La Mujer que No existe Seguir historia

liumina laila somert

¿Cómo es posible que alguien a quien conociste no existiera?


Suspenso/Misterio Todo público. © Todos los derechos reservados

#245
Cuento corto
0
4729 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

"La Mujer Que No Existe"

Cuenta la historia que en un pequeño pueblo se organizaban bailes todos los sábados en el club "Los pájaros". Todos los hombres y mujeres iban allí para divertirse. La gran mayoría para despejar su mente de una agotada semana de trabajo. Éste era el caso de un hombre a quien llamaremos Raul. Éste sujeto decidió ir con su moto a aquella fiesta. El salón estaba repleto de gente bailando al compas de la música. Sin previo aviso una chica se le acercó y tiró de su brazo, llevándolo a la pista de baile. Se sorprendió bastante por aquella acción, pero pensó que allí debía de ser normal. Intentó hacer contacto visual, pero la chica no le dirigía la mirada. -Quizás sea tímida- pensó. Sus manos estaban muy frías. Entonces le dijo:

- Ten mi campera- afirmó quitándose y estirando su brazo para entregárselo- Puedo ver que tienes frío- Débilmente la joven lo acepta y se lo pone.

La música cada vez se hacía más y más ruidosa.

- ¿Eres de por aquí?- preguntó Raul intentando sacar conversación. Pero ella solo asintió con la cabeza- Yo también lo soy. -¿Vives lejos?- siguió esforzándose, pero no dio resultado ya que ella volvió a asentir- En ese caso si quieres puedo llevarte a tu casa- propuso y ella sin previo aviso le jala de la mano para salir del lugar. Ya a fuera de la fiesta, ella lo conduce hacia donde esta la moto de Él.

-Aaa ya quiere que la lleve a su casa- dedujo- Ya comprendí. Disculpa. Dime ¿Dónde es?.

Sin abrir la boca la muchacha estira su mano e indica una dirección. Tras hacer esto, el hombre prende la moto y ella se sube. La moto iba a una velocidad moderada ya que ella de vez en cuando estiraba su mano para indicar por dónde ir. La ruta era de tierra y a los costados había pastos y árboles. La única luz era la de la luna y la de su moto, que por alguna razón la luz trasera se prendía y apagaba. Raul no lo tomó en cuenta ya que razonó que seguramente se habría dañado. A lo lejos se veía una casa y la chica indicó que era ahí. Tras parar ella se baja e intenta sacarse el abrigo.

-Descuida. Debes de tener frió. Déjalo mañana vendré por el- tras esas palabras ella le dio una débil sonrisa y se apartó para que él pudiera irse.
Ya en el camino vio por el espejo que ella quedó viéndolo irse. No entró a la casa- ¿Ella no tenía frío? - pensó dudoso. Y volvió a mirar por el espejo y noto algo...- ¿Que la luz trasera no andaba?- se preguntó para sí mismo. -Ahora ya no se apaga.

Sin darle vuelta al asunto regresó a su casa.
Al día siguiente se acordó de la chica. Y fue al mismo lugar donde la había dejado, para recuperar su abrigo. Se acercó a la puerta de su casa y golpeó cinco veces, hasta que un señor lo atiende.

- ¿Busca a alguien?- pregunta el dueño.

- Si. Disculpe, busco a una chica, la dejé aquí anoche. Me dijo que ésta era su casa. Yo le presté mi campera y le dije que hoy iba a venir a buscarla- le explicó. Pero solo recibió una cara dudosa de parte del señor.

- Discúlpeme joven, pero aquí no vive ninguna chica. Sólo estamos mi esposa y yo- afirmó.

- Debe de estar equivocado. La chica me trajo a ésta casa. No pudo ir a otra porque no hay más en esta zona- pero sus palabras no le convencía al hombre que tenía frente- ¿Está seguro?- insistió.

- Si. Se lo puedo asegurar. La única chica que vivía en ésta casa era mi hija. Se llamaba Clara. Era muy hermosa. Tenía un cabello largo muy lindo de color marrón oscuro- contaba.

- ¡Es ella!- afirmó Raúl- Llevaba un Jean azul con una remera blanca que le llegaba por la cintura. Y unas zapatillas blancas- la describe.

- ¿Usted la conoció?- preguntó asombrado.

- ¡Si! Justamente le digo que a ella la traje yo ayer- decía ya con cierta desesperación. Algo no andaba bien.

- Debe de estar muy confundido. Mi hija murió hace diez años- dijo el hombre con cierta tristeza.

- ¡No puede ser! ¡YO LA TRAJE AYER!- gritó ya muy desesperado.

- Su tumba está en el pueblo. Vaya a ver si no me cree- tras esto le cierra la puerta.

Raul se dirigió al cementerio. -Me está mintiendo. No es cierto. No es cierto. Esto es una locura. Seguro me habrá mentido- se repetía en su mente para no entrar en la locura. Hasta que encontró su tumba y.....ahí estaba....su ..campera...
Movió su cabeza repetidas veces negándose lo que estaba viendo. Miró la tumba y decía "CLARA KRONS MUERTA EN 1995 EN EL CLUB "LOS PÁJAROS" ". Su cara se desfiguró tras leer esto. Sus piernas empezaron a temblar y un fuerte escalofrío subió por su cuerpo. ¿Con quién estaba el anoche? ¿Quién era esa chica? ¡¿Porqué rayos no le habló ni le dirigió la mirada TODA la noche?! ¿Porqué todo el camino a su casa la luz , de su moto, prendía y apagaba? ¿Porqué nunca entró a la casa....?- esas preguntas aterrorizaban su mente.

Nadie sabe qué pasó con Raul. Algunos dicen que se fué del pueblo porque contaba cosas raras que le habían pasado. Otros dicen que se suicido. Otros que simplemente la tierra se lo tragó...DESAPARECIÓ.

FIN....

1 de Junio de 2018 a las 10:50 0 Reporte Insertar 0
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~