Buena jugada... Seguir historia

katia-lopez1524958459 Katia Lopez

Te extraño, y eso es muy estúpido.


Romance Romance Todo público. © Katia López

#258
Cuento corto
1
4962 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Te extraño...

Te extraño...
Sí, lo sé, es estúpido, pero yo no puedo olvidar tan fácilmente a una persona tan especial como tú.
Créeme, intenté muchas veces olvidarte, con uno y con otro más, y resultó ser imposible sabes.
Pero es que eres tan... diferente. Fuiste mi amor platónico durante cinco años y cuando pude estar contigo y tenerte no aproveché como debí haberlo hecho -como novios formales-, pero aunque hubiera querido tú nunca me dejaste pues, decías que "necesitabas tiempo". ¡Wow! qué gran respuesta, ¿Tiempo? ¿Y acaso ocho meses no te sirvieron para saber si querías algo serio conmigo o no? Lo sé, ya hablamos muchas veces de esto, pero no puedo sacarme de la cabeza que decías que "me amabas" y ni siquiera quisiste estar conmigo como novios normales, qué ironía ¿no? En fin, me puse a pensar en que hiciste bien, nadie iba a querer estar con una bruja como yo, sólo me enamoraste, me dejaste, regresaste y te volviste a ir. Buena jugada.
Y es que hasta en mis intentos de olvidarte me perdí. Y la última persona con la que "estuve" solo me hizo sentir atracción física por ella, porque su personalidad me gustaba un treinta y cinco del cien, y sé que se debe a que su personalidad no es tan graciosa linda y tierna como lo es la tuya, simplemente porque no eres tú. Me sorprende que mi mejor amiga alguna vez me haya dicho que "me admira" por darle tres simples consejos para que pueda de una vez por todas superar a su ex novio -ya no escribirle, no hablar sobre él y borrar cada recuerdo bueno o malo que tenga con su ex pareja- y por tener tal corazón de piedra que me permite ser tan fría superar y olvidar. Pero yo siento solo decepción de mí misma, porque no seguí mis propios consejos, y porque no tengo un "corazón de piedra" como he dado a notar a muchas personas, porque no puedo superar ni olvidar tan fácilmente y ¡Simplemente por ser lo contrario a lo que he dicho de mí! También me puse a pensar en lo imposible que es que tú de verdad te hayas enamorado de mí y un simple hecho aparte de todos los demás hace notar esa teoría: cuando habían pasado menos de tres semanas de "terminar" y te dije las dos palabras que he dicho al principio, tú me dijiste que "hace poco" intentaste algo con alguien pero que "no se dio". Y el "hace poco" significa una cosa: que en tan poco tiempo te olvidaste de mí…
Al principio cuando me dijiste que yo te gustaba querías intentar tener algo conmigo, pero al pasar el tiempo, cuando me conociste más, simplemente pusiste esa excusa más falsa que mis mentiras de que necesitabas tiempo. Bueno, de igual manera no estoy aquí para decirte tanta chorada mareadora.
Hace aproximadamente tres meses fue cuando empecé a extrañar esos abrazos de panda que compartimos cada receso y salida en la escuela, tus chistes tontos, y en realidad, todo. Y por todo me refiero a las pocas veces que pude abrazarte, besarte y hasta verte tan solo. Me acuerdo perfectamente de aquella vez que me molesté contigo porque no fuiste a verme en el receso y fui a golpearte en la salida, tu tomaste mi mano derecha y comenzaste a cuestionarme sobre qué podrías hacer para que te perdonara -en realidad no debías hacer nada, con el simple hecho de haber pedido perdón bastó- y pude sentir el calor de tus manos sobre la mía aunque estuvieras frío, y si no te perdone tan fácil es porque de verdad no podía creer que enserio estuvieras ahí parado, pidiéndome disculpas y ...que alguien de verdad me quisiera.
No tienes idea de cuánto extraño abrazarte tan fuerte que podía sentir cada latido de tu corazón como una vibración en todo mi cuerpo. De que me susurres al oído "Te amo" con tanto cariño que en ese momento podía explotar del remolino que sentía por la montaña rusa de emociones en la que estaba subida y de la cual cuando estaba contigo no podía bajarme. Extraño darte besos en esas rosadas y suaves mejillas que tienes y como la última vez que te vi en la escuela dejar una marca de mi labial cereza en ellos, decirte cosas lindas y ver cómo te sonrojas y me abrazas para ocultar tu piel de jitomate ante mis comentarios, que tus hermosos y transparentes ojos vuelvan a mirar los míos. Que tus labios rosa francés vuelvan a tocar mi frente y mis mejillas, que tus manos y las mías se toquen y al contacto haga que camine jadeante por tanta emoción acumulada. Aborrezco no haber podido siquiera tocar tus labios con las yemas de mis pequeños dedos y acariciarlos cual estatua que puede verse pero no tocarse, poder sentir tu respiración lenta y mi corazón saliéndose de mi tórax para unirse con el tuyo. ¡Maldita sea, te extraño a ti!
Pero no te estoy diciendo todo esto porque quiero que regresemos, porque aunque sé que el amor lo puede todo, incluso tantas cosas que hemos vivido y no pudimos superar, también sé que lo que tú sientes por mí ya no es amor. Sólo te estoy diciendo esto porque me lo tenía guardado durante casi tres meses como una carga de ladrillos que ni el mismísimo Hulk puede aguantar y necesitaba desahogarme. Intenté hacerlo escribiendo todo lo que necesitaba decir, pensando mejor las cosas y hasta hablando de esto con mi mejor amiga, pero debía decírtelo a ti, porque aunque quería por otros medios no iba a poder quitarme esta carga de la espalda si no te lo decía a ti.
Sé que ya quieres a alguien más y no quiero saber de quién se trata, aunque me temo que me ha tocado ver conversaciones que me has enviado sin que supieras que me estabas lastimando y yo debía hablar y actuar como si ya te hubiera superado. Y sí, me gustaron varias personas, y cuando hablaba contigo del último chico que me movió el piso hablaba en serio, porque contigo puedo expresarme como se me venga en gana ya que la confianza existe desde hace mucho tiempo y porque él me gustaba, pero "me lastimó" igual que algunas personas así que da lo mismo si te lo conté o no. Al fin y al cabo, sigo igual, ¿No?
Bueno, creo que eso es todo, y como te dije hace unos renglones; no necesito que me digas nada ni quiero causarte lástima o lo que sea porque ya sé cuál sería tu respuesta a todo esto, en realidad solo te digo esto porque necesitaba decírtelo y que tú lo supieras.

29 de Abril de 2018 a las 00:00 0 Reporte Insertar 1
Continuará…

Conoce al autor

Katia Lopez Mi nombre es Katia, me gusta leer libros, tengo amigos falsos, odio las pasas y me gusta escribir.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~