando las sábanas. Me había quedado dormido... Menos mal, ha sido una gran pesadilla...

Decido levantarme y limpiarme de este humillante accidente provocado por el horror de mi mente. Hago varios intentos de levantarme, pero no puedo. ¿Qué me está pasando? En un instante noto que sobre mis piernas hay un peso que me impide levantarme, algo está descansando encima mía. Con mucho miedo enciendo la lámpara de noche y veo algo que jamás olvidaré, algo que provoca mi desmayo y mi locura total. Encima mía se encontraba el cuerpo de mi abuela, sentado encima de mis rodillas y con unos cuernos de ciervo. Su cara es igual que en mi sueño, pero esta vez esta cara había entrado en la realidad. Su cuerpo está desnudo, muy hinchado y peludo, en una mano sujeta un plato sucio y en la otra una cuchara enorme. Estira sus manos hacia mi cara y dice:

"¡Aquí llega el avioncito Butch! ¡Abre la boca o te la abro yo de mi manera!"  

De la cuchara se asoman montones de patas que se mueven y conforme se va acercando, me doy cuenta de que contiene una serie de insectos y arañas vivas que parecen estar ansiosos por entrar en mi boca.

Me desmayo por completo acompañado de una risa maligna...

No recuerdo más...

BUTCH

13 de Junio de 2018 a las 00:05 1 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Comenta algo

Publica!
Sebastian Martin Sebastian Martin
Buena historia! Resulta inquietante, escalofriante y hasta repulsiva por momentos, los ingredientes que nunca deben faltar en una historia de terror. Lo único que te aviso es el uso de algunos acentos y expresiones que creo están mal puestas, como por ej "encima mío". Sacando de lado eso, la historia cuenta con un buen desenlace y el final responde con elegancia al género. Saludos!
30 de Julio de 2018 a las 17:31
~