Cuento corto
0
6.0k VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La realidad

‘’De chico nunca quise ser astronauta’’, me quedé pensando mientras estaba de camino a la facultad. ¿Por qué estoy pensado en esto?


Francamente no sé si es por la música que estoy escuchando, que me provoca estos sentimientos tan peculiares sobre mí, desconozco si es por la incertidumbre que tengo – creo que como cualquier otro adolescente o joven adulto – sobre lo que me depara en el futuro. La mezcla extraña de sensaciones de depresión, tristeza, ansiedad, frustración… supongo que la ansiedad es probablemente el más fuerte de todos.

Viajando, me halló a mí mismo observando a las demás personas por la ventana, las que tienen sus propias vidas ajenas a la mía, una realidad y un mundo completamente separado del mío. Qué diferentes que somos todos de cada uno, ni los miembros de mi familia o mi pareja comparten la misma visión que tengo yo.

Yo siempre fui más pesimista, centrado, objetivo, pero no podría negar ni un instante que también me dejo superar con facilidad por los sentimientos, que se apoderan de mí y me hacen ver las cosas de una forma determinada. Varias veces tuve sueños de todo tipo, desde los que me moría solo para presenciar, en la suerte de fantasma que permanece en el plano físico, como todos a mí alrededor quizás se alteraban y modificaban tras la noticia.

Pero ese es el escape más sencillo, el que no tiene gracia en sí. ¿Qué importa que todos te extrañen y te quieran si ya estás bajo tierra y no podrías disfrutarlo?

Otros sueños han sido dónde me hacía millonario. Una decisión acertada en el momento indicado, la inversión correcta, el movimiento financiero adecuado, y me haría acreedor de una gran fortuna. Lo que haría con ello, las personas que ayudaría, los animales que rescataría, las penurias que jamás sabría que son.

Pero no son más que eso, un sueño, un deseo reprimido y frustrado, sin lugar a dudas, lo que pudo haber sido. ¿Cuánto daño causa en la vida de uno los famosos ‘’qué hubiera pasado’’?

Si hubieras dado mayor atención a esa persona, y quizás tendrías una relación amorosa. Si hubieras dicho una determinada palabra, para evitar una pelea, o para ganarte un puesto de trabajo. Si hubieras despertado más temprano aquel día, para evitar ir apurado y no tener aquel accidente de auto.


Todos lo hemos pensado alguna vez. Y no es más que un recordatorio, un vil recordatorio, de los fallos y equivocaciones que hemos tenido. Y están ahí, y lo estarán por siempre, como un estigma en el pecho que solo nos recuerda que de vez en cuando debemos sufrir. Claro, todo depende también de cuanta importancia le regales a aquel sentimiento de culpa y frustración, ya que podrías ser gobernado solo por la razón y jamás dejarte influenciar por ello, pero siendo honestos, no conozco a nadie que no le pasa eso por la cabeza de vez en cuando.

Cientos de veces tuve el sueño de cambiar la realidad en la que vivía y la que me rodeaba. Lo más probable es que jamás esté a mi alcance ser un artífice de transformación que logré cambiar eso. Apenas podría conformarme con procurar cambiar mi mentalidad y esperar, quizás, ser una buena influencia para mis más allegados.

Todos queremos ser felices, después de todo. Aunque varios aún no han descubierto qué cosa es lo que los haría felices. Pero supongo que todos estamos en esa búsqueda.

Yo nunca quise ser astronauta, resonaba ese pensamiento en mi cabeza hoy mientras viajaba. Todas las madres parecen estar de acuerdo en qué cualquier niño quiso serlo en algún momento de su infancia. Posiblemente me gustaría serlo ahora, que ya soy grande, únicamente por el hecho que sería una forma de escapar de esta realidad que no logro alterar a mi gusto.

Pero como ya dije antes, ese sería solo un escape fácil.

Hoy toca seguir despierto, después veremos si aún hay tiempo para soñar.

21 de Marzo de 2018 a las 01:32 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Saanty Grizbian Escribo sobre cuestiones morales que me acontecen en la vida cotidiana, como ficciones que voy imaginando.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~