Barukirī Seguir historia

roxtrex-roro Roxtrex Roro

Todo empezo con una historia de fantasía llamada Dakunaito, la cual volvera en un futuro. Pero aquí teneis a su hija, Barukirī. Una nueva historia de ciencia ficción la cual tendra no un protagonista, sino una. Espero que esta nueva historia, os guste.


Ciencia ficción Todo público. © Todos los derechos

#drama #332 #381
1
4624 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Valkiria y demonio

Un mundo nuevo, donde la paz le fue devuelta a la humanidad, gracias a las Valkirias.


Las Valkirias, mujeres guerreras que lucharon durante una decada por solucionar lo que habian ocasionado los hombres del mundo antiguo. ¿Qué habian hecho los hombres? Mataban, y torturaban a todo lo que tenia a su mano, incluso a sus mujeres más amadas. Corrompieron la Tierra dejando que esta misma se volviera un gran planeta escasa de todo aquello que les proporcionaba una vida plena y tranquila.


Los hombres hicieron todas esas cosas hasta encontrar el Gen-Eter. Lo encontraron de maneras desconocidas para los que no eran de arriba. Usaron de formas distintas este mineral gracias a los experimentos en personas y los que sobrevivieron a estos experimentos fueron aquellos a los que ahora llaman Demonios. Este nombre lo recibieron los tres niños ahora medio hombres, que sobrevivieron a los experimentos y sus resultados como mutaciones.


Y gracias a esto, empezó la ultima de las grandes guerras. Estas duraron media decada hasta la intervención de una mujer dentro del senado mundial, donde le quito por derecho el poder politico y militar al hombre, y esto solo fue el principio. Ya que el Gen-Éter había sido distribuido por todo el mundo en productos de alimentación que dieron lugar a mucha gente (en su mayoría hombres) que habían desarrollado habilidades y mutaciones genéticas bastante visibles, pero no tan exageradas en sus cuerpos convirtiéndose en lo que ahora son Monsters, la segunda y mejorada generación que vinieron de los Demonios. Debido a esto, los hombres de ahora llevan unos collares (cerverus) especiales que detienen todas sus habilidades mutadas para que no hubiera ningún herido. 


Y en el momento en el que el hombre estalló como un tirano, empezó la que se llamaria La Última de las Guerras. Una guerra a la que tuvieron que dar fin mujeres guerreras que ahora goviernan un mundo cuya historia debo contaros.


La historia de una Valkiria que conocio a un Demonio: al que llamaron, el Destructor, alias R-01. Ella, cuyo nombre era Itzel, se convirtió en la primera de las tres Valkirias que fueron compañeras de este demonio que llegó a ser la que lo pudo dominar en su totalidad.


Todo comenzó un día en el que Itzel estaba en un autocar que se dirigía hacia la mejor academia de Valkirias que había en todo el país y la única cerca a su ciudad. En el bus se dispuso a escuchar música pop asiática y otros géneros variados que le gustaban. Una chica se sentó entusiasmada a su lado.


-¡Hola! ¿emocionanda? Yo estoy nerviosa la verdad jeje, encantada, me llamo Jenifā- dijo alegremente nerviosa.


-Encantada, soy Itzel, y si, algo nerviosa estoy... Ya sabes, sobre todo por lo de tener que dominar a un Monster- dijo con tono de preocupación.


-Si, tienes razón en eso, ¿cómo serán?  Dicen que tienen unos ojos que te petrifican y un comportamiento muy agresivo, será por eso que a la ceremonia de inauguración la llaman Dominación- dijo Jenifā.


Otras chicas curiosas se acercaron a ellas y entablaron una larga conversación sobre como harían su estrategia de dominación.


Una de ellas era la ya presentada Jenifā, otras dos eran RushiaNuriya, y por último Airīn, la cual poseía el mismo nombre que su futura institutriz.


Llegaron a el centro Senshi de la capital mundial llamada Utsukushī, la más bella e importante de todas las ciudades, y la más pacifica. Pero tal grandeza le costó muchos sacrificios.


Y las puertas de Senshi se abrieron y todas las chicas que iban en el autocar vieron con asombro los grandes muros blancos que lo rodeaban. Y sus edificios de vidrio blindado y con su gran atalaya desde donde se podía ver más halla de donde unos simples ojos podían ver.


Nada más bajar del bus llevaron al grupo a una sala y antes de tal las obligaron a dejar sus maletas junto a dos oficiales de segundo año. Ya en la sala, todas atendieron a una oficial con el escalafón de institutriz y Teniente coronel, cuyo nombre era Airīn Usui, famosa entre sus superiores por ser una de las guerreras más fuertes.


-Hola a todas, ya que andamos justas de tiempo, ire al grano, hoy en vuestro día de admisión tendreis que dominar para ser admitidas, un Monster, y se os dara armas para enfrentarlos ya que estos estaran en un estado de agresividad que tendreis que controlar pulsando un botón que tienen en un collar que llevan toodos ellos. El collar tiene dos luces: una roja y ortra verde, es decir, que os daréis cuenta si soys compatibles o no cuando el collar cambie de color. Si no soys compatibles, cambiar rápido de monster e ir a por otro, no queremos jodidos cadaveres en el campo de dominación. Bien, dicho todo esto, nos vamos, os llevare a la armeria- dijo la Teniente saliendo de la sala.


Llegaron a la armeria y Itzel se dispuso a equiparse con: espinilleras, rodilleras, hombreras y coderas, tambien cogió una lanza. Se puso básicamente un equipamiento ligero para poder esquivar cualquier ataque mortal. Ella salió antes que sus compañeras que seguian equipandose cosas y armas, fuera de la sala estaba la teniente Airīn que estaba limpiando sus gafas de sol.


-Vaya vaya, solo eso, ¿eh? Iras más agil, pero te deja con bastantes puntos flacos, ¿sabes?- le dijo mirandola con ojos curiosos.


-Si, bueno, tengo un plan asique voy bien preparada- contesto, -Por cierto teniente, no queria preguntarle esto en medio del discurso, pero escuche rumores de que, aun hay demonios, aqui en Senshi, ¿es cierto?- pregunto Itzel algo nerviosa.


-Pues es cierto, hay dos demonios aún vivos, y son de los nuestros, y sus Valkirias son las más fuertes que hay- dijo poniendose las gafas.


Ya estando todas listas, fueron hasta un gran ascensor donde bajaron hasta el campo de dominación.


Este espacio circular de quinientos metros cuadrados con grandes muros que separaban, el campo de unas gradas exteriores de unos cinco pisos, y en medio de las gradas habia una zona reservada para Madre (gobernadora mundial y la que posee la última palabra militar) y los celestiales (sus mejores soldadados/guarda espaldas, y familia, los cuales son Generales de ejercito mayor) los cuales se sentarían a su lado.


Todas entraron en el campo y esperaron una señal que daría comienzo a la dominación.


Las gradas estaban llenas de valkirias y en las gradas inferiores llenas de monsters, y Madre que ya estaba en su sitio, iba a comenzar un discurso.


-Bienvenidas a todas un año más a la dominación que dara inicio a un año de aprendizaje en nuestra querida Senshi, asique sin más dilación... ¡Que comience la dominación!- dijo Madre pulsando un botón que abrio una serie de portones que dejaron salir a todos los monsters para las veinticinco alumnas que eran en el grupo, y todo esto mientras sonaba una sirena de aviso.


Todos los monsters salieron corriendo hacia ellas y todas hicieron lo mismo gritando a la vez para hacer que el miedo que sentían se perdiese.


Itzel estuvo probando con uno y dos monsters, pero sus collares dieron negativo en compatibilidad, hasta que vio a un joven que estaba en medio, sin hacer movimiento alguno y se acercó corriendo hacia él, lo tumbó y puso su pulgar sobre el botón, y el collar encendió la luz verde y el joven volvió a la normalidad. 


Todas las de su grupo volvieron al ascensor, pero Itzel que aún estaba en medio del campo con su nuevo compañero tenía que correr rápidamente hasta el ascensor, si no quería sufrir un inconveniente. 


Airīn tuvo un escalofrío que la dejo pálida, y derderrepente el suelo empezó a temblar. 


-¡Recluta ven aquí de inmediato sino quieres morir!- expresó aterrada.


Itzel se dispuso a correr con el joven hacia el ascensor, pero el suelo se rescrebrajo y se undio en el abismo junto a los dos jóvenes. Al caer encima del joven, Itzel no sufrió daño alguno.


-Perdona pero, ¿podrías quitarte de encima?- dijo el chico.


-Perdón- dijo levantándose -¿dónde estamos?- 


-Ay no... Creo que no deberíamos estar aquí- dijo él -este lugar es el angar de  demonios...- 


-Pero no debería preocuparnos eso, creo. Además todos los demonios ya fueron dominados, ¿no?- dijo intentando calmar el ambiente -Por cierto, encantada soy Itzel jeje...-


-Encantado yo Chris... Emmm deberíamos salir de aquí- dice buscando con la mirada una salida.


Itzel mira arriba y ve que han caído desde la altura a la que habían caído y agradeció por un momento haber caído encima del chico.


Itzel estuvo ayudando a buscar una saida, pero no encintraron nada más que uno de los angares abiertos, en cuya puerta ponía R-01/Destructor. Las puertas de este angar estaban dañadas, como si un animal de gran tamaño las hubiera rascado con sus garras.


-Vaya, este si que era agresivo...- dijo ella tocando uno de los portones.


-Sí no debió ser fácil dominarlo- dijo apoyándose en la pared cerca del pórtico y pulso sin querer un panel que activo las luces del lugar y de la gran puerta -Qué coño...-


-abriendo angar R-01- sonó un altavoz cerca de ellos.


-Oh mierda, ¡aléjate de la puerta!- gritaba Chris mientras se alejaba.


Ambos se alejaron del gran portico rápidamente, y este empezó ha abrirse. Los dos esperaron a que algo más ocurriese, pero una vez las puertas abiertas, no vieron, ni escucharon nada.


-¿Qué hacemos?- pregunto él.


-Eso mismo te iba ha preguntar- contesto ella sujetando su lanza, y hubo unos segundos de silencio.


-Entremos en el angar- dijo convencida.


-Estaras de coña, ¿verdad?- dijo él con miedo.


-Quizas ahí una trapilla o algo que nos saque de aquí, ademas... Teine pinta de que se estan tomando su tiempo ahí arriba para venir a buscarnos- respondio.


-O quizas sea una muerte rapida y dolorosa ahí dentro, solo digo que estamos en un angar donde recluian a demonios y el signo de la celda que se ha abierto es de uno muy peligroso, ¿entiendes lo que digo?- le explicaba Chris.


-Vale vale, pues ire yo sola...- dijo mientras empezaba a caminar en dirección a la gran celda.


-¡Hey! Vale, ¡voy contigo!- dijo siguiendola.


Cuando entraron el angar se fijaron que las paredes tenian escritos y dibujos que iban desde el suelo hasta el techo, todo estaba lleno de ellos. La gran celda tendria unos cien metros de largo y diez de ancho, y de alto tendria como veinte metros. Cada vez que se adentraban másen la celda, la luz se adentraba más con ellos debido a que el portico era de tal tamaño que dejaba entrar la luz de modo que el fondo de la celda podia verse. Y llegando al fondo vieron a alguien encadenado y ya asumiendo que era un demonio dejaron una distancia de cinco pasos.


El demonio respiraba como un anciano fumador de tabaco de mala calidad, y se le escuchaba susurrar cosas que no se entienden.


Itzel no sabia que decir, pero no se iba a dejar dominar por el miedo.


-Hey...- dijo en tono tranquilo y amable.


El sujeto no respondía y seguía susurrando cosas.


-Itzel, esta encadenado, y no creo que este bien mentalmente...- dijo tocando una de las cadenas.


Cuando Chris toco una de las cadenas que lo tenían preso al chico este se abalanzó a él atacandolo.


Itzel le clavo la lanza al demonio en la espalda y este solto a Chris y lanzó a Itzel fuera de la celda.


-Sera... Hijoputa- dicía ella algo dolorida mientras se levantaba.


Mientras tanto Chris seguía peleando contra el demonio, el cual esquivaba todos sus golpes.


-Bien. con que esas tenemos, ¿eh?- dijo Chris -entonces, subamos el nivel- dijo descargando una carga de electricidad sobre el demonio dejandolo inconsciente. Chris salió corriendo de la celda con la lanza de Itzel.


-Vaya, si que eres bueno peleando- dijo aliviada de que estuviera vivo.


-No, solo he tenido la suerte de que ese maldito estuviera débil- dijo devolviendole la lanza.


-Oye... tu hombro...- dijo acercandose a él para tapar su herida.


-No, no te preocupes seguro que...- es interrrumpido.


-No sabes muy bien, amigo... Te falta sabor- dijo el demonio totalmente recompuesto y escupiendo un trozo de carne que le arranco a Chris.


Itzel y Chris pudieron contemplar como era la verdadera apariencia del chico que tenian delante. Era un joven de un metro sesenta, pelo negro, ojos rojos, con cola y un cuerno en el lado izquierdo de la frente.


-Chris...- dijo ella.


-¿Si...?- dijo él.


-¿Cómo se derrota a un demonio?- pregunto preparandose para pelear.


-Matandolos o dominandolos- dijo cargando todo su cuerpo de electricidad y aplicando esta misma al arma de Itzel.


-Si lo domino... ¿crées que deje de atacarnos?- pregunto a la vez que sugería un plan.


-Muy pocas Valkirias son compatibles con un demonio, asique sera como suicidarse, de alguna forma u otra nos matara sino hago algo- dijo ella.


-Pues muramos en este primer día... con honor- comento Chris.


El demonio les ofrecio una desagradable sonrisa. Y Itzel fue la primera en atacar y le asesto varias veces con la lanza y le corto un brazo.


-Vaya, eres más rápida de lo que pensaba... Pero- se pauso mostrando como el brazo que le corto se regeneraba en cuestión de segundos -ten en cuenta de que soy yo...- termino de hablar dando un pisoton al suelo y haciendo aparecer pinchos para asustar a Itzel sin dañarla.


Itzel se alejo y dejó a Chris atacando con sus rayos. Mientras tanto ella buscaba un punto flaco en el demonio minetras que lo atravesaba una y otra vez con la lanza.


-Soys muy rápidos chicos, me gusta... Y por eso, ¡vuestra muerte sera rápida!- dijo mientras inmovilizaba a Chris -y tu chispitas vas a ver como ella muere jejeje- termino de decir y recibió un disparo en la cabeza que lo tumbo.


Chris se aparto y alejo del sujeto e Itzel se apresuro a pulsar el boton de su collar ya que supuso que si se habia regenerado cortandole el brazo, lo mismo haría con el disparo.


-¡No hagas eso joder!- se escucho gritar a la teniente Airīn que apuntaba al demonio con un francotirador Chevy TAC M-200 desde unas escaleras de emergencia que empezaron aparecer en la pared del foso por donde cayeron Chris y Itzel.


El collar activo la luz verde para confirmar la compatibilidad y se formo al instante una sombra que rodeo a Itzel y al demonio.


-Vaya... con que ese era tu proposito...- dijo él.


Y al demonio se le pusieron los ojos del mismo color que a Itzel, los cuales eran rojos por fuera y azules por dentro, pero los de él fueron rojos por dnetro y azules por fuera.


El demonio la abrazo y le dijo al oido -Gracias- y el collar activo un veneno que dejó al chico inconsciente.


-Hey no, espera... ¿qué te ocurre?- le dijo sosteniendolo en brazos.


-He activado el collar para que le suministrase una cantidad ligera de un veneno que para una persona normal sería la muerte, pero para el sería como un sofnifero- dijo la teniente bajando por las escaleras -tienes mucha suerte de estar viva, no se como, pero sabiendo que es su culpa que hayais caido aquí, tendra que ser ejecutado- termino esposando sus brazos y piernas.


-Ya veo...- dijo ella preocupada, ya que no quería matar al demonio, y no por pena, si no porque no era justo.


-¿Te estas compadeciendo de él?- pregunto extrañada.


-No... Solo que...- y se puso firme -Yo fui la que lo domino y creo que... Merezco el derecho de quedarme con el- dijo con tono firme.


-Ya veo, pero te dire una cosa un demonio es inestable y puede matar a su compañera en el estado de locura, pensando que esta es un enemigo; o también te podría ocurrir que el consumo excesivo de su poder te matara lentamente y te volvera una de ellos- le dijo amenazante e imponente -asique elige, ¿te quedas con el demonio y le salvas la vida o... Te vas con tu compañero?-.


Chris que estaba frente a las dos miró a Itzel sabiendo que debía ayudar al chico y asintió con la mirada. Pero Itzel se quedo unos segundos que para ella fueron eternos, para pensar y decidir que hacer. Hasta que se decidó.


-Yo me quedare con el demonio, pero solo si usted se queda con Chris- propuso ella.


A la teniente no lo gusto para nada que una recluta le hablara de esa forma, pero sabía que no era una chica cualquiera, era ahora una Elite y todo por ser compatible con un demonio, asique acepto.


La teniente Airīn solicito un equipo de rescate y otro médico, que los llevaron fuera de aquel oscuro y frio foso, el cual fue en su día un angar con tres demonios castigados por la humanidad.


Dejaron a Itzel en su cuarto correspondiente, el cual era bastante comodo, con dos camas, un baño y lavabo. Ella se dispuso a descansar, mienttras que su nuevo compañero fue llavado a la enfermería donde estaba la doctora Mei, que ya conocía de antes al demonio y se alegro, aunque estuviera inconsciente, de ver que lo habían liberado de su celda.


Se volvío noticia de última hora que el demonio más peligroso de toda Senshi tenia una nueva compañera y esto llego a oidos de las elites, los escuadrones demonio, cuyas capitanas eran Ai y Anna. La capitana Anna, cuyo compañero era el demonio S-02/Dragón; y la capitana Ai, cuyo compañero era el demnio S-03/Gorgon. Los cuatro fueron a la sala donde ingresaron donde estaba el demonio de Itzel, cuyos pseudonimos eran R-01/Destructor.  Cuando llegaron, no podían creer que aquella noticia fuera real y que la tenían ante sus ojos, que aquel alque consideraban su familia, su hermano mayor si así podria decir, estaba frente a ellos.


-¿Y ahora qué?- preguntó Ai.


-Solo no tengamos contacto alguno con él, solo hasta que sepamos que sigue siendo él...- contesto Anna.


-¿Quíen sera la chica?- pregunto S-02.


-Alguien a la que tendremos que vigilar- contesto Ai.


-Volvamos a nuestros puestos antes de que Madre se entere de esto.


Y abandonaron la sala dejando descansar a R-01, el cual derramo una lagrima al saber que ellos fueron a verlo.






12 de Mayo de 2018 a las 11:15 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo He vuelto

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas