Cuento corto
0
4889 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Mujer rompecabezas

Tuve la mala suerte en mi vida de toparme con un embrollo andante

Una mujer quiebra cabezas que, no importase como, desfragmentaba tus sesos

Era la indecisión encarnada; la ambigüedad, la embriaguez, la incertidumbre.

Era una hija de puta inestable y el infierno hecho curvas algo generosas y maternales.


Desarráigate del pensamiento de que siendo un genio unánime podrás conquistarla

Ni la mente más prodigiosa podría desenmarañar aquello que yacía custodio en su enferma nave

Da igual si eres el mejor poeta, el mejor pintor, el mejor antropólogo o el mejor cineasta

Tú siempre estarás a milenios luz de alcanzarla, no seas huevón.


La mujer rompecabezas puede sumirte en la miseria no con la palabra

Su silencio más impersonal es como una estocada en la ingle

Colma tu cabeza de voces intermitentes y pensamientos culpables, irónicamente nacidos de su mutismo.

Estaca, cuchillazo, vidrio roto, cicatriz; así era la mujer rompe huevos.


Examinaba su propia mente herida y jodía a los demás con sus ojitos disparatados, desperdigados

Vomita sobre ti sin que siquiera lo notes, juega con tu psique, es inmisericorde.

Yo fui víctima de ella una vez y jamás pude saber lo que pasaba en esa enferma red neuronal.

Esa es su táctica más sombría, más nebulosa: la de jamás ser explícita y siempre ambivalente.


Te abandona y te busca, te sofoca y te deja a la intemperie como un estropajo en la cuneta

Si alguna vez caes en su juego estarás maldito de por vida,

La hermosa súcubo te exprimirá pero te alimentará de otras maneras, lo juro.

Terminarás con la mitra hecha polvo y el alma tullida pero es un buen precio a pagar por la ignición.

Cuando te consuma por completo y solo quede un remanente patético de lo que fuiste

Jamás sabrás si alguna vez hubo una mujer rompecabezas.


Y ese será tu jodido fin.

6 de Mayo de 2018 a las 19:18 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Vértigo Vorágine Soy un erizo. A veces un clavicorde, a veces una cimitarra, a veces la herrumbre de tu monótona vida y a veces...por flojera, o desidia: elijo no ser.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~