TE VI VENIR. Seguir historia

agustinquinteros AGUSTIN QUINTEROS

"Te vi venir" es el primer libro de memorias de Thiago Martinez. Narra las historias de amor que tuvo en su vida. Historias llenas de locuras y reflexiones; aventuras y traiciones; incertidumbres y momentos inolvidables. El primer amor nunca es fácil...



Romance No para niños menores de 13. © Todos Los Derechos Reservados

#Agustin Quinteros #romance #Juvenil #Memorias #Te vi venir #Amor #Historia de Amor #Adolescente #Amor Adolescente #Memorias de amor
3
6711 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Belén

2013


Comenzaba el 2013. Año en donde las fiestas de quince abundaban. Esta vez era el turno de Delfina Rojas, una compañera de mi salón, de organizar su fiesta. Esa noche, todos mis compañeros; amigos y familiares de la cumpleañera estaban presentes. Nos tocó la mesa N° 11 junto con tres amigas de la quinceañera y dos amigos míos. Las chicas eran muy copadas, una de ellas era alta, flaca, linda y con actitud de “gauchita” (si me dejan decirlo) y las otras dos eran gemelas. La chica "gauchita" llevaba puesto un pantalón blanco imposible de olvidar. Rápidamente pegamos muy buena onda. ¡Me animé a sacarla a bailar! (no era yo, claramente, esa noche). Mi mejor amigo Adrián me segundeo y sacó a bailar a las gemelas que se encontraban sentadas en la mesa. Nos estuvimos besando con la del pantalón blanco toda la noche, bailamos y la pasamos re bien. Lo que estaba por suceder próximamente nunca pero nunca lo hubiese visto venir…

Belén, mi compañera del colegio, con la cual muy pocas veces había entablado una conversación que durara más de un minuto, se me acercó en el recreo y me dijo: 

- Hola Thiago, tengo algo importante que decirte pero no te lo puedo decir con tanta gente alrededor, ¿Me acompañas a la biblioteca? 

Me había quedado anonadado y super ansioso de saber que era eso tan importante que tenia que decirme, asi que fui con ella hasta la biblioteca. Nos pusimos en un pasillo donde no había nadie. Notaba mucho nerviosismo de parte de ella y yo estaba muy intrigado sobre que estaba pasando. Belén abrió la boca y con un poco de vergüenza, me confesó que desde ese cumpleaños de quince ella sentía cosas por mi. 

-No se por qué pero me dieron celos cuando te vi dandole besos a esa chica de pantalon blanco. Creo que estoy enamorada, me gustas. 

Por unos minutos me quedé en completo silencio. Lo único que atine a decirle fue: 

-Mira Belén, no me gustan estas clases de bromas- 

A lo que ella respondió muy seria 

-¿Crees que estoy bromeando?

A partir de los siguientes días, ella no hizo otra cosa más que demostrarme lo que sentia por mi dia tras dia...

Se planchaba el pelo solo porque le había dicho que me gustaban las mujeres con pelo lacio (En aquel año, ya que hoy en día prefiero pelirrojas y con ondulaciones) y me escribía cartas casi todo el tiempo con la misma frecuencia que me dedicaba canciones románticas de Reik o de Sin bandera. También, nos hablábamos por MSN, por el Facebook y/o por mensajes de texto. En ocasiones en el colegio se sentaba al lado mío o en las salidas (si yo tenía ganas) la besaba. Se peleaba con Yasmín (una nueva compañera del colegio con la que también había onda) para ver quién conquistaba mi corazón (Como siempre, yo revoloteaba entre las dos). Finalmente para resumir, con Yasmín terminamos siendo mejores amigos hasta el día de hoy y la verdad que no me arrepiento de haber tomado esa decisión porque ella terminó enamorándose de mi mejor amigo Adrián.

Y con Belén paso de todo…

A pesar de las cosas que ella hacía por mí, yo no la valoraba. La trataba como quería, le decía cuando nos dabamos un beso y cuando no. Hasta llegue a permitirle que salga con Ezequiel, otro amigo del colegio y del barrio (En realidad, ella solo quería darme celos saliendo con mi amigo, pero no lo consiguió porque ni me molesto). No sentía nada por ella, me chupaba un huevo sinceramente, en cambio Belén,…bueno…todo lo contrario…sentía mucho afecto por mí, estaba enamorada.

Fácilmente estuvo siete meses enamorada de mí y yo en todo ese tiempo me comporte muy forro con ella. La boludee con mi indiferencia, hasta que un día me empezó a ignorar (se ve que se cansó de demostrarme amor y yo tirarlo por la borda, era entendible su comportamiento). Es ahí…donde yo me estrello contra la pared. Después de esa decisión crucial que Belén tomó, me enamoré de todo lo que había hecho por mí. Estaba en mi pieza tratando de estudiar para geografía y no podía parar de pensar en ella. Recordé todo lo que había hecho por mí y me cayó la ficha de que me había enamorado. Al otro día en el colegio, a la hora del recreo me acerque y se lo dije. Ella simplemente no lo podía creer. Y entre todas las cosas que me dijo, me dio a entender un “mejor tarde que nunca”. Pero por otro lado, se mostró confundida y llena de dudas aunque sonaba lógico después de toda mi indiferencia y mi comportamiento frío para con ella. De ahí en más, pasamos por todas las facetas que puede haber. Fui feliz pero duro poco y ¿A costa de qué?

Compartí muchos momentos que hasta el día de hoy son inolvidables…Me acuerdo que cuando ella salía de gimnasia a la mañana, venía a mi casa justo cuando mi mamá no estaba y hacíamos nuestras locuras. Una mañana apareció mi vieja, al entrar encontró las zapatillas y las medias de Belén en el living y se me pudrió todo. Nosotros estábamos arriba en mi pieza, rápidamente apenas escuchamos la puerta ella se metió en el baño y yo baje porque prácticamente estaba gritando a los cuatro vientos mi nombre; mi mamá. Le metí la excusa de que Belén solo vino a usar el baño porque justo andaba por acá y que ya se iba (imposible de creer y re contra chamuyo) pero ese día zafamos. Mi vieja puso unas caras, pero me la dejo pasar. Ella bajo, la saludo con toda la vergüenza del mundo, tomó sus cosas y se fue. La acompañe hasta la parada del colectivo y nos despedimos.

Otro recuerdo fue cuando nos sentábamos juntos y en medio de la clase le tocaba la pierna, masajes en la espalda, caricias en su pelo; en todo el cuerpo. Ella empezaba a volar y a calentarse también. Era morboso y peligroso si la profesora nos veía. Belén cerraba los ojos y luego se acercaba a mi oído para susurrarme cosas sucias.

Pero también está la parte romántica, como cuando le dedicaba canciones de Sin bandera, Axel, Reik y tal vez alguno de Arjona o de Montaner cuando nos peleábamos. Ella también me dedicaba temas pero hay uno que destaca sobre todas las otras y es “Te vi venir” de Sin bandera. Creo que fue una de las primeras y es justamente el titulo de esta memoria.

De todas las charlas que tuvimos por mensajes de texto, hubo una que fue importante...

Una noche me mandó un mensaje así de la nada diciéndome que quería compartir sus ideales conmigo, mensaje que me sorprendió mucho y claramente acepté. Ella quería que fuera parte de su futuro, de sus sueños, de sus metas y eso era muy importante. Fue una larga noche donde conversamos de nuestros ideales que queriamos compartir junto al otro. Me fui a dormir con la idea de que era la chica indicada, la mujer de mi vida…

Nos pasábamos toda la tarde en la Plaza de los Españoles con mis amigos/as. Belén vivía cerca de ahí, a un par de cuadras. Compartíamos el mismo grupo de amigos, así que era muy lindo pasar cada juntada con mis amigos y con ella. Siempre llevábamos mate o a veces solo Cindor. Comprábamos facturas o algo rico para comer y pasábamos todo el día juntos jugando a la pelota o simplemente charlando y cagandonos de la risa.

El día de la primavera nos fuimos a la plaza de Ituzaingó, donde pasamos la tarde junto a Belén, Adrián, Sabrina, Tatiana y Joaquín (nuestro grupo de amigos). Posteriormente apareció el padre de Sabrina y nos invitó unas pizzas a Tío Due. Comimos hasta saciarnos y luego nos alcanzó a nuestras casas en su camioneta. Viajamos en la parte de atrás, en la caja y nos íbamos cagando de risa por los movimientos y las lomas de burro en donde saltábamos con todo. Fue una linda tarde.

Otro recuerdo que tengo es cuando Belén nos invitaba a todos a su pizzería y pasábamos la tarde comiendo y tomando coca gratis!

Hasta ahora, varios recuerdos que te vengo contando son buenos, llenos de disfrute y alegría…pero la historia entre Belén y yo, se fue tornando cada vez peor.

Poco a poco, se abrió un abismo entre nosotros. Belén ya no sentía lo mismo por mí, al parecer su amor había quedado en el pasado. Tenía actitudes muy raras y frías conmigo. Notaba como yo le empezaba a importar cada vez menos. Tal vez haya sido mi culpa al no darle mi amor en tiempo y lugar, en el momento justo. Fue entonces cuando comenzaron los problemas…

Aparecieron terceros y pude ver, por fin, la verdadera cara de Belén. Coqueteaba con otros pibes que le hablaban; la chamuyaban. Pibes de su misma edad o hasta más grandes, ya que ella siempre aparento tener 20 a sus 15 años. Así fue siempre su trato con los muchachos pero nunca lo había visto. Se ve que necesitaba y disfrutaba vestirse provocativa, generar deseo en los hombres, tener pibes atrás, que le griten por la calle, que la chamuyen, que se yo… ¿Vengarse de mí quizás?

No sé en qué momento exacto pasaron las siguientes cosas pero me acuerdo de la fiesta de los colores (día del niño, primavera o del estudiante ni me acuerdo) que se realizó en el predio de Rugby Club. Ese día, descubrí que se mandaba mensajes con otro (la muy hija de puta), nos peleamos y la mandé a la mierda. La piba estaba al lado mío y cuando me descuidaba se hablaba por chat con el chabón. Todo en el mismo lugar y en el mismo momento. No le importaba nada. Y eso fue solo el comienzo.

Era el cumpleaños de Barbara, nuestra compañera, hacia joda en su casa así que fui. Cuando llegué al lugar, mis amigos Adrián y Gastón ya estaban; Belén también. La señorita estaba muy ocupada hablando y cagándose de risa con el Colo, otro compañero de clase. Siempre se tuvieron ganas y se apreciaba claramente como coqueteaban. Al verlos puse la mejor cara de culo que por cierto, no me costó para nada que saliera y no le di bola hasta ciertas horas. Gastón me aconsejaba que no le hable a Belén en toda la noche. Me decía que ella tenia que entender que lo estaba haciendo era incorrecto. Si ella era mi novia, no podía hacer eso. -Ignórala- me decía. Pero yo, como estúpido que era, apenas me insistió para que le hable, termine cediendo ante a ella y la perdone. Es increíble como en mi propia cara se estaban coqueteando y yo la terminé perdonando, re estúpido. Me acuerdo que nos besamos como nunca esa noche, estuvimos...fácil…una hora besandonos sin parar.

Otra ocasión fue cuando Belén me contó que un pibe en un auto le preguntó por una dirección y ella le terminó pasando su número de teléfono. No entendí porque fue tan sincera conmigo y me terminó contando eso, claramente fue para peor.

Y de esas hay un montonazo pero algo era obvio…las señales siempre estuvieron y no las vi. Pero también hay que reconocer que este fue mi primer enamoramiento, la primera vez que sentía mariposas en la panza como dicen algunos. La primera vez que extrañaba, que deseaba pasar el rato y el resto de mi vida con alguien, quería tener hijos y hasta casarme. Quería amarla para siempre y hasta me destrozaba la simple idea de que ella se bese con otro chico o que tenga sexo con otra persona. Realmente me ponía muy mal imaginarme eso. Era tanto lo que sentía por ella que me terminó “matando”. Era la primera experiencia de amor en mi vida y lo que no sabía era que faltaban muchas decepciones más.

Nuestra relación fue muy rara, pasábamos de amigos a amigovios, de amigovios a novios, luego volvíamos a ser amigos y la historia se repetía posteriormente entre peleas y reconciliaciones. Hubo varios momentos malos que logré olvidar, mi mente se encargó de eso por así decirlo. Pero esto nunca me lo voy a poder olvidar en mi vida…

Fue traición y engaño de parte de ambos. Fue uno de los peores momentos de mierda que me pasó en la vida (hasta el día de hoy que escribo esto):

-Tengo que confesarte algo Thiago...nos besamos con Belén.

Ese fue el mensaje de texto que recibí de mi “mejor amigo” Adrián. Las lágrimas caían por mis mejillas y terminaban destrozándose en el suelo. Estaba con Gastón en ese momento cuando recibí esa triste y dolorosa noticia, él me aconsejo que los mande a cagar a los dos, como debía hacer. Por un tiempo no les hable ni tampoco les creí a ninguno sus versiones de la historia. Belén decía que Adrián la había besado y Adrián decía que ella lo beso primero y así seguía sus mentiras. Un día en la puerta de mi casa apareció Belén. Le cerré la puerta en la cara porque sinceramente no la quería ver ni escuchar. Con respecto a Adrián ni lo saludaba cuando lo veía en el colegio, lo ignoraba y él si me veía no sabía que hacer, si pasar sin saludar o juntar valor e intentar saludarme ateniéndose a como yo reaccionaria.

Pasaron unas semanas y finalmente acepté verla, quería charlar sobre que paso. Nos juntamos en la rotonda de Mitre y estuvimos hablando por horas. Como un tonto la perdone porque estaba enamorado y quería estar de vuelta con ella, besar esos labios, volver a sentirme amado. Además me lloró en la cara y me dijo que por favor la perdonara, que se sentía re mal y muy arrepentida. Me dijo que quería volver conmigo, al menos eso entendí, ya que después de perdonarla me dio a entender que tenía que pasar años para volver, que uno nunca sabe cuando es el tiempo correcto para volver, puede que tardemos días, semanas, meses, años en arreglarnos…¿Un poco sorete no? Pero bueno…ella ya había logrado lo que quería…mi perdón.

Para las vacaciones, ella frecuentaba ir a Uruguay a pasar tiempo allá con su familia (La familia de su mamá es uruguaya) y yo como siempre, nunca sospeche lo que iba a pasar. Belén indirectamente me lo decía todo, pero yo estaba tan ciego que no lo veía...


2014


Año nuevo 2014. La pase en mi casa súper aburrido con mi familia que extrañamente no salían afuera a ver los fuegos artificiales (no se qué pasaba). A todo esto, tocó a mi puerta Diego, mi otro mejor amigo que vino a salvarme la noche prácticamente. Me saludó y me pidió por favor que lo acompañara a saludar a su chica, Romina Vidal, del cual él estaba enamorado. Convencí a mi papá para poder salir y acompañar a Diego en pleno festejo  hasta allá.

La casa de Romina Vidal estaba bastante lejos, como a 20 cuadras de mi casa. Era claro que no íbamos a llegar con vida. Tomamos coraje y emprendimos viaje. Mientras íbamos caminando por el barrio, Diego me contaba que estaba muy nervioso porque iba a sorprenderla en mitad de año nuevo y no tenía idea como iba a reaccionar ella. Me seguía charlando de varias cosas cuando de repente nos cruzamos con Adrián que salía de visitar a sus abuelos. El ambiente se puso tenso, él me miro y agachó la cabeza casi al instante. Entre dientes, aprovechó para desearnos un feliz año nuevo y de paso nos preguntó a dónde íbamos (Con mucha timidez y nerviosismo). Diego era el único que emitía palabra, le contó a donde nos dirigíamos y misteriosamente Adrián quiso acompañarnos. Yo seguía sin decir absolutamente nada, pero, aún así, Diego aceptó y vino con nosotros. Así que éramos 3 gatos locos corriendo; sorteando vagabundos y rochos que nos acechaban con sus miradas. Luego de unos 15 minutos, llegamos a la casa de la tal Romina. Diego se acercó, tocó el timbre y al minuto, la puerta se abrió. La chica puso una cara de sorprendida terrible y lo abrazó, +10 puntos para Diego! Se quedó hablando con ella en la puerta mientras que, Adrián y yo, nos quedamos solos sentados en la vereda.

Era un momento muy incómodo para mi, ni me imagino lo que era para él. Apenas largaba algún que otro comentario sobre la noche, el clima y otra que otra boludez. Yo empecé a largar respuestas cortas y suficientes para el momento, ni más ni menos. Tampoco quería ser tan descortés, se notaba que quería hablar sobre lo que había pasado, yo solo aguantaba y esperaba que él tocara el tema. Ahí fue cuando de la nada, se largó a llorar con todo, suplicando que lo perdonara, jurándome por el padre que jamás lo iba hacer de nuevo. (El padre de él se había suicidado hace unos años). Juró también que nunca volvería a mentirme o traicionarme. Entre las preguntas que le hice, analicé sus respuestas y finalmente lo perdoné. La verdad es muy difícil que un hombre finja llorar como él lo hizo, así que deduje que realmente estaba arrepentido y se sentía la peor mierda del mundo. Además me lo juró por el padre y uno cree que esos juramentos son de verdad. Era mi mejor amigo desde jardín, nuestras madres eran amigas, siempre íbamos a la casa del otro, nos contábamos todo y vivimos muchas aventuras juntos y ¿Por una chica iba a cortar una relación de amistad tan larga e importante para mí?

Luego del abrazo y toda la cursilería le dijimos a Diego que no se vaya a ningún lado, que nosotros nos íbamos para la casa de Belén. Le quería dar la gran sorpresa de año nuevo, aparecerle de la nada y darle el primer beso de 2014. Hice esa gran locura porque la amaba y así fue…01/01/2014 fui a verla. Eran la 2:35 a.m. y tenía una gran expectativa de que se sorprendiese al verme, así como lo hizo Romina con Diego. Adivinen qué…ni siquiera se levantó de su silla. Tuve que acercarme hasta ella e inclinar la cabeza para saludarla con un beso en la mejilla. Ella ni se movió. Belén y su familia se encontraban en la esquina de su casa sentados en sus sillas, bebiendo sidra. Cuando saludé a todos los que se encontraban ahí, dijo en un tono muy tranquilo: “Aaah… ¿Qué hacen acá?” (Me seguía decepcionando). El padre le dijo a Belén que saqué de la heladera otras sidras para convidarnos y aparte, traerles más a ellos. En eso, ella asiente y Adrián se ofrece acompañarla. Me quedé mirando anonadado como ellos se iban juntos charlando como si nunca hubiese pasado nada entre ellos. Apenas entraron, me mandé tras ellos y seguían entre murmullos y risas bajitas. Me sentía el más pelotudeado del país ¿Cómo saber si estaban hablando lo mas bien o si seguían coqueteando entre los dos? Salimos los tres de la casa y nos sirvieron una copita de sidra. Tomamos y charlamos un poco entre los tres. Luego, le dije a Adrián que me deje solo con ella.

Nos fuimos para la rotonda de Mitre y nos dimos un par de besos con Belén. En medio de los besos le dije: “Ey nos acabamos de dar nuestro primer beso del 2014 ¿No vas a decir nada romántico?” a lo que ella responde: “Ah si jaja…todavía ni caigo que es 2014” en un tono muy indiferente, fría y cortante. Para arruinar más el momento, me llama mi mamá preguntándome donde estaba, "Mira lo tarde que es; ¡Volvé ya para casa!" y otras cosas más que me dijo a los gritos pero que no presté atención. Obviamente que estaba preocupada mi mamá, si no tenía idea de donde era la casa de Romina Vidal, solo sabía que era a un par de cuadras y no a 20 cuadras como en realidad eran. Y ni hablemos de que después me desvié para la casa de mi “noviecita”, que vive a un kilómetro de mi casa. Ya había pasado una hora desde que llegamos a lo de Belén así que, nos despedimos con Adrián de toda su familia y nos fuimos a los piques a la casa de Romina. Diego se despidió de su chica con un beso y empezamos a trotar para nuestras casas. Una noche indescriptible a nivel sentimental.

Con esta última reacción tan fría por parte de ella, me di cuenta que ya no era lo mismo. Lamentablemente y claramente ella ya no sentía lo mismo por mí, ya se había desenamorado, era obvio…hasta vos te habrás dado cuenta de eso pero en ese momento yo no era capaz de asociarlo todo. Parece un chiste haberla perdonado y que después de año nuevo desaparezca y se vaya a Uruguay (Las vacaciones que ya te había anticipado). Era obvio que tenía chicos allá, historias que jamás sabré. Al volver, se confirmó todo esto que te estoy diciendo, volvió en pareja. Ese fue el fin de la relación entre nosotros pero yo no lo entendía, no lo podía procesar, seguía enamorado y loco por ella. No nos hablábamos desde que ella llegó. Pero un día sorpresivamente me habló.

Me invitó a juntarnos en la Plaza de los Españoles para vernos por última vez y obviamente acepté. Llegué temprano, ansioso y luego de unos minutos la vi llegar. Nos saludamos con un beso en la mejilla muy incómodo y empezamos a caminar alrededor de la plaza hablando de todo menos de que estaba de novia y de nuestro futuro (si es que había). En un momento se detiene y me dice:

-Thiago, tal vez soy la primera chica de muchas más que van aparecer en tu vida. Soy tu primera historia de amor pero estoy segura que vas a tener más amores en el futuro.

Me quedé boqueando como un pez, sin saber el por qué de ese comentario. A los segundos contesté con total seguridad y un poco de enojo 

-No, vos sos la única chica con la que quiero pasar la vida entera. No quiero a ninguna otra chica, te quiero a ti ¿Crees que estoy loco?

Me miró con una cara de “No tiene caso este pibe, está perdido” y me contestó 

-Con el tiempo lo vas a entender. 

En ese segundo no lo comprendí. No discerní para nada lo que ella me había dicho. Tenía toda la razón del mundo y después de mucho…mucho tiempo lo entendí. Nos dimos un último beso, que según ella no lo consideraba infidelidad hacia su novio actual Lautaro. Un beso apasionado y chau.

Pasado el verano, comenzó el colegio, pasé a 4to año. Se dividía en Humanidades y en Economía. Belén se decidió por Economía y yo por Humanidades. Para mi suerte, me encontraba junto a Sabrina y Tatiana, mis mejores amigas. Para mi mala suerte mis otros amigos se cambiaron de colegio o repitieron. Me sentía muy solo ya que con los chicos que quedaban en el aula eran con los que me pelee el año anterior y no podía juntarme con ellos. Así que era casi imposible hacer amigos allá. A Belén la veía en los recreos y yo seguía sintiendo cosas por ella. Los dos meses que pasé en el Sarmiento la pase muy mal, triste, y sobretodo solitario. Llegaba tarde siempre y sinceramente no quería ir. Así que hablé con mi familia para cambiarme de colegio y esa fue, sin saberlo en ese momento, la mejor decisión que tomé en mi vida.

Me cambié al colegio Santa Lucía junto a mi prima Mariana a mediados de Abril. Era una nueva etapa que me cambió mucho y me hizo conocer a mis actuales amigos. Al mes, más o menos, ya tenía mi grupo, ya me hablaba con casi todo el salón y me hice muy amigo de Hugo, un agradable sujeto con el que siempre jodiamos en clases y nos cagábamos de risa. Pero yo seguía sin olvidar el pasado, volví a ella. Continuaba enamorado, la extrañaba, no lograba sacármela de la cabeza y quería volver con ella o algo así. Me acuerdo de haberle entregado mi celular a mi compañero Brian Casco (que era todo un gato con las minas) para que la chamuyé haciéndose pasar por mí. Ese mismo día al llegar a mi casa, Belén me llamó. Me preguntó “Es en serio?” y le respondí “si.” (No tenía idea que hablo Casco con ella, seguí la corriente como todo un campeón). Siguió diciéndome “Estas loco Thiago, tengo novio, ya se terminó lo nuestro” (De buena manera me lo dijo, en un tono casi como que no podía creer lo que estaba pasando). Le dije que está bien que no pasaba nada y cortamos la comunicación. En ese momento, me di cuenta que ya estaba…que no podía seguir así. Ya iban a ser 2 años que estaba en esta historia. A las semanas, no sé por qué ni cómo pero me desenamoré. Mi cabeza…mejor dicho…mi corazón hizo click. Aunque también fue por la ayuda de ciertas personas que conocí con el tiempo.

Seguí con mi vida, me gradué en el Santa Lucía y Belén en el Sarmiento. Cada uno siguió con sus propias historias, nos bifurcamos. Un ciclo se terminaba y empezaban muchos más. Esta historia necesitaba un punto final. He de admitir que me costó mucho. Como lo dije antes, fue mi primer enamoramiento, mis primeras locuras, mis primeras aventuras, mis primeras experiencias, mi primer mundo de fantasía en donde era feliz junto a ella.

Espero que me comprendas. Si te paso o te pasa algo parecido…mi consejo es que hay que "saber cuándo parar" como la canción de Las Pastillas del Abuelo. Saber terminar cualquier ciclo que ya no de más y prestar atención a todas esas señales, esos detalles que te brinde esa persona (ya sea positivo o negativo). A cualquier consejo que recibas de otras personas, no lo evadas, escucha. La primera vez que te enamoras suele ser muy duro y frustrante, donde todo es color de rosa y al otro día es un caos donde se te viene el mundo abajo. Esa persona pasa a ser el centro de tu vida y puede destruir todo lo que está alrededor. Tené cuidado y querete un poco más.


2017


Luego de dos años sin saber nada de Belén, apareció de nuevo en mi vida. Ni me acuerdo como comenzó, se formó un grupo con Gastón, Tatiana, Joaquín, Sabrina y Belén. Donde salíamos a bailar a bares o boliches; juntadas en plazas o en nuestras casas. Con Belén volvimos a hablarnos (Obviamente porque estábamos en el grupo y salíamos todos juntos, era inevitable) y la cosa fluyó de nuevo. Había onda y estábamos más grandes (Teníamos 21 años ya)

La invité a mi casa, jodimos y nos reímos haciendo dubsmash, una app donde te grabas imitando voces de películas o personajes. Mientras que nos estábamos riendo, me acerque a su boca, la miré a los ojos y le di un beso. Nos empezamos a besar con tanta pasión y nostalgia que nos prendimos fuego los dos. Le saque la ropa como pude y ella me rompió mi bóxer preferido. De ahí en más, terminábamos juntos en cada salida con el grupo. Aunque ella seguía de novia con Lautaro y llevaban 3 años ya. A mí no me molestaba ser su amante pero detestaba profundamente que le diga “te amo” tan descaradamente o me decía que él era el amor de su vida, que pasaron por muchas cosas y bla bla bla. Odiaba que sea tan cínica.

Una noche cuando hablábamos por whatsapp me empezó a decir todas esas cursilerías que sentía por su novio y le paré el carro. Le dije lo siguiente: “¿Como podes decir que lo amas cuando me comes la boca cada vez que nos vemos?” Discutimos un rato más pero finalmente accedió. Era algo muy raro que me generaba bronca mas allá de ser cómplice de esto que estaba mal. Una persona que realmente ama no se comporta así, no tiene la necesidad de darle un beso a otra persona, de engañar a su novio cada finde y después decir y afirmar por todos lados que lo ama, que es el amor de su vida y todo eso, no es así. Si vos estas enamorado/a de una persona la vas a respetar, serle fiel, besar a esa única persona, dar todo por esa persona, ser sincero/a y no ocultar ni mentir tan descaradamente de esa manera. Por suerte me comprendió y lo entendió. Me pidió disculpas y me prometió ser una mejor persona a partir de ese momento.

Y si…tal vez me perdí más besos y un par de cosas más de ella pero es que me salió ser así, reaccione y la ayude o al menos eso espero.

Luego de eso, no nos juntamos más con el grupo ya que nadie nunca podía y se terminó disolviendo. Posteriormente, me seguí enterando de rumores sobre Belén…cosas que hacía. Ese mero sacrificio de decirle que era lo correcto parece ser que no ayudo en nada…

Actualmente no la vi nunca más ni sé nada de su vida y espero profundamente que nuestros caminos no se vuelvan a cruzar.



*Si te gusto la primera historia, de seguro que te va a encantar las otras tres historias de amor que tuvo Thiago...aunque...lamento decirte que algo pasa con Thiago...

Todas estas historias se van a unir en mi próximo libro "FUERA DE HORAS" 

Muy pronto lo estaré lanzando! Estate atento, no olvides de comentar, poner me gusta y hacer una reseña a esta primera parte!  :D

Desde ya, muchas gracias por leer! :)

21 de Marzo de 2018 a las 05:17 0 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

AGUSTIN QUINTEROS Hola, ¿Cómo estas? Te invito a leer "Respiro libertad", este microrrelato fue el GANADOR ♥ del concurso reto semanal, gracias por sus votos :) Si deseas comentarme o darme algunos consejos de escritura y redacción para mejorar te estaría agradeciendo un montón :) ¡Muchas gracias por la buena onda! :D Les dejo mi instagram: @_agusquinteros donde hago música ♫ BUENA SEMANA

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~