Sueños rotos Seguir historia

nova-rosales1524041160 Nova Rosales

Historia de vida. No ficción.


Drama No para niños menores de 13.
Cuento corto
0
4939 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Sueños Rotos.

 Viví durante un tiempo en un apartamento cuyo balcón daba a un hotel poco céntrico en un distrito de Moscú. Como paso escribiendo la mayor parte de la noche de vez en cuando me asomaba al balcón a fumar un cigarrillo mientras refrescaba mis ideas al aire helado de la noche.

Fue en esos momentos cuando pude observar cada noche una furgoneta gris. El auto llegaba al hotel y se apeaban cinco o seis prostitutas. A poco llegaban varios autos de los que descendían hombres que entraban con ellas al hotel.

Dos horas después la misma furgoneta recogía a las chicas y así se repetía toda la semana. Una de esas noches tuve la desgracia de presenciar como una de las prostitutas era golpeada. Hacía frío. Casi 21 gradados bajo cero.

La despojaron del abrigo de pieles y le propinaron de punta pies hasta que cayó al suelo. La calle estaba desierta y la joven no emitió ningún grito. Cuando la camioneta se marchó la vi levantarse con dificultad . Cruzó la calle en dirección al edificio donde yo vivía buscando refugio contra la nieve.

Tal vez no estaba pensando con claridad pero tomé una manta de lana. Bajé apresuradamente los 4 pisos que me separaban de la calle. Ella estaba acurrucada a un lado del enorme edificio de concreto.

La tapé e hice que se levantara poco a poco. Me sorprendí cuando me dijo en español.

─¡ Vete! Ellos volverán pronto.

Apenas podía hablar. Tenía los miembros casi congelados. La arrastré como pude dentro del edificio . En el elevador se calmó y pude verla mejor.

Aparentaba unos 25 años era esbelta, de piel morena. Entramos en la casa. La acomodé en el sofá donde la cubrí con un edredón con esto y el calor de la calefacción se recuperó en poco menos de una hora.

Durante este tiempo apagué la luz del balcón y de vez en cuando me asomaba. Efectivamente pocos minutos después llegó el vehículo del que se apearon varios hombres y empezaron a buscar por todas partes.

El auto estuvo toda la noche a la entrada del hotel. Amarilis que así se llamaba la chica estaba aterrorizada. En varias ocasiones quiso bajar y volver con las personas que tanto daño le habían hecho.

Era cubana. No sé si Dios o el destino la habían llevado hasta mi puerta. Su historia es una que se repite en muchos de los inmigrantes que salen buscando una mejor vida y terminan encontrando la prostitución o la muerte.

Al oloroso efluvio de un té me narró su historia. Tenía un amigo en Cuba que le había contado maravillas sobre Rusia. La convenció rápidamente pintándole un mundo maravilloso donde ella tendría un buen trabajo como bailarina en un club nocturno de mucho prestigio.

Le enseñaron fotos e inclusive había hablado con el supuesto dueño del Club ICON que manejaba medianamente el Ingles idioma que Amarilis hablaba fluidamente. En poco menos de un mes tenía todos los documentos listos.

Había firmado un contrato escrito en idioma Ruso que su amigo leyó puntualmente donde supuestamente le pagarían 1000 dólares mensuales. El dueño (muy buena persona) le había adelantado el primer mes de sueldo que dejó en casa para el sostén de su familia.

El primer día le hicieron una buena acogida. La llevaron a una casa donde habían varias chicas y tenía su propia habitación. Pensó que eran bailarinas como ella. Se acostó muy feliz y con lágrimas recuerda que fue la última vez en tres años que pudo dormir más de 4 horas.

Cuando se levantó empezó el horror. Se habían llevado sus pertenencias y sus documentos habían desaparecido. Intentó salir de la habitación pero en la puerta había un custodio que cuando ella gritó más de la cuenta le propinó fuertes golpes en la espalda y los muslos que la dejaron sin conocimiento.

Ese día fue violada por más de 6 hombres. Eran los que atendían aquella casa que resultó ser un burdel clandestino. El que cuidaba la puerta mientras la forzaba la tomaba por el cuello apretando fuerte hasta desmayarla.

Durante esos tres años atendía varios hombres al día y culminaba en el hotel con ese cliente que se había hecho habitual. Esa noche pensando que el hombre le había tomado afecto le pidió ayuda.

Tristemente el hombre era el dueño de la casa donde ella era una de las prostitutas más solicitadas por su color exótico y singular belleza. Los clientes pagaban muy bien por ella por eso cuando la golpeaban evitaban dañarle el rostro y los pechos.

La habían dejado en la nieve como muestra de escarmiento pero sabía que el dueño no iba a renunciar a su mejor prostituta y volvería por ella.

─ Las prostitutas en Moscú─ me dijo. ─ tenemos la vida propia y la de nuestra familia en riesgo. Cada día temo que engañen a mi madre como a mí. Mi hermana tiene 17 años y escuché a ese bastardo que apenas cumpla 18 se encargarán de hacer los documentos para que ella pueda viajar aquí. Tienen a mi familia engañada. Cada mes envían 100 dólares a casa y me obligan a llamar una vez cada semana para reír y decir que todo está bien. He pensado en quitarme la vida.─ Me dijo con llanto en la mirada.

─ Pero pensar que por mi cobardía mi hermana puede pasar lo que yo pasé me da fuerzas para seguir adelante. Ahora no sé que voy a hacer─ continuó diciendo ─. Me buscarán. Si se enteran que me ayudaste puedes terminar como yo. Esa gente tiene muchas relaciones.

Llamé inmediatamente a la policía en Cuba temiendo que alguien del consulado estuviera involucrado. Ellos procedieron a la búsqueda y detención del ciudadano cubano autor del delito de tráfico humano.

La misma autoridad policial dio parte a la embajada y tres días después fueron a recoger a Amarilis que fue enviada de vuelta a casa. Yo me mudé a un nuevo apartamento pocos días después.

Muchas veces la prostitución no es una opción. Lo más increíble de todo es que en Moscú las prostitutas no las vez en las esquinas de las calles como en los países de Latinoamérica o en los EUA. Estas mujeres son fantasmas nocturnos y solo las puedes ver en los clubs o cuando están entrando al hotel con el cliente.

Ahora sabemos que muchas de estas mujeres temen por sus familias y si se han rebajado a esa vida de maltrato y humillación aun queda en ellas pudor suficiente para mantenerse con vida y así evitarles una tragedia a las personas que aman.

21 de Abril de 2018 a las 14:28 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~