Tratado Elemental de Magia Actualizada (Siglo XXI) Seguir historia

irvtrinidad Irving Trinidad

El Tratado Elemental de Magia Actualizada (TEMA) (Siglo XXI), es una obra personal donde describo, hablo y explico la magia desde su concepción hasta su aplicación, desde que nació como superstición arcaica hasta su modernidad. Magia es una ciencia y un arte, mal etiquetado e infravalorado.


No-ficción Todo público.

#espiritualidad #Tratado #magia
2
5.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Parte 1: Introducción

PARTE 1

Introducción


   La magia es uno de los conceptos modernos tal vez más ambiguos pero es tal vez a su vez uno de los más antiguos. Desde el nacimiento del ser humano como especie producto de la evolución, la magia ha venido acompañando a este desde aquellos días donde se vivía en cuevas y eran nómada, recorriendo todo el planeta hasta donde sus pies y su imaginación la llevaran.

   En forma de trueno, plantas, bebes que nacían de forma mágica a través de una mujer que era mágica, en los inicios de la vida humana en el no entendimiento del porqué de muchas circunstancias y acontecimientos, el aquel recién homínido con su naturaleza curiosa y despierta intentaba darle explicaciones a fenómenos como la lluvia y el movimiento del sol. 

   Asustado y con sus sentidos alertas, el "hombre" comenzó a desarrollar una lógica primitiva donde veía que haciendo tales cosas, se obtenían ciertos resultados. Pasa el tiempo y al ver esos patrones y hacer actos como los del sacrificio en cada eclipse por temor a que el sol no regresara, hizo que esos actos se volvieran rituales especiales dedicados a los dioses, a esas fuerzas sobrenaturales que no entendía pero ejercían una influencia emocional y psicológica sobre ellos y física y ambiental sobre su entorno.  

   Con el tiempo, estos actos fueron precedidos por hombres quienes atravesando por estados alterados, tenían visiones que les decían qué hacer y cómo hacerlo, sintiéndose ellos cada vez más cerca de estos dioses y asumiendo una vaga concepción de estos, pero lo suficientemente fuerte como para ser ellos quienes dirigieran y llevaran estos rituales que cumplían las peticiones de los hombres.

   Se quemaba plantas, se ofrecían sacrificios animales y humanos para que pudieran escucharnos los dioses, las primeras prácticas rituales tuvieron toda esta carga psicológica y mental que era transmitida hacia las siguientes generaciones, y al no ir de acuerdo a estos códigos o prácticas, podía desatar la furia de algún dios en forma de erupciones volcánicas, largas sequías o invasiones de otros pueblos.

   Llegó cierta edad en la historia del hombre, y esos lugares donde se hacían sacríficios y se daban ofrendas a los dioses, comenzaron a ser cuidados y resguardados para que no volvieran a sufrir las consecuencias ni la ira de sus deidades. Hubo hombres que se quedaron en esos lugares como guardianes y protectores y que, con el paso del tiempo, comenzaron a ser los portavoces y los intermediarios entre dioses y humanos. Apartados, aislados de la sociedad, estos lugares para sacrificios se volvieron sagrados, especiales para dedicar tiempo a la reflexión y a la meditación. Este aislamiento en los hombres, en los que se quedaban en los templos, hacía que despertara en ellos ciertos estados mentales que les despertaba ciertas condiciones mentales o los llevaba hacia ciertos estados mentales. Ahí, el hombre era capaz de pensar distintos, razonar distinto y ver las cosas de un modo distinto, alejados no solamente de las actividades comúnes, sino también de la comunidad en general.

   Estos hombres comenzaron a tener una conexión más íntima y personal con los dioses. Utilizaban el humo de la quema de algunas plantas para meditar y perfumar aquellos lugares sagrados, de conexión especial con los dioses donde ya no era un simple lugar, sino uno donde cualquiera digno o con alguna petición especial, podía tener acceso, razón por la cuál no debía ser igual que una casa o un establo. 

   Los espacios sagrados entonces se convirtieron en templos, y los hombres que en ellos vivían, se convirtieron en mediadores entre los dioses y los humanos. E intercedían por los humanos ante los dioses y dedicaban horas a la reflexión para ayudar a los humanos con las peticiones o los caprichos de lo dioses. 

   Los dioses, al ser caprichosos, tenían cada uno su forma de ser tratado y su forma para poder comunicarse con ellos. No podías hacerlo el mismo día ni a la misma hora para todos. Se debían tener ciertas atenciones, ciertos cuidados, ciertos detalles que solo aquellos que tuvieran el tiempo y la dedicación para conocerlos, podían saberlo. Se convirtieron entonces estos guías y guardianes en seres capaces de hablar entre los hombres como entre los dioses.

   Aprendieron entonces a que haciendo tales ofrendas, o cometiendo tales actividades, era la forma en como podían obtener el favor de los dioses. Encontraron ciertos patrones y obtuvieron ciertos conocimientos, que solamente aquellos que daban su tiempo o su vida para ser mediadores, podían conocer. 

   Desde luego, aún no se desarrollaba la escritura como una herramienta para conservar la información. Esta, la información, era transmitida de boca a oído, de quien quería o debía continuar siendo el vínculo o la conexión entre dioses y humanos, con el que tenía las formas y los medios de hacerlo. Se daba entonces inicio a la relación aprendiz y maestro, transmitiendo la información de boca a oído. 

   Algunos dioses fueron sabios, y enseñaron al hombre una especie de técnica donde mediante algunos signos o símbolos plasmados, podía tenerse acceso a tal o cuál conocimiento sobre ellos, su modo de actuar o el modo de involucrarse. Algunas formas de escritura comenzaron a desarrollarse, sin embargo y del mismo modo, era un favor de los dioses que le daban a los guías a la cuál solamente era mostrado a aquellos destinados a cuidar y proteger estos templos.

   Y su relación con las plantas, las estrellas, los días y los cambios de estación, comenzaron a ser entendidos en una forma básica. Se comenzó a relacionar ciertas plantas con ciertas deidades. Se comenzó a relacionar la fuerza de la naturaleza con los dioses. Y entendieron entonces que estos actuaban mediante la naturaleza, razón por la cuál debían prestarle atención a todos los símbolos o signos que estos evocaran. Sin embargo y como la naturaleza solamente hablaba en el silencio, hacía que los sacerdotes fueran aún más al interior y a profundidad con estas formas en como los dioses se expresaban. Se obtuvo entonces un y cierto conocimiento sobre las plantas, las piedras, las estrellas y los planetas.    

   No obstante, este conocimiento debía ser cuidado pues un error al momento de hacerlos o una equivocación, podía desatar la ira o la furia de estos y se podía perder la conexión divina que había entre el humano y los dioses. El hombre ya sabía de una existencia de fuerzas que iban más allá de su entendimiento. Se les respetaba y veneraba pero, una vez entendiendo esta relación de plantas que vivían en ciertos lugares, que daban ciertos efectos y que eran utilizadas para comunicarse con ciertos dioses, se formó entonces otra cuestión: ¿qué querían los dioses?

   Nace entonces la adivinación. Se comenzó a tener ahora una comunicación bilateral con los dioses, ya no solamente unilateral de ellos hacia nosotros, sino que ahora, podíamos nosotros comunicarnos con ellos. Mediante la gracia de las divinidades al permitirle al hombre usar las bendiciones de las plantas, comenzaron a ser compartidos estos conocimientos entre ellos. Y vieron que ciertas plantas podían curar ciertas enfermedades, y vieron que ciertas hierbas podían causar locura, y vieron que ciertas plantas podían detener la muerte.

   El hombre entonces tuvo una conexión más profunda con la naturaleza. Ya no solamente la usaba como parte de su modo de vivir, sino que también con un doble propósito: tener el beneficio y la bondad de la naturaleza. Es decir, ya no era solamente una visión utilitarista para comer o alimentar a los animales, sino para ejercer influencia sobre su entorno. Esto, desde luego, fue peligroso, porque un arte enseñado a los que no estaban directamente ligados a los dioses, podía ser usado de otra forma que no fuera la espiritual, la que te hacía conectarte con dioses o encontrar respuestas con ellos.

   Con el tiempo, estos adivinadores y guardianes de lugares sagrados, profundizaron en los conocimientos y se convirtieron en guardianes de estas artes, se convirtieron en sacerdotes, dando toda su vida para conocer a los dioses y saber qué es lo que querían. Eran responsables de las peticiones del pueblo y llevar a los líderes y reyes a obtener sus victorias u orientarlos hacia dónde les fuera mejor. Algunas veces los dioses fallaban y los sacerdotes eran asesinados, pero otras resultaban favorables y hacía que los sacerdotes poco a poco fueran tomando no solamente más influencia sobre la gente, sino también que tuvieran más poder sobre esta. 

   Es entonces que aparece un lugar donde todos estos saberes comenzaron a marcar historia: mesopotamia. Gracias a la actividad mercante, fue como estos saberes, algunas herramientas y plantas, comenzaron a ser transportados y conectados entre distintos lugares. Se comenzaron a mezclar y a adoptar nuevas prácticas, nuevas formas de utilizar las plantas, nuevas formas de usar lo mucho o poco que se conocía sobre dioses, la naturaleza y sobre el humano.

   Aparecen entonces pueblos como los Egipcios, los Griegos, Romanos, y muchos otros de muchas otras partes de todo el globo donde estos saberes se iban haciendo cada vez más un arte y una profesión destinada a "elegidos" por las estrellas. Se acumularon dichos saberes y comenzaron a ser utilizados de otras formas: para conquistar pueblos, causar enfermedades, endulzar personas. Hubo rituales y hubo magia. Hubo artes y comenzó entonces a desarrollare las protociencias (como la alquimia y la astrología), que más tarde darían nacimiento a la química y a la astronomía. 

   Desde luego, no quiero hacer a un lado las enseñanzas de medio oriente, de Asia donde también hubo estos saberes, pero por conflictos por los idiomas, sería difícil relatarlos. Sin embargo, así como hubo guerras entre hombres, también las hubo entre los dioses.

   Empero, los griegos con toda su cultura, comenzaron a llevar la naturaleza cuestionadora del hombre a un nivel mayor. Comenzaron a dudar de su actuar, de su vivir, pero también, comenzaron a dudar de los dioses. Al tener resueltas sus necesidades básicas (de distintas formas), al tener tiempo para pensar y reflexionar, se comenzó entonces a llevar estos saberes a tela de juicio, donde algunos fueron desechados y otros fueron cambiados o mejorados. Sabemos que la Filosofía, producto de los griegos, tuvo un gran impacto en la ciencia mucho tiempo después, sin embargo, también lo tuvo en estas artes mágicas y milenarias que, en Grecia y con las condiciones sociales, mentales, emocionales, geográficas o políticas, hacía que dichas artes no tuvieran "el efecto dicho". 

   Es decir, las artes y los conocimientos sobre algunas cosas, no tenían influencia o beneficio en otros lados. Razón por la cuál comenzó a sustituirse estos saberes por métodos que ayudaban a saber si lo que se decía, hacía o probaba, funcionaba o no. Fue un pre-método científico. Aunado al contexto regional como las expansiones militares o culturales, hizo que algunos saberes fueran sustituidos y diera paso a otros nuevos haciendo que, por ejemplo, la alquimia que era filosófica y mágica, se convirtiera en técnica y científica en química. 

   Nació la religión como institución. Nació otra deidad que intentó estar por encima de otras, sin embargo, le bastó estar del lado de la fuerza y del poder militar para someter a otras deidades. Solo así pudo tener el poder que tuvo junto con el inteligente sincretismo y la imposición de miedos.

   Por otro lado, lo que en un principio habia nacido de actos rituales y que había desarrollándose en un arte, no es exclusivo de Europa; en otras partes del mundo también se desarrolló, aunque con otros nombres y con otras formas. En América, en forma de chamanismo; en África, en forma yoruba y así en distintas partes. No obstante, la intención de la magia en un principio fue la misma: tener una conexión e influir sobre la vida.

   En Egipcio, por ejemplo, se fue a un nivel mucho mayor, llegando a profundizar y dejar un legado tan grande como lo fue su perspectiva sobre la muerte y el renacimiento. El budismo, en Asia tuvo una visión también peculiar, pero estas concepciones se quedaron en la parte espiritual y personales, no las llevaron a un nivel más religioso como en Europa.

   Dado el creciente poderío que tuvo la institución religiosa, estas artes y aquellos saberes y conocimientos tuvieron que quedar relegados y ocultos. Dejando en claro que estamos hablando del origen común o el más conocido que es el Europeo, los templos que había fueron saqueados por otros pueblos y por otras religiones. Hubo sincretismo, hubo imposición, hubo sustitución de creencias por el dogma, que es incuestionable. 

   Tiempos oscuros llegaron para la humanidad con le Edad Media, también conocido como el tiempo del oscurantismo. La religión dominaba y todas estas artes, todos estos saberes eran eliminados, tanto de manera física en la destrucción de templos o libros, como en la forma pública y privada. Hubo cacería de brujas, y apareció la figura del demonio, del diablo, símbolos del enemigo estado-religioso que dominaba sobre la época. Sin embargo, aparecieron también las órdenes caballerezcas y ciertos gremios o grupos de personas, que tenían como objetivo cuidar todos los artes y saberes considerados peligrosos por la iglesia.

   Esos tiempos hizo que el hombre entrara en miedo, que entrara en desesperación. Las condiciones sociales hicieron que la mente de las personas fuera otra. Si bien, en Egipto y en otros partes ya se habían desarrollados ciertas artes o saberes perjudiciales como la hechicería y la magia negra, aparece entonces la brujería, una forma de maleficios que buscaban lastimar, herir o provocar caos y daño. Se usó entonces esta conexión con lo divino y lo espiritual con fines bélicos. No digo que haya sido creada en la edad media la brujería; ya era usada desde antes, pero tuvo su especial fuerza tanto política como esotérica, en aquellos tiempos.

   Con forme la iglesia fue perdiendo poder, con la llegada de gente ilustre, nuevos monarcas y cambios y progreso tecnológicos y sociales, fue que cambiaron los tiempos para estos conocimientos. Pese a que se habían perdido muchas artes, obras completas fueron quemadas y otras confiscadas por la iglesia, el hombre retomó estas prácticas que fueron actualizadas según el contexto y según lo que tenían disponible. No podían usar las mismas hierbas que había en Egipto, Gales o en otras partes, por lo que tuvieron que regionalizar los conocimientos y los saberes.

   De nueva cuenta el tiempo y los "destinados" a guardar y a transmitir esta información, los saberes y los artes comenzaron a ser transmitidos ahora de forma personal y también en masa. Se comenzaron a transcribir libros, obras y papiros y ahí, el conocimiento iba también. 

   No obstante, no se puede tampoco dejar de mencionar a los primeros hombres filósofos y científicos que tuvieron su contribución, desde los sacerdotes hasta los filósofos que lucharon contra la iglesia, inclusive aquellos que dentro de esta, hicieron sus aportaciones aunque les costara la vida. En otro capítulo hablaré de estos hombres y de sus contribuciones.

   Empero, aparecieron órdenes esotéricas y con ellas, nuevamente el arte y los saberes comenzaron a tener un rumbo y un lugar donde ser enseñados y donde ser transmitidos. Aparecieron formalmente ocultistas, hombres esotéricos y bien ilustrados quienes sabían de filosofía, ciencias y estos artes que para aquellos días, ya eran considerados como charlatanería, solo porque no habían encontrado los cables precisos ni el modo de como hacerle funcionar. 

   Desde luego y dado que aún seguía existiendo una persecución, los saberes tuvieron que ser codificados con símbolos que solamente aquellos doctos y con conocimientos, también llamados "iniciados", podían descifrar. El arte que en un comienzo había nacido de boca a oído, que era merecido y ganado no entregado solamente porque si, tenía como fin el ser enseñado mediante distintas vivencias y explicaciones que solamente personas ilustres, inteligentes, con buena fe y voluntad, podían entender.   

   Hubo entonces una mezcla entre magia, religión y espiritualidad. Había secretismo y ocultismo, y se utilizaron ciertos libros, ciertas claves y ciertos alfabetos aparecieron para ayudar a esto. Aparece el simbolismo y el conocimiento oculto, el esotérico, el que solamente es enseñado y aprendido por unos cuántos, quienes habían pasado las limitaciones mentales y quienes podían tener la fuerza necesaria para ser verdaderamente libres (de mente, cuerpo y alma). 

   Libros, grimorios, tratados de magia y otros, fueron escritos mediante este simbolismo para ocultarse como también, para ayudar a que el iniciado desarrollara esas capacidades de búsqueda, persistencia, constancia. El ser iniciado en estos misterios menores (los que refiere a la naturaleza), significaba que ya no había marcha atrás. Desde cierto punto de vista, es comprensible que aquel que haya nacido con las capacidades, haya podido verlo, aplicarlo y vivirlo. Otros, que no corrieron con la misma suerte, fueron desertores y enemigos de estas artes. Aunque ya no fueron tan perseguidos, si fueron ridiculizados y hasta acusados como charlatanes públicamente para quitarles mérito, verdad, fuerza y "poder". 

   Aparecen también los términos de brujos, magos, hombres dotados de virtudes morales y espirituales quienes eran capaces de comprender estos saberes y estos misterios, y de influir así un cambio para su vida misma como de quienes le rodeaban, de uno u otro modo. 

   La mente humana entonces pasó de ser algo arcaico o una forma de pensar más compleja y más "racional". Aparecen entonces el ilusionismo, la prestidigitación, la estafa y los charlatanes. Y fueron usados ciertos saberes para ser explotados comercialmente no como saberes, sino como simples trucos que podían fascinar a más de uno. Fue entonces que aquellas artes fueron consideradas como charlatanería y pseudosciencia, pues su significado original, su verdadero fin, fue malversado producto de múltiples condiciones y factores que en conjunto, hicieron que perdiera su valor y su fin.

   Algunos hombres tratan de recuperarlo con distintas perspectivas o cambiándole el nombre. De este modo, podía pasar desapercibido y solo aquellos que tuvieran la suficiente cantidad de neuronas y los ojos bien abiertos, podían entender, relacionar y estudiar. Las órdenes esotéricas aquí ayudaron mucho, haciendo entonces que la magia y el acto ritual se volviera algo inter y transpersonal. Se utilizaron figures para suavizar o "diluir" el choque psicológico y emocional de estas enseñanzas y quitarles el velo o perjuicio negativo que habían sido puestos sobre estos saberes.  

   Se utilizó la alquimia, la filosofía y la teología para ocultar y transmitir estos saberes, y los científicos, pudieron transmitirlo a sus alumnos. De nueva cuenta, un saber selecto y elitista por su propia naturaleza, era enseñado de boca a oído (lo que no alcanza a transmitir pluma y papel) y de Maestro a Aprendiz (de Docto a Alumno). 

   Si bien, hoy en día la magia es considerada como una charlatanería y un acto de superstición (ya que no a todos les funciona), aprender de magia es algo que nos puede llevar una gran parte de nuestra vida pues es, a mi modo de verlo, un arte que debe tener su respeto y su tiempo para ser verdaderamente entendido e interiorizado. El hecho de que hubiera más personas publicado libros, hace que estos saberes fueran multiplicados, sin embargo, existe un error que a todo estudiante o "científico" de la magia siempre se les olvida: esta (la magia) y esto (el camino) es personal.

   La magia es acusada principalmente por ser un acto de fe ciega, superstición y charlatanería porque no funciona. Es verdad, no va a funcionar porque las condiciones pocas veces son las mismas. Si esperamos tener el mismo resultado que tuvo un sacerdote egipcio o un druida en escocia, jamás va a pasar porque del mismo modo en que no estamos en las mismas condiciones, no tenemos el mismo entrenamiento ni el mismo estilo de vida, no estamos ni en el mismo contexto social, cultural, personal, etc., etc.

   Los antiguos magos y sacerdotes llevaban toda una vida dedicada a los dioses, al estudiar y al comprender los secretos menores (los de la naturaleza) y mayores (los del espíritu) como para desear, de forma tal vez infantil y hasta fantasiosa, que tendremos los mismos resultados por nuestro estilo de vida, es verdaderamente "ilógico". Tal vez pienses que magia y lógica no deberían estar en el mismo párrafo o en la misma oración, pero por el hecho de desconocer un efecto o un fenómeno, no significa que este no deje de ocurrir. Ocurre de alguna forma que aún no entendemos, pero no significa que no pueda ser comprendido. Tal vez para nuestros conocimientos, experiencias y ojos, no lo podremos ver. Es entendible, coherente y hasta lógico, es cierto. Sin embargo y como dije, este es un camino que requiere un método aplicado al camino personal.

   En mi visión, la magia hoy en día es una conexión del interior con el exterior, del uso de herramientas, rituales, palabras y demás, para poder tener esa conexión que permita tener contacto con nuestras emociones, sentimientos, pensamientos y sensaciones. Un acto mágico puede que no tenga resultados ipso facto o que solamente por pronunciar una oración vaya a tener el mismo resultado que otro ocultista. No, es hasta ilógico para la magia misma. Se dice que esta es un arte porque se requiere tiempo, trabajo, esfuerzo y dedicación. Pero también es una ciencia porque requiere un método, un protocolo, que va a funcionar distinto para cada uno. Me gusta ver a la magia como un cuerpo de conocimientos con su propio metabolismo: cada magia es distinta, por tanto, cada tratamiento es distinto, y cada medicamento funcionará distinta. 

   No obstante, vivir o hacer magia no significa que tendremos que dejar de ser humanos y venderemos nuestra alma a entidades desconocidas como algunos grimorios cristianos nos intentan convencer; todo lo contrario, es hacernos más humanos pero superar nuestra humanidad y evolucionar, haciendo que sean esas "entidades desconocidas", que no es otra cosa que un valor dado a cierta forma de energía (interna y externa), hagan lo que nosotros queramos. 

   Desde otra perspectiva, la magia para mi, puede ser explicada sumando múltiples saberes: psicológicamente, es la invocación de nuestro inconsciente e inconsciente; químicamente, es producir las moléculas y compuestos necesarios para darle esa fuerza e intensidad a nuestros actos; físicamente, es energía y magnetismo; biológicamente, es utilizar nuestra sensibilidad y nuestra naturaleza; filosóficamente, es descubrir el porqué de nosotros y hacer ocurrir los cambios en nuestra vida; herméticamente, es mental, una acción y una reacción, causa y efecto de un ritmo, una generación y una dualidad. De una u otra forma, la magia está presente como siempre lo ha estado. La diferencia, es que cuando somos conscientes la estudiamos, la experimentamos y la vivimos, y mientras no la hacemos consciente, la vemos y la llamamos como sexo, felicidad y ilusión. 

   Magia, en resumidas cuentas, es conectar nuestro interior con el exterior para que, conociéndonos, podamos conocernos y conocer al universo mismo para hacer que las cosas ocurran. Magia es hacer que las cosas ocurran. Es conectar cielo con tierra. Es ser y hacer. Magia, para mi, es ser dioses y humanos al mismo tiempo. 

   Entonces, en esta obra se describirán múltiples asuntos relacionados con magia; historia, personajes, culturas, herramientas, símbolos, rituales, tipos de magia entre otros temas. Todo esto, con el fin de llevar al estudioso y al curioso a darle una visión actualizada sobre el desarrollo de la magia, que como bien repito para hacer magia, hay que hacerla nuestra, y eso es un camino de dedicación y constancia, pero sobre todo, personal. 

31 de Mayo de 2018 a las 22:05 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Irving Trinidad De nacionalidad mexicana, me considero más un trotamundos. Conocer, viajar, senderismo y seguir el camino de la vía lactea es mi pasión; escribir, filosofar y charlar, es el producto de mi tránsito por esta corta y sutil vida.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~