Little Princess Seguir historia

magora Magora Neftali

Crecer, o no crecer. Esa es la cuestión, esta es la cuestión... "Imagínate en una barca en un río con mandarinos y cielos de mermelada. Alguien te llama, respondes despacio, una chica con ojos de caleidoscopio." -The Beatles, Lucy in the sky with Diamonds" la canción que me inspiró a escribir esta historia. Esta historia está dedicada a mis primos y primas bebés, cuando crezcan, y cuando estén grandes, que lo lea su niño interior. También está dedicada a mis futuros hijos e hijas. Para que nunca pasen por las cosas malas que tuve que pasar yo. Creador de la imagen: https://spiritoftheshadow.deviantart.com/ Link de la imagen: https://spiritoftheshadow.deviantart.com/art/Lucy-in-the-Sky-with-Diamonds-57414118


Cuento Todo público. © Hagan lo que quieran, pero al menos den el crédito.

#infantil #adolescente #joven #nostalgia #luz #maduración #querer
Cuento corto
1
4664 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Little Princess

Estaba Celeste mirando el cielo azul. Era una chica con 19 años, esta chica estaba muy deprimida, ya que, tenía una vida muy complicada; siempre miraba a través de su ventana el cielo, soñando con algún día ser feliz para siempre. Celeste era una chica estresada, era una chica con muchas responsabilidades y poco tiempo, pero que a su vez con ganas de hacer todo. Tenía pocos amigos los cuales ella dejaba cada vez más de lado por sus compromisos como adulta. Esto le causaba pena a Celeste, que todas las noches lloraba en su cama esperando salvarse de su vida. Sus amigos le decían que iba a pasar, sus mayores le decían que no era para tanto, pero para ella era para mucho. El estrés y la incertidumbre la hacían preguntarse todos los días si valían la pena todas sus responsabilidades como adulta.

Un día Celeste no pudo más y quiso dormir para siempre, y nunca salir más de su cama. Así que cerró los ojos y se quedó dormida, dormía, dormía, y dormía, sin intención de levantarse. Cuando despertó, Celeste se encontró con un joven mago de cabellos morados y largos el cual le dijo que se llamaba Dilch Hood.

Dilch: Celeste, tú que eres un ser Celestial. Una oferta, amiga mía te tengo que dar: Tienes que venir conmigo a un viejo lugar; Está lleno de amigos, y nunca de nada te tendrás que preocupar. Pero el único trato, es que no puedes volver atrás.

Celeste lo miró por un momento, hasta que este extendió su mano. Celeste pensó en la vida que dejaría atrás, pensó en sus amigos, y en sus problemas, y entonces pensó en lo deprimida que estaba creyendo que nada tenía solución, así que decidió empezar una nueva vida, con este extraño ser, Dilch. Así que tomó su mano, y empezaron a viajar por el cosmos a la velocidad de la luz, en busca de una nueva esperanza, hasta que llegaron a una tierra llamada Giaslanot.

Llegaron a un lugar, donde no había nada de lo que uno se tenía que preocupar, donde el tiempo volaba pero lo podías atrapar, donde eras el mejor en todo lo que querías intentar. Era un buen lugar para vivir, le dijo Celeste a Dilch. Dilch le mostró a Celeste sus compañeros, compañeros que a Celeste le dieron un buen recibir. Comieron toda la noche caramelos sin miedo a la caries, y miraron en el cielo todas las lucecitas, y sin que lo esperara nadie, Celeste de repente se volvió chiquitita. La nombraron su pequeña Princesita, y Celeste, Dilch, y sus amigos fueron felices y volaron como perdices.

Los días pasaron, y eran felices, las cosas no cambiaron. Pero algo raro en el corazón de Celeste pasaba, como era de nuevo niña recordó lo que como niña añoraba. No era vagar por el cosmos volando de abajo arriba, su mayor sueño estaba en la tierra y era salvar vidas. Así que le contó a Dilch y este se enojó, y sus otros “amigos” tuvieron la misma reacción. Querían que Celeste se quedara allí, y salir, no le iban a permitir.

Dilch: ¿Después que tu vida aquí mejoró, quieres volver al lugar que tanto te dañó? NO TE LO VAMOS A PERMITIR. Te dimos la capacidad de volar, y de nuevo en la tierra quieres estar; te dimos poderes, y ahora nos vienes a traicionar. Es una lastimas, pero no puedes volver a donde eras si ya no tienes hogar. Vamos a destruir chicos.

Celeste le suplicó a Dilch que no le hiciera daño a su planeta, y este no le hizo caso. Así que voló con sus amigos y esta no sabía como seguirles el paso; Así que Celeste comenzó a llorar. Era de nuevo una princesita, pero comprendió que solo reinaba en su hogar, comprendió que debió luchar más. Pero ya era muy tarde, y la princesita ya no podía ganar. Sus sueños nunca se iban a realizar.

Pero a pesar de todo la Princesita quería salvar su planeta, así que por el cosmos empezó a nadar, sabía que nada iba a lograr, pero también sabía que esta historia no podía quedar incompleta. Y aunque no había en el espacio alma amiga, esta quería luchar hasta el final para proteger la vida. De repente sin ninguna explicación, su cabeza una luz se encendió, es como si una energía se concentrara y la ayudara, y Celeste a la velocidad de la luz despegó.

Y ahí estaba Dilch y la pandilla, destruyendo la tierra para quedarse con su “amiga”, aterrorizando las calles, aterrorizando los valles, haciendo a las almas adultas sufrir. Pero Celeste alcanzo a ir, y llegó donde Dilch, para decirle que parara ahí, y que no sé iba a rendir. Dilch llamó a la pandilla para derrotar a Celeste, iban a tenerla con ellos cueste lo que cueste. Entonces la bola de energía que tenía Celeste en su cabeza explotó. Ahí se dieron cuenta, Celeste creció. Y nada pudieron hacer contra ella, ahora sabía usar la razón; y con el poder de su mente los mandó volando fuera del planeta. Adiós Dilch, no puedes adueñarte de una persona. Pero había un asunto pendiente, Celeste no sabía cómo sobrevivir en este mundo donde nadie la entiende. ¿O sí? 

Ahora Celeste dedicó todas sus fuerzas a alcanzar su sueño sin miedo a lo que podía pasar. No sabía si iba a funcionar, pero había que intentarlo. Ahora pensaba mejor las cosas, ahora su mente brilla. Pero seguía sus sueños, mente de grande, corazón de niña.

_________________________________________________________________________


Es una historia corta, pero escrita desde el alma. No sé si es buena o mala, la verdad no sé si es bueno o malo la mayoría de las cosas que escribo; pero lo que sé es que esta historia la escribí con corazón, y espero que les guste. Cuando uno es escritor, y esto está un poco alejado de los temas del cuento pero de todas formas me gustaría decirlo, creo que debería preocuparse, no por ser popular, sino porque tu trabajo le llegue a la gente, que son cosas distintas. Porque si el arte, en general, no significa nada para las personas, ¿Por qué hacemos arte entonces? si no queremos decir nada, ¿Por qué escribimos? ¿Por qué pintamos? ¿Por qué cantamos? ¿Por qué nos esforzamos? Este cuento no me llevó tanto, me llevó una noche. Pero sin embargo es mi primera historia terminada en esta plataforma, y espero que hayas disfrutado leerla tanto como he disfrutado escribiéndola. Muchas gracias por todo, si quieres más historias vota, si te gustó, apoya el trabajo de este joven escritor, y sígueme. Actualizo mis historias todas las semanas. 

5 de Junio de 2018 a las 01:24 2 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Magora Neftali A mis 16 años esto es lo mejor que sé hacer, esto es lo que soy; y por eso quiero compartirlo. Yo soy mis historias, soy un joven escritor que quiere compartir su corazón con el mundo. No se preocupen, pronto mi perfil estará lleno de pizcas de mi imaginación. Tanto historias creadas dejando volar mi subconsciente, como historias más producidas con el fin de llegar al corazón de la gente.

Comenta algo

Publica!
Allie Waters Allie Waters
Wonderful story! Keep writing in the same genre.
5 de Junio de 2018 a las 05:58

  • Magora Neftali Magora Neftali
    Thanks for your comment. It really means a lot to me :) 5 de Junio de 2018 a las 11:06
~

Historias relacionadas