Cuento corto
1
4756 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

para ser humano.

tan complicada de entender, aquella incesante voz que rogaba que me callara y tan solo con lagrimas en mis ojos y con una sonrisa tan tonta ocultaba el dolor naciente de mi corazón a cada palabra que se clavaba como un puñal en cada parte de mi ser, de pronto un grito de no mas se dejo oír saliendo de esos labios que logre besar en algún momento de mi vida, sin duda alguna un amargo dolor que rompía cada centímetro de mi egocentrismo y de mi arrogancia, ver esos ojos color cafés que se llenaban de tanto dolor, rabia y rencor pero de decepción y tristeza a la misma vez afectaba mi respiración, pero seguía parado frente a ella sin poder moverme, aquellas manos que algún día me acariciaron ahora estaban sobre mi golpeando mi pecho con una gran culpa encima, ese bello y hermoso rostro con el que me levantaba cada día ahora no estaba mas que expresando todo lo que sentía, simple y llano enojo acumulado, mis manos solo detuvieron los golpes palpitantes que me daba, luego lentamente al bajar sus brazos rápidamente detuve ese mar de lagrimas que me estaba ahogando de a poco. mi boca pronuncio un te amo con un vago silencio creciente, algo detenía a mi garganta, quizás la impotencia de romper en llanto y de sentirme como una basura, pero sin duda alguna puedo decir algo mas antes de firmar una sentencia larga para mi corazón en tu olvido, y es que cada lunar de su rostro, su abdomen, su espalda, de todo su cuerpo tenia un significado grande, era como ver una constelación de estrellas aglomeradas dentro de una galaxia personal que podía ver cuando me lo permitiera, esos labios que quemaban mi alma con cada beso dejando una pequeña llama que no se extinguía con nada,recorriste cada parte de mi alma, dejando esas inmensas huellas plasmadas, tocaste todos mis sentidos desde dentro, te adueñaste de mi corazón, completamente... mírame ahora sin duda alguna no se como hacer para que todo aquello que hiciste en mi se aleje porque no lo quiero así, aquellas veces que mis ojos te regalaron una lagrima, era para que notaras todo lo que me hacia feliz porque jamas fueron causadas o provocadas por dolor, esa forma tuya de llevar el cabello tan a tu manera era algo que sin duda alguna me encantaba y un detalle que como a un tesoro invaluable guardo dentro de mi, aquellas sonrisas que tantas mañanas me alegraron y que eran como un sol radiante en un campo colmado de girasoles, quisiera regalarte una perspectiva de mi para que te adentres en ella y puedas ver todo lo que yo veo en ti, todo aquello que para mi es lo que conforma mi vida, me perdí tanto en ti que no encontré un camino de salida aunque siendo sincero no lo quiero, te regalo algo que jamas tendrán de mi, algo que sin duda alguna solo tu puedes tener de mi, algo que no esta tan distante de tu conocimiento, aquellos lunares en mi son de tu entera propiedad, una galaxia para ti solamente, mi ser y mi alma, para que puedas tener compañía cuando no este, te regalo mis ojos para que veas lo hermoso que es la vida contigo, y te regalo mis labios para que te puedan besar cuando te haga falta, te doy mi vida para que con ella hagas todo lo que este a tu alcance, es lo ultimo que mi corazón puede decirte mientras te abrazo y quebranto todo ese enojo y tristeza que tenias dentro de ti, tus brazos se entrelazan detrás de mi espalda, todo cesa, eres tan complicada, hermosa y con un brillo especial que te caracteriza, como una galaxia, mi lunares,

9 de Mayo de 2018 a las 09:35 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Stefano Toro soy un escritor amateur y dibujante experimentado, basado en dragon ball para inspirarme en mi modelo de personajes.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas