Siete vidas. Seguir historia

antua12 Antua G

-Un gato tiene absoluta honestidad emocional. Los seres humanos, por una razón u otra, pueden ocultar sus sentimientos, pero un gato no lo hace.-Ernest Hemingway.


Cuento Todo público.

#love
Cuento corto
0
4.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Siete vidas


Creen posible el hecho de que una persona pueda crearnos una vida nueva en la que ya creemos tener? Pues yo si y hoy les voy a contar mi historia.

No tenia casa, comida, ropas ni nombre hasta que conocí a Alicia, pueden pensar que sea raro pero ella me saco de la calle y me dio un hogar, amor y muchísimas cosas mas. El día que la conocí sentí algo hermoso, algo que jamas en mi corta vida había llegado a sentir, ese sentimiento de plenitud, de estar completo, de estar feliz...

Lo primero que vi fueron sus ojos, sus grandes y hermosos ojos, café oscuro como una deliciosa taza de chocolate amargo recién servido, luego su sonrisa, esa sonrisa que deslumbra de una manera increíble y ni siquiera es perfecta, solo es hermosa, es de ella.

Por motivos que no podría explicar ella me abrió las puertas de su casa y me dio cosas que antes nunca había tenido, ni en mi casa. Poco antes de nacer me separaron de mi madre y hermanos, mi padre nunca estuvo presente y desde pequeño me las tuve que arreglar solo.

Me empece a llamar Antua, me gusta mucho, es diferente y cuando Alicia lo pronuncia es aun mas hermoso. Alicia y yo creamos un lazo afectivo muy estrecho, al principio dormía a su lado luego ella pensó que lo mejor era que yo tuviera mi propia cama, claramente no compartí el pensamiento y en la noche corría a acurrucarme a su lado, luego de mucho insistir en que no era correcto me dio una habitación propia y por las noches cerraba su habitación con seguro para que yo no lograra entrar. Me era extraño pero si era lo que ella quería lo iba a respetar.

Conocí a muchos amigos de Ali en mi transcurso en su casa, usualmente todos me caían muy bien y su hermana era quien mas contacto conmigo tenia. Los días que ali por x o y razón se ausentaba era ella quien pasaba a dar una vueltas a la casa y ver que todo estuviera en orden, que no me hiciera falta nada, yo claramente lo veía innecesario era suficientemente capaz de cuidar de mi mismo pero Ali inistia.

Pasaron varios años y yo día con día era mas feliz. Ali me amaba y yo la amaba a ella, era lo mas extraordinario que alguien como yo, estoy seguro, podría experimentar en todas su vida. Comíamos juntos, paseábamos, veíamos películas y simplemente todo era maravilloso.

Ali empezó a trabajar en un lugar nuevo, donde vendía deliciosos quesos que llevaba a diario a casa, el trabajo era muy tranquilo y no demandaba mucho de ella y a mi eso me hacia muy feliz. Cierto día Ali empezó a llegar a deshoras y yo preocupado intentaba preguntarle pero como siempre nunca obtenía respuestas. empezó a salir en sus días libres y yo la notaba muy extraña, la notaba glamurosa, coqueta, extraña hasta que un día todo se aclaro.

Hector, así se llamaba el chico que llevo a casa un día sin previo aviso, el chico que había conocido gracias a su nuevo trabajo y quien llevaba coqueteando le desde su inicio. Lo odie, fue verlo y saber que el me daría guerra fija empece a estar menos tiempo con Ali y a dejar de hacer muchas cosas juntos.

Ali nos presento pero yo solo me quede mirándolo para luego retirarme del lugar. No lo soportaba para nada, intentaba no hacerle la vida imposible pero se me dificultaba mucho, empece a actuar un poco como un niño travieso pero era muy consiente de que después de todo era un invitado y así como llegue me podía ir en cualquier momento.

Paso un tiempo bastante considerable donde por mas que lo odiara simplemente ya lo aceptaba, cierta vez los escuche hablar desde mi habitación, comentaban que era una linda idea vivir un tiempo juntos para luego saber si era conveniente comprometerse a algo mas serio, yo solo escuchaba e intentaba no llorar y hacerme el fuerte. Hasta que Hector menciono que seria excelente idea pero que no quería convivir conmigo, que mi cuarto ya juntos iba a funcionar para algo mas y que tal vez había llegado el momento de que ella y yo nos alejáramos. Se me partió el corazón al escuchar el silencio de Ali. Pense en irme sin decir nada pero sabia que Ali podía decir algo esperanzador, aunque no fue así.

Me desperté la mañana siguiente con mi corazón partido en mil, desayune sin siquiera volver a ver a Ali y en silencio, y me devolví a mi habitación a simplemente vagar en mis pensamientos. Logre salir por la ventana al rato y me escabullí a la terraza, cosa que había hecho muy pocas veces en toda mi vida. Estando ahí por primera vez entable conversación con otros visitantes de la azotea. Me contaron sus historias y yo la mía, de donde veníamos, que hacíamos y que sentíamos. Paco era negro, de ojos color miel y fue con quien mejor me lleve a pesar de la gran diferencia de edad.

Al hablar con el me di cuenta de que de pequeños habíamos sufrido historias muy similares y al comentarle mi situación me contó sobre un consejo donde pertenecíamos por solo venir del mismo sitio y al cual podíamos a recurrir por ayuda extrema en una sola ocasión en nuestra vida, me sorprendí pero tome la información y la almacene como oro puro.

Volví a casa y solo no quería estar cerca de Ali, ella se acercaba a hablar conmigo pero al notar mi indiferencia solo se alejo y dejo todo ahí. Para mi sorpresa pasaron meses donde todo seguía igual, yo por mi lado y ellos por el suyo pero al menos aun estaba en casa.

Un día de repente Hector dejo de llegar y yo me emocione muchísimo. Me empece a acercar a Ali y todo era hermoso de nuevo, hasta que note algo extraño en ella, empezó a guardar muchas cosas en maletas o cajas y yo no sabia que pasaba, intente hablar del tema pero simplemente no obtenía respuesta.

Un sábado por la mañana, luego de varias semanas sin ver a Hector, llego y probablemente paso lo peor que me pudo pasar en la vida. Alicia me tomo y me llevo a la habitación , me coloco en la cama y me dijo lo siguiente:

- Antua, cariño mio. El día que te encontré y te vi, supe que estaría enamorada de ti hasta la muerte y así lo eh mantenido hasta el momento, pero ahorita, en estos momentos estoy tomando una decisión en la que no te excluyo, simplemente pasa que ahora no es nuestro momento. No estarás solo, mi hermana te aceptara en su casa y créeme que seras feliz al ver otros hermosos gatos a tu alrededor. Desde ya se que estaré arrepentida pero se que es lo mejor para ti.... Te amo y se que si pudieras hablar me dirías lo mismo.

Mis ojos se humedecieron, le decía que por favor lo pensara, que recapacitara, que nuestro momento era siempre y que por favor no me dejara, que mi vida, mi corta vida siendo su mascota para mi lo era absolutamente todo. Pero claro, ella solo escuchaba mis maullidos y no respondía.....

Me encerraron en una jaula y acto seguido no volví a ver los hermosos ojos color café de mi bella Alicia.

Llegamos y habían muchos otros gatos, de todos tamaños, colores y razas, habían varios conocidos de la terraza y mi amigo Paco también. Le comente entre lagrimas lo que había pasado y me recordó del consejo, el consejo gatuno que concedia un deseo a todos los gatos una sola vez en sus vidas, me dijo que usualmente todos los gatos pedían volver con sus mejores dueños o simples antojos locos de pescados que nunca habían comido. Lo pense, en el momento sentía la necesidad de salir corriendo donde ellos y que me concedieran el deseo pero por alguna razón algo me detuvo.

Pasaron meses y mi estadía cada día era una tortura para mi, peleaba demasiado con otros gatos y no soportaba que las sobrinas de Ali estuvieran molestando todo el día. Pase muchas noches desvelado tenia unos malestares que nunca antes había tenido, no tenia apetito, me sentía cabizbajo, no quería ni usar el arenero y gracias a estar así de mal pase pensando en que debería hacer en si debía ir o no al consejo.

Un día me llevaron al veterinario y para mi mala suerte me diagnosticaron Leucemia Felina en etapa 6, literalmente estaba a nada de morir, era solo cuestión de tiempo para que sucediera. Volvimos a la casa y le conté a Paco, claramente como mi mejor amigo me dijo que era el momento de usar mi deseo para curarme y le hice caso, decidí tomar rumbo al consejo gatuno, pero definitivamente mi deseo era algo completamente diferente.

Me fui ese mismo día por la noche, me sentía mal pero era el único chance que tenia, era ahora o nunca. El camino fue largo y me perdí demasiado, llevaba la dirección solo en mi mente y era complicado, hasta que a lo lejos lo vi.

Paredes blancas y gigantes, puertas negras y una gran cantidad de gatos vigilando la entrada. Después de contar quien era me dieron el permiso de entrar y corrí lo que pude hasta el salón central. Donde 3 gatos gordos y peludos reposaban tranquilamente en sillas muy cómodas.

-Miren es Antua, uno de chicos que no sabia de nuestra existencia pero esta acá por...

-No se déjame adivinar, Sanchez?

-No, yo se, por Felpita...

-Por Paco, comente serio y arrogante, vengo por mi deseo.

-Adelante, dinos como se llama la dueña a la que deseas volver y badabimm.

-No vengo a pedir eso, miren, estoy muriendo, no me queda nada de vida y vengo por mi deseo.

-Vamos Antua, cuéntanos, te quieres sanar??

-No, quiero que me permitan dejar hablar con mi dueña solo unos minutos...

Los 3 gatos se sorprendieron demasiado, se volvían a ver y chismorreaban. Yo solo quería mi deseo.

-Querido Antua, esta es la primera vez que le piden algo así al consejo gatuno, no sabemos ni que podría pasar si cumplimos un sueño de esa magnitud, déjanos revisar las reglas y te diremos.

Pasaron una cuantas horas y volvieron con una respuesta para mi.

-Antua, luego de investigar dimos con que lo que pides es primera vez que pasa y con que este deseo tiene una regla, como algunos otros que nunca han pedido, que aunque cumples con los requisitos, pedimos que analices perfectamente bien antes de tal vez decidir algo así.

-Díganme que es, no tengo tiempo.

-Necesitamos tus 7 vidas Antua y esto solo cubre una hora donde podrás hablar perfectamente como un humano....

Pense que en mis otras vidas iba a topar con personas como Ali y que iba a lograr ser feliz, pero era eso o hablarle y hacerla saber que es lo que mas amo en esta vida y que estoy perdidamente enamorado de ella.

-Adelante, dije sin mas, háganlo, pero para una fecha en especifico que se que la tendré cerca.

Les comente sobre la fecha, que la sabia porque había escuchado a Samantha hablando con ella sobre una pronta visita por el cumpleaños de su sobrina menor.

Los gatos una ves mas sorprendidos se veían como si fuera el ultimo día de su vida, pero al verme tan decidido no tuvieron opción mas que cumplir mi deseo.

De vuelta en casa, estaba mal,me sentía peor todos los días que habían pasado y tenia miedo de no llegar a encontrar a Ali a tiempo. Llegue, le comente a Paco la situación, el reacciono de una manera pacifica y me comprendió muy fácilmente, por mi lado solo empece a esperar que llegara el momento de verla.

Pasaron algunas semanas y me encontraba cada vez mas débil pero empece a ver como Samantha empezó los preparativos de la fiesta y eso me subió un poco el animo.

Al amanecer vi como las niñas empezaron a saltar y celebrar que hoy era el cumpleaños de una de ellas, me emocione demasiado y sabia que el día había llegado. En la tarde empezó a llegar gente a la casa y esperaba ansioso mi encuentro con mi bella Alicia.

Luego de unas horas empezada la fiesta me empece a sentir muy mal, me dolía todo y realmente senti que ya estaba llegando mi final. Tocaron la puerta y desde el asiento donde reposaba, los vi, esos ojos hermosos como el chocolate amargo que había amado desde que entre en contacto con ellos por primera vez, era mi Alicia.

Salte de donde estaba y corrí a como pude a sus pies, me agarro, me alzo y se soltó a llorar, cosa que también hice. No tienen una idea de lo bien que me sentí en ese momento, la felicidad que había perdido el día que llegue aquí la recupere en tan solo unos segundos.

Empece a planear como le iba a hablar sin que se espantara y se fuera, entonces fue cuando escuche que pasaría la noche en casa que tome mi decisión de hacerlo al terminar la fiesta. Paso el tiempo y todos comieron, cantaron y celebraron el cumpleaños de la pequeña. Oscureció y todos se fueron, Ali llevándome en sus brazos me llevo a su recamara para que durmiéramos juntos y fue cuando noto lo mal que me sentía.

Sabia que ella no estaba enterada de mi condición porque una de las tantas veces que escuche a su hermana hablar con su esposo supe que omitió decirlo para no preocuparla y que pudiera estar tranquila en su viaje. La deje acomodarse y simplemente hable:

-Hola Ali, no grites y no pienses que esto es una alucinación o algo así, soy Antua y tengo algunas cosas que decirte.

Mire su cara de asombro puro y solo continué,

-Se que te parece una locura pero la verdad para mi también lo es, nunca me vi en esta posición ni nada por el estilo pero te aclarare la situación para que sepas que no estas soñando ni nada. Cuando me trajiste acá conocí a un gato llamado Paco, el cual me comento sobre un consejo felino al que podíamos asistir una vez un nuestra vida y pedir un deseo, luego de pensarlo mucho lo hice y tome la decisión de intercambiar mis 7 vidas por poder hablar un poco con vos, se que es raro pero necesitaba hacerlo. Me encuentro muy mal Ali querida.

Para este punto Alicia estaba llorando demasiado, no hablaba, solo me veía fijamente con sus ojos llenos de lagrimas.

-Escuche a tu hermana hablar con su esposo sobre que no te dirían nada de mi estado por tu bien y pues ahora te lo contare yo, tengo leucemia en etapa 6, realmente no me queda nada de vida y en cualquier momento me iré.

Ali me interrumpió haciendo un sin fin de preguntas pero yo no tenia tiempo, una hora para hablar y decir todo sabia que no seria suficiente por lo que la interrumpí también.

-Se que quieres decir y saber mucho pero tengo menos de una hora para dejar claro todo lo que quiero que sepas, dame solo un poco de tiempo mas para hablar.

Estoy muy agradecido contigo mi bella Alicia. Me salvaste, me diste una vida que jamas creí llegar a tener, me diste amor, comida y hasta un nombre, esas son cosas que jamas uno se imagina que le van a pasar. Recuerdas como estaba? pulgoso y feo y tu me hiciste ser un gato hermoso y hasta casi uno de la realeza solo por como me veía y tratabas. Estaré eternamente agradecido contigo y simplemente se que valió la pena cambiar mis 7 vidas por poder decirte estas cosas.

-Estoy demasiado en shock Antua, no puedo creer esto, me estas hablando y no puedo dejar de pensar que es un sueño..... Sabes que te amo y quiero que me perdones por dejarte pero por mas que quisiera no podía dejarte ir conmigo....

-Tranquila mi querida Ali, yo se que tu no me ibas a dejar así como así, te entiendo y comprendo esto......

Empezamos a hablar sobre nuestra relación, sobre los hermosos años que pasamos juntos, sobre lo excelente que la pasamos juntos y todas las cosas que hicimos. Le comente todas las veces en que intente hablarle y solo maullidos salían, claramente, y ella solo se reía, de todas las veces que desee ser un humano para poder besarla y abrazarla, sobre cuanto deseaba que en mis 7 vidas estuviera ella y de mas. Claramente estaba calculando el tiempo y note que me quedaban menos de 8 minutos para hablar por lo que comencé a despedirme...

-Hermosa, creo que ah llegado el momento de despedirnos, queda poco tiempo y quiero decirte por ultima vez todo lo importante que fuiste en mi vida. Deseo con todo corazón que puedas darle el amor que me diste a otros gatos y que puedan llegar a experimentar el amor y la felicidad que todos merecen en este mundo. Eres y siempre seras lo mejor y estoy segura que hasta en mi muerte pensare en cuanto te amo y en los hermosos ojos que me cautivaron desde el primer día. Te amo Alicia, te amo y te amare siempre.

Alicia me tomo y me abrazo, me empezó a besar la cara y a decirme que me amaba y que la perdonara por haberlo dejado, que de haber sabido todo esto antes nunca se hubiera ido y se hubiera quedado a mi lado hasta el final.

-Me iré Ali, como vieja costumbre felina no quiero que me veas morir, ni tu ni nadie, así que me alejare, pero recuerda siempre que mi amor y me alma estarán a tu lado. Te amo...

En ese momento intente decir mas pero vi que el tiempo había acabado y simplemente me acurruque a su lado y nos dormimos juntos. En la madrugada me salí de la habitación y me fui a despedir de Paco. Le dije lo agradecido que estaba por haberme informado del consejo y me fui.

Desde entonces e caminado sin rumbo hasta que llegue a este callejón y pues aquí estoy, narrándoles esta loca y rara historia a ustedes, cuatro viejos gatos callejeros que esperan ser encontrados por alguien y ahora solo me despediré de ustedes para que sigan su rumbo mientras yo espero cerrar los ojos y terminar con mi historia. 

7 de Junio de 2018 a las 22:30 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~