Nicoleta y los noventa y nueve rechazos Seguir historia

vanillapokie Carolina C

Nicoletta al fin ha terminado la universidad y ahora es tiempo de independizarse, para ello, debe encontrar un trabajo lo más pronto posible... si no, volverá a casa de sus padres en menos de un mes y perderá su apuesta contra ellos.


Humor Todo público.

#juvenil #relato #347
Cuento corto
2
5636 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo único


Nicoletta al fin ha terminado la universidad y ahora es tiempo de independizarse, para ello, debe encontrar un trabajo lo más pronto posible... si no, volverá a casa de sus padres en menos de un mes y perderá su apuesta contra ellos.

— ¡Bien, hoy es mi primera entrevista de trabajo! ¡Hoy primero de Marzo me declaro independiente! ─ exclamó a gran voz, con convicción, con voz de guerrera, dispuesta a ganar una bandera.

─ ¡SON LAS CUATRO DE LA MAÑANA, CALLATE IDIOTA! ─ Gritó su vecino de al lado.

─Ok, ok… me callo─ murmuró encogiéndose de vergüenza.

En la oficina central del restaurante:

─Bueno, gracias por su tiempo─  se despedía Nicoletta del entrevistador, un hombre alto y de saltones ojos que no había cambiado la desganada e indiferente expresión que tuvo desde que la vió─ esperaré su llamada─ dijo sonriendo.

─Muere esperándola─ respondió, cerrando la puerta de la oficina, dejando boquiabierta a la chica, ¿podía haber alguien tan desvergonzado? Por lo visto sí.

Pasó una semana desde que se volvió “spammer de Curriculos”, ya había perdido la fe en que alguien la llamara después de haber enviado como veinticinco Currículos a diferentes empresas.

─ ¿¡POR QUÉ NADIE ME CONTRATA!? ─ lloriqueó en los brazos de su novio, Fabrizio─ ¡Si soy tan genial!

─Quizás no has respondido bien las entrevistas─ trató de consolarla.

─ ¡¿ENTREVISTAS?!¡¡ Pero si solo he tenido una entrevista!! ─ se quejaba.

─Bueno… Quizás están evaluando los candidatos, quien sabe, quizás aún no se deciden.

─¡¡Imposible!! Yo le dije al tipo ese “esperaré su llamada” y él me respondió “Muere esperándola” ¡Whaaa maldito! ─ explicó indignada, para acto seguido decaer y volver a lloriquear.

─Vaya que sinvergüenza… Tratar así a mi chica…─mimando a su novia, quien se comportaba como una niña pese a tener 23 años bien puestecitos. Apretaba sus mejillas con cariño para terminar en un beso─ Ignora a gente como esa, de seguro son infelices para tratar así a los demás, Nicolle, no te preocupes nena, conseguirás un buen trabajo pronto.

─Fabrizio…─ expresó con ternura, dedicándole una sonrisa delicada y sincera a su novio─ ¡NO ES TAN FÁCIL! ─ terminó, y dio paso a una mordida en el brazo del joven, quien se quejó con un simple “Au…”─ Babosito─ añadió, y le soltó el brazo para regalarle un beso─ Te amo aunque se demasiado optimista─ dijo lloriqueando nuevamente.

─Yo también te amo… Aunque te pases de afectuosa─ respondió sobándose el brazo.

Tres días después…

─ ¡FABRIZIO, FABRIZIO! ─ gritaba con fervor brincando por el sofá para darse encuentro con él.

─ ¿Qué paso? ─ inquirió confundido.

─ ¡Me llamaron para que fuera a una entrevista de trabajo!

─Fantástico, ¿de dónde te llamaron? ─ alentándola.

─ ¿Ah? ─ soltó simple, y de a poco perdiendo aquel fervor mañanero.

─No me digas que no sabes…─  sorprendido y a la vez… como habiéndolo sospechado.

─Ehh… Google─ dijo rápidamente, encendió la laptop y Googleo el número de teléfono del cual le habían llamado y comparó eso y la dirección que le habían dado a presentarse─ ¡Ya sé! ¡De una librería de un centro comercial de prestigio, me llamaron del Nacional Libraria! ─ expresó enérgica y vigorosa─ ¡ESTA VEZ LO CONSEGUIRÉ!

─ ¡Ya verás que sí mi amor! ─ animó rodeándola con sus brazos.

Pasó el día, las horas y ya eran las 4:30 p.m cuando su novia entró al departamento.

─CERRARON LAS PLAZAS POR PRESUPUESTO─ Dijo yendo directo a la cama.

Unos minutos luego, Nicoletta pudo sentir unas manos cálidas y fuertes consolándola con un suave masaje en sus hombros, y susurrándole flores al oído.

─Fabri… Gracias… Estoy my cansada…

─Y eso que aún no tienes trabajo.

─ ¡Tonto! ─ se quejó tumbándose otra vez de espaldas en la cama.

─Haha… Era broma.

Dos semanas después…

¬Nicoletta recibió varias llamadas en los últimos días, tras haber realizado unas cuantas modificaciones en su Currículo, por ejemplo, ya no tenía “Buenas relaciones interpersonales” ahora eran “Excelentes, perfectas y majestuosas relaciones interpersonales”, ya no tenía cinco referencias de ex compañeros de la universidad, ahora tenía veinte referencias, entre ellas, las de Juan Caradorada, jefe de la famosa empresa de chicles reciclados “Sots”, a la modelo de Televisión “Miss ego 2015”, a Britanio el rapero español, entre otros, prosigo, también recordó que sabía hacer más cosas que usar el software de oficina, también sabía editar fotos de nivel profesional y videos, además de saber inglés nativo, francés, alemán, chino mandarino y lengua élfica, además, recordó que también sería más llamativo colocar un objetivo en su CV:

“Ser el obrero explotado por excelencia para la gran empresa capitalista sería un honor para mí, seguir la tradición familiar, de generación en generación, atendiendo al cliente opresor (al igual que el patrón) con una muy bien ensañada sonrisa fingida, protestar por mi sueldo miserable… en mi habitación y hablar muy bien de la empresa pese a ser una miasma para evitar una mala imagen y posible despido.”

Luego de haber enviado su currículo a mil y un millón de empresas, al fin recibió llamadas invitándola a entrevistas de trabajo.

En las primeras dos fue rechazada por no ser castaña como podía notarse en el currículo, en la tercera, el entrevistador le había pedido un piropo en chino,  seguidamente, asistió a una entrevista grupal, donde todos hablaban un idioma extraño, alemán según la mujer que la rechazó fuertemente.

Sobre las entrevistas posteriores…  anduvo en monociclo, creó una maqueta de pizzas, trató de convencer al entrevistador de comprar ropa interior con Wi-Fi, aprenderse de memoria las 60 variedades de hamburguesas,10 tipos de desayunos, los snacks y los combos económicos;  para la vacante en otra librería tenía que haber leído al menos 70 libros juveniles y más de 300 clásicos, para el cine tuvo que demostrar ser toda una cinéfila y responder al Quiz de 75 preguntas sobre películas de todos los tiempo, aunque respondió 63 de manera correcta no consiguió la vacante como cajera, para trabajar en la tienda por departamentos se consiguió un traje de los más finos y elegantes que pudo, aún así, durante la entrevista no pudo actuar de la forma más sofisticada y aristócrata que debía poseer para el puesto en tal almacén, donde iban aquellos presuntuosos a comprar una dulce por $3.00, la Alcaldía requería una nueva secretaría… sin embargo con la plaza el Alcalde también requería de otros “servicios”, razón por la cual nuestra desgraciada protagonista huyó despavorida de aquel sapo con billetes, entre otras que tuvo que hacer están: fingir acento británico, pintarle las uñas a la tiránica de recursos humanos, probar 10 sabores de yogurt e identificar el “Mix Power Tropical”, fingir que el trabajo en equipo era por puro compañerismo, amistad y solidaridad  cuando en realidad era una forma de esclavizar tiempo extra a los empleados para cuidar la imagen de la empresa multimillonaria, tuvo que ser hacker, peluquera, niñera, chef, jefa de equipo, atinarle al tiro al blanco, montar un caballo, crear un poema para el entrevistador, masajear a la madre de este, hacer la tarea de sus hijos… Y aún así, nunca, nadie, ninguno, le llamó más tarde…

─Me rindo…─ dijo cansada dejándose caer en la cama, junto a su novio.

─ ¿En serio? No puedes rendirte─ le dijo Fabrizio levantándose.

─ ¿Por qué no? ─ Negativa.

─Apenas estás comenzando─ animoso.

─ ¿¡APENAS!? ¡¡Llevo noventa y nueve entrevistas y nadie me ha llamado para contratarme!! ─ gritó exaltada levantándose abruptamente.

─Bueno, dicen que la centésima vez es la vencida─ respondió arremedado.

─ ¿¡QUIÉN DEMONIOS DICE ESO!?

─Ah… Yo.

─Mañana iré a casa de mis padres… Definitivamente perdí la apuesta─ dijo apagando la voz, salió de la habitación directo a la sala, y tomo el teléfono.

Ya era de mañana, 31 de marzo, en unas horas tendría que ir a casa de los padres y cumplir su parte de la apuesta, el sol brillaba con todo su esplendor veraniego y las cigarras eran las músicas ese mes, subió al auto rojo, que por cierto, era de su novio el cual trabajaba cerca de allí.

Todo el camino fue meditando, ¿qué pudo haber hecho para que los dioses del empleo la trataran así, para que hicieran mofa de ella? ¿Acaso era karma, mala suerte, o una conspiración de los “grandes”? Sin embargo, aquello no tenía ni pies ni cabeza… Se lamentaba, en todos sus años de estudio se había esforzado por calificaciones de envidia, por ser la estudiante modelo y… ¿para qué? Si al final nadie la quería siquiera como empleada, ¿para qué? Su intelecto sería malgastado. Su título de universidad no le servía ni para vender hamburguesas… No tenía experiencia pero era joven, y sin alguien dándole la oportunidad, llegaría a los cuarenta años y ya sería “demasiado vieja” para trabajar… Sí, así de extraño era aquel miserable sistema.

Unas horas más tarde de viaje y meditación, al fin llegó a casa, donde la recibieron sus padres con una gran sonrisa arrogante y divertida.

─Vaya vaya… Así que te diste por vencida, mi pequeña Nicoletta─ saludó el padre, un hombre de casi cincuenta, adornado con canas y rusticas arrugas.

─Entra mi amor─ ordenó la madre.

Nicoletta entró y se sentó en el sofá naranja de la sala, una mesita blanca al frente, y tres tazas de té en esta. Se acomodó con decepción, tristeza y vergüenza. Sin decir algo, tomó la taza de té y seguido se apoyó en sus rodillas, sin verles la cara.

─Nicoletta─ llamó la madre─ ¿te has rendido?

─Sí…

─Cumple tu parte del trato entonces─ dijo la misma.

─Sí… Lo acepto, me equivoqué… No fue tan fácil como creía, yo… perdón por haberles gritado, ya veo que…no es fácil trabajar y eso que… ni siquiera conseguí trabajo, perdón por haber derrochado su dinero…

─ ¿Lo grabaste Adriano? ─ preguntó entusiasmada la madre.

─ ¡Por supuesto querida!

─Ya, ya…─ masculló Nicoletta indignada, y ella era la infantil.

─Bueno, ya… Toma─ el padre le extendió un papelito─ ábrelo.

“No te burles de los ricos, para allí vas, no te burles de los pobres, nunca sabes las vueltas que da la vida” decía.

─ ¿¡Y ESTO QUE TIENE QUE VER!? ─ inquirió arisca.

─Nada, no hay historia sin moraleja ¿no?

─Esto es lo que queremos darte en verdad─ añadió la madre, dándole otro papelito.

Nicoletta lo observó fugazmente, lo abrió, lo leyó.

─ ¡TRABAJO! ¡EN ESTE SI ME QUIEREN A MI, EXCLUSIVAMENTE A MI! ─ Exclamó emocionada─ ¿Cuándo les entregaron este papel?

─El primero de marzo─ dijo el padre.

─ ¿Ah?

─El primero de marzo─ repitió la madre.

─ ¿Y… Y po- por qué no me dijeron? ─ demandó saber  dejando caer la mandíbula.

─Íbamos a decirte, pero fuiste insolente. Entonces decidimos guardarlo, pero empezaste a hablar de manera grosera sobre trabajos y que querías independizarte, querías hacer todo tú sola así que… Decidimos ponerte esta apuesta, para que te dieras cuenta que hay cosas que no podemos hacer solos,  y que no debes tratar mal a las personas, nunca sabes quién puede darte la mano mañana.

─Ustedes…─ decía Nicoletta, temblando─ Yo… lo siento… no debí tratarlos mal, y… faltarles el respeto─ dicho esto se abalanzó en un abrazo a sus progenitores─ me hicieron tanta falta.

─Tú también nos hiciste falta, pero estuvimos tranquilos cuando Fabrizio nos contaba lo que hacías.

─¿¡AH!? ¿¡LO SABÍAN!? ─ dijo despegándose de ellos, con sorpresa.

─Los padres somos una especie de agentes especializados por la CIA.

Y es así como Nicoletta aprendió muchas cosas en un mes, primero, respeta a tus padres, segundo, mantén la dignidad mientras busques trabajo y no exageres tu currículo, tercero, no confíes en tu novio, puede formar una alianza con tus padres, entre otras cosas.

Al final, solo queda decir, no te rindas, la centésima es la vencida.

Firma: Fabrizio.




NICOLETTA Y LOS NOVENTA Y NUEVE RECHAZOS © escrito para #sweekgalaxy por Carolina Castellón.


3 de Abril de 2018 a las 15:18 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Carolina C Sigo en ello... sigo en proceso. IG: vanillapokie

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas