Cuento corto
0
4748 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Teorías Sociológicas Actuales

¿CADA VEZ MÁS DISTINTOS O CADA VEZ MÁS IGUALES?



UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

José Orlando Melo Naranjo y Angélica Cárdenas

Año – 2016


RESUMEN

La pregunta es bastante compleja porque puede contener diversos puntos de vista, apreciaciones, análisis académicos y sociales, porque en el siglo XXI la realidad es bastante variable y se transforma constantemente como consecuencia de las nuevas tecnologías de información y comunicación, los avances científicos, el consumismo excesivo, etc. Entre otros factores que influyen. Por estas razones, en las sociedades del mundo surgen nuevos grupos, comunidades e individuos que imponen formas de vivir e interactuar con otros, a tal punto que es difícil definir si son nuevas culturas, si no lo son, o si deben cumplir ciertos requisitos para ser llamados colectivos culturales. En todo caso, si cada vez somos más distintos o iguales, es cuestión que debe ser estudiada desde el proceso de globalización, pues esta permitió que la población del mundo transmitiera modas y diversas formas de pensar el mundo, asimismo, los científicos sociales muestran que la sociedad global está sometida por culturas impuestas desde las grandes potencias, tal es el caso de Estados Unidos que estableció formas mundiales de consumo y consumismo, que son aceptadas y colocadas de forma legal para garantizar que la cultura de una potencia este por encima de otras culturas.

Palabras claves: Homogéneos, diferentes, aspectos, globalización, social.


INTRODUCCIÓN

Para Manuel Castells, la homogeneidad, la diferencia y los problemas de tipo social en pleno siglo XXI, pueden ser abordados desde el contexto global y no solamente a partir del ámbito nacional, porque la globalización muestra al mundo desde la diversidad, pluralidad, ausencia o permanencia de identidad cultural.


Por ende, al pensar en si cada vez somos más distintos o iguales, el autor escribe: <<La globalización no es una ideología sino un proceso objetivo de estructuración dentro del conjunto de la economía, sociedades, instituciones, culturas y, concretamente, iniciemos o empecemos también por recordar que «globalización» no quiere decir que todo sea un conjunto indiferenciado de procesos>>. (Castells, 2003: 12).


Es decir, la globalización representa una política económica, pero no tiene el carácter de algunas políticas que se convierten en ideologías, porque es un proceso económico que integra las economías del mundo para comerciar a través de la oferta y la demanda mundial de productos, mercancías, bienes y servicios. Luego entonces, esa globalización potencia no solo el diseño y surgimiento de procedimientos financieros, tambien genera el nacimiento de grupos sociales y culturales, pero no todos los grupos que surgen se vuelven o son mundiales, pues forman parte de una comunidad o region.


Por estas razones, la diversidad de grupos sociales que ha logrado producir la globalización no siempre es mundial, de ahí que sea tal valiosa, porque permite hablar y decir que son distintos, no iguales. Pero en lo que si serian iguales la mayor parte de culturas y grupos del mundo, seria en que usan el mismo modelo económico que se denomina capitalismo, tambien; en el consumo y consumismo que se ha impuesto a nivel global.


1. ¿SOMOS CADA VEZ MÁS DIFERENTES O SOMOS HOMOGÉNEOS?


Responder esta pregunta no es fácil, porque la globalización encierra a las naciones en problemas internacionales, pues en la actualidad lo que afecta a un país puede generar impactos positivos o negativos sobre otros, Dado que, el mundo comercial parece haberse convertido en una especie similitud y homogeneidad, pero no todos los grupos sociales son iguales porque cada país tiene problemas propios que escapan del proceso global.


Por ejemplo, en lo que la sociedad es homogénea sin interesar el país, es en el problema ambiental que enfrenta la humanidad, a saber: <<En el tema de la globalización se ha desarrollado la noción de bienes públicos globales que requieren una gestión global, como el medio ambiente, por ejemplo. Aunque ahora la administración Bush diga que no cree en aquellos informes de los expertos, éstos son unánimes en que el calentamiento del planeta existe. Lo que no se sabe todavía es cuánto, cómo y cuándo, pero sí se sabe que existe tal calentamiento>>. (Castells, 2003: 13).


Es decir, cada país es diferente en la forma en que contamina y destruye su medio ambiente, pero todos son homogéneos porque no pueden escapar a la realidad mundial de un calentamiento global que produce estragos, como es el caso de las inundaciones, sequias, epidemias, desorden climático, etc. Sin embargo, son bastante iguales y homogéneos en la forma en la cual los gobiernos tratan de evadir su responsabilidad en materia de contaminación ambiental, pues en su intento comercial por competir económicamente en los mercados del mundo, destruyen los recursos naturales y energéticos sin medir las consecuencias y efectos nefastos.


Entonces, en el proceso de la globalización algunos factores nos hacen cada vez más diferentes y homogéneos, las dos cosas suceden todo el tiempo.


Al respecto, tambien podría afirmarse: <<Si alguien dudara de la existencia de una interrelación de los problemas de salud en este mundo, la epidemia de SARS, después de la del sida, nos recuerda hasta qué punto vivimos en un planeta en que, si los pobres enferman, los ricos también enferman. Y Canadá protesta porque lo incluyen en la lista de países contaminados, y dice «yo soy rico», pero le contestan: sí claro, pero usted también está contaminado>>. (Castells, 2003: 14).


En ese orden de ideas, la globalización tambien genera diversidad y amplios espacios para la diferencia, pero tambien integra los problemas, ya que el comercio internacional y el turismo pueden transmitir a nivel mundial las epidemias, lo cual indica que los problemas no consisten en si las personas son ricas o pobres, pues las enfermedades y agentes biológicos se pueden llevar a todas partes. Por ello, se trata de asuntos públicos globales.


Claro está, no es conveniente omitir: <<El capital financiero siempre ha sido global: puede transferir miles de millones de euros en cuestión de segundos de una inversión a otra, y esa capacidad de comunicación y de sistemas de información es tecnológica y actual. Por eso, la globalización actual no es la misma que las globalizaciones anteriores, porque está ampliamente basada en tecnologías de comunicación e información que permiten suprimir las distancias entre países>>. (Castells, 2003: 14).


En este sentido, existe homogeneidad a nivel mundial en las transacciones o movimientos financieros, tambien; en el auge global de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), ya que estas permiten eliminar todas las barreras geográficas entre los ciudadanos del mundo, por ende, aun cuando una persona no viaje a otro país, puede ver a otras personas o seres queridos en tiempo real a través de una video-llamada. Aspectos que son positivos y en ocasiones negativos, esto depende del punto de vista.

Por otra parte, cada vez somos más iguales en que dependemos de la red o el internet para realizar o llevar a cabo todo tipo de asuntos a nivel social, económico, cultural, político, jurídico, etc. Ejemplo: <<Sabemos que esta globalización es, al mismo tiempo, incluyente y excluyente. Incluyente de todo lo que tiene valor social y excluyente de lo que no lo tiene. Así, la globalización propiamente económica es una globalización selectiva. Por eso los estados, los gobiernos, las empresas de cada país tratan de situarse en esa red global; porque fuera de ella no hay crecimiento, no hay desarrollo, no hay riqueza>>. (Castells, 2003: 14).


En síntesis, la red mundial del capitalismo global es incluyente en cuanto recibe a quienes son capaces de competir en los mercados y comercios internacionales, pero excluyente de aquellos que no logran hacerlo al ritmo acelerado al que va la sociedad. Por ello, los gobiernos buscan estar dentro de la red, de lo contrario; pierden riqueza y progreso social.


Lo negativo de estos acontecimientos sociales, es que para estar dentro de la red capitalista global, se requiere de un consumismo de todo tipo de cosas artificiales, pues se trata de la competencia mundial financiera, no de suplir solo las necesidades básicas, y si de lograr crear necesidades artificiales que hagan del consumo excesivo una fuente de ganancia, sin interesar si el planeta colapsa o se destruye. Por estas razones, se pueden cuestionar sus consecuencias a nivel social, a saber:


<< ¿Qué ocurre en ese tipo de globalización? Pues que grandes sectores de muchas sociedades quedan marginados de ese proceso de globalización, mientras que otros se benefician extraordinariamente. No se puede decir que la globalización es en bloque negativa o positiva. Depende de para quién, de cuándo, de dónde y de cómo se evalúe, porque a veces puede ser positiva en lo económico pero negativa en lo medioambiental>>. (Castells, 2003: 14).


Siguiendo la línea de pensamiento de Castells, se podría reafirmar que la sociedad actual cada día es más homogénea en concentrar la riqueza en las manos de unos pocos, y aumentar la pobreza y la miseria en millones. Ya que las grandes empresas y clases altas que tiene poder financiero si logran competir en el mercado global, entre tanto, los pequeños comerciantes y propietarios marginados o pobres no pueden hacerlo, pues los precios y las ofertas de los grandes negocios los empujan hacia la quiebra.


Por estas razones, se dice que la globalización tiene sus aspectos positivos y negativos, según a quienes favorezca y a todos aquellos que no, y esto depende más del poder económico que de la representación política, pues esta ha pasado a segundo lugar, así lo indica el especialista:


<<Es en esa red donde se toman las decisiones políticas, donde se negocia, donde se hace la gestión. De este modo, aquellos estados–nación no han desaparecido en la globalización; pero para subsistir han tenido que ceder soberanía, y algo más importante: han tenido que separarse un grado más del sistema de representación política del que forman parte. Sus ciudadanos no sólo tienen que aceptar que lo que ocurre en un pueblo o en una región no es lo mismo que lo que ocurre en el Estado en su conjunto, sino que deben aceptar que hay una lógica global de gestión en el Estado-nación>>.

(Castells, 2003: 15).


Es decir, la sociedad en el siglo XXI es más homogénea, porque depende más de las circunstancias económicas del mundo, que de aquella gestión de sus políticos y formas de gobernar los asuntos públicos, tanto así como decir que la política está condicionada por el azar del mercado, no por la riqueza que posea un país en recursos naturales y energéticos, entonces si el dólar sube y baja el petróleo, los países que dependen de esos azares se verán muy afectados a nivel económico y social.


2. LOS ASPECTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS DEL DESPERTAR DE LAS NUEVAS IDENTIDADES


Las identidades corresponden a construcciones culturales que al despertar pueden generar una resistencia social positiva o negativa, según el enfoque, pero van más allá de esto, por ejemplo: <<Habitualmente, en las ciencias sociales se entiende por identidad aquel proceso de construcción de sentido sobre la base de un atributo cultural que permite a las personas encontrar sentido a lo que hacen en su vida. A través de un proceso de individuación se sienten lo que son, tienen sentido porque se refieren a algo más que a ellos mismos, se refieren a una construcción cultural>>. (Castells, 2003: 16).


Evidentemente, la identidad es una construcción cultural que le otorga a la vida un rumbo, sentido y orientación social, por ello, cada persona que se siente identificada por algo y que participa de ese algo, experimenta una de las formas de integrarse y unir su fuerza a un proyecto. solo que este puede ser positivo o negativo, pues a quienes se identifican con grupos armados y extremistas como un estilo de lucha y vida, y otros prefieren dejar de lado la violencia y refugiarse en nuevas formas de arte, pero cual sea el caso, las identidades no siempre son colectivas. A saber:


<<El individualismo es una forma de identidad. Hay una forma de identidad que puede ilustrar la siguiente frase: «yo soy el principio y el fin de todas las cosas», o «yo y mi familia somos el principio y el fin de todas las cosas». Eso es una forma de identidad, pero generalmente las identidades a las que nos referimos son aquellas identidades construidas con los materiales de la historia>>. (Castells, 2003: 16).


En síntesis, las identidades pueden ser colectivas e individuales, pero las primeras son las que transforman la sociedad por su masa y fuerza.


Dado que, un individuo puede tener identidad y sentido de pertenencia con la protección del medio ambiente en determinado lugar geográfico, pero el en su individualidad podría escribir sobre el tema, denunciar ante aquellas autoridades competentes los daños ambientales, etc. Pero las identidades en grupo, fuerza y masa, podrían protestar, colocar demandas jurídicas en masa, movilizar recursos y lograr que una empresa detengan los proyectos de invasión y destrucción ambiental, entonces dicha resistencia y despertar sería positivo para los ecosistemas y quienes viven cerca de ellos.


Por otra parte, para seguir tratando el tema es importante analizar hasta que punto el despertar de las identidades, se aferra a los cambios bruscos o intenta conservar sus raíces, dado que: <<En el contexto de la globalización, encontramos una tensión generada y aumentada por la aparición de dos tendencias “opuestas”: una, que apunta hacia la construcción de identidades “posmodernas”, distintas por su carácter híbrido y transnacional y, la otra, que apunta hacia la permanencia de identidades absolutizadas, cerradas y esencialistas>>. (Cocco, 2003: 10).


Sin duda, el despertar de las nuevas identidades enfrenta a las dos posturas, ya que la posmodernidad intenta que las identidades pueden expresarse en la diferencia, los diverso, distinto y novedoso, entre tanto que los argumentos esencialistas pretenden que cada comunidad, grupos, pueblo o país logre cerrarse a su cultura e identidad, pues de este modo parece conservar más intactas sus costumbres, conocimientos y saberes, de lo contrario, aquellas identidades serian un hibrido, unión de muchas cosas sin saber que es.


Así mismo, es necesario reconocer: <<La globalización de la información y el desarrollo de tecnologías mediáticas han originado cambios importantes en la forma como los individuos se representan el mundo>>. (Cocco, 2003: 12). Por ende, las identidades tienen aspectos positivos y negativos.


Por ejemplo, los cambios acelerados que ha experimentado el mundo como consecuencia de la globalización, ha generado de forma positiva que grupos de niños y adolescentes que pertenecían a identidades ancestrales como en el caso de los indígenas, puedan disfrutar de la interacción cultural con todo tipo de colectivos e identidades, lo negativo es cuando las generaciones no logran resistir la presión social y terminan despreciando sus raíces.


Por estas razones: <<Se está ante el crecimiento simultáneo de procesos globalizantes y la preeminencia de nacionalismos exclusivistas, cerrados y esencializados. Este es un momento en el cual muchas personas, ya no establecidas en un solo lugar, hacen un gran esfuerzo por revitalizar o construir sus tradiciones y sus reclamos políticos a los territorios e historias de los cuales han sido desplazados>>. (Cocco, 2003: 13).


Es decir, el despertar de las nuevas identidades es parte fundamental en el proceso de globalización, porque las generaciones actuales son las que se pueden encargar de luchas para que no existan nacionalismos cerrados que atenten contra las libertades y culminen en dictaduras, como tambien; para reclamar a los gobiernos que les devuelvan sus territorios y garantías a nivel político y constitucional de poder ejercer sus tradiciones o costumbres.


CONCLUSIONES


Cada vez somos más iguales porque el proceso de la globalización es un fenómeno económico y social, que integra a todos los países que ingresan en la red financiera global, por ende, los problemas económicos que surjan en un país afectan a otros países, especialmente a sus poblaciones más pobres y marginadas. Pero a un somos muy diferentes en cuanto a formas de expresión y creación de colectivos sociales que forman parte del mundo, pero que no siempre son mundiales, haciéndose únicos y diferentes.

BIBLIOGRAFÍA

MANUEL, C. (2003). Globalización e identidad. España. Universitat de Barcelona.

MADELINE, C. (2003). La identidad en tiempos de globalización - Comunidades imaginadas, representaciones colectivas y comunicación. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

25 de Mayo de 2018 a las 00:35 0 Reporte Insertar 0
Continuará…

Conoce al autor

JOSE ORLANDO MELO NARANJO José Orlando Melo Naranjo, inicio su carrera como escritor en el año 2008. En su última afirmación explico: He consagrado estos talentos al Eterno, a Dios, por ello, el Señor Jesucristo y su Santo Espíritu, me permiten tener en el 2018, casi 300 artículos entre tesis, novelas, poesías, artículos de sociología, filosofía, derecho, entre otros, y esto solo por su Gracia. Por ello, rindo al Eterno lo poco que soy.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~