Reflejo demoníaco Seguir historia

mariana-lopez4344

No era él, lo sabía, la imagen que le devolvía el espejo no era la suya, había algo dentro de él, alguien. O quizás era él el que estaba dentro de otra persona. ¿O no? Unos ojos inyectados en sangre me devuelven la mirada. —Asesina a tu mujer. —Susurra la imagen frente a mí. —Lleva al mismo demonio dentro de ella. El reflejo en ningún momento mueve la boca dando señales de estar hablando. Lo escucho en mi mente, un susurro que me da escalofríos. Mi cabeza maquina millones de pensamientos, tratando de buscarle una lógica a lo que estoy viendo pero nada lo justificaría, salvo dos opciones: enloquecí o estoy soñando. Mi cuerpo no responde a mis demandas y asiente, confirmando la orden que me encomendó el espejo. Matar a mi esposa.


Paranormal Todo público.

#crimen #suspense #asesinato #modelo #pintor #demoniaco #reflejo
4
6.6mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Días antes
—Levanta el mentón cariño. —Le indica su marido. Ella obedece, tratando de no modificar sus facciones.
Se encuentran en el estudio de él, en donde yacen todos y cada uno de sus retratos. Van desde expresiones tristes, enojadas hasta las más alegres de ella. Era lo único que lo inspiraba a Nathan, el rostro de su querida esposa. Han pasado diez años de casados y aun seguía enamorado con la misma fuerza del comienzo de su relación.
Única y bella de una manera completamente sencilla, con unos ojos ámbar y su piel morena es lo primero que te llama para mirarla detenidamente. Luego viene su risa, a pesar de lo que pueda discutirle para él es como escuchar el canto de un ángel, suave y atrapante. Su cabello largo y color chocolate, que pasa cada noche acariciando hasta que su amor se queda completamente dormida en sus brazos. Recuerda el día en que ella se derrumbó, contándole cómo teniendo cinco años de edad vio a su familia morir. Los asesinos no lograron encontrarla gracias a cada uno de los escondites que descubrió en su momento, sin imaginarse que le salvarían la vida.
Sin embargo, hasta el día de hoy le sigue sorprendiendo su fortaleza. No importa si por dentro se derrumba, en su rostro siempre habrá una sonrisa.
En aquel momento, daba pinceladas suaves pintando el cabello de Esmeralda. Todas las tardes, retrataba a su esposa o continuaba con lo dejado el día anterior. Sin embargo, esta última semana comenzó a notarla más apagada.
La duda atenazó su mente.
—Cariño, ¿te sientes bien? Podemos dejarlo para mañana si quieres. —Le sugiere preocupado.
Asiente desganada, se aleja de la ventana y se sienta a su lado frente al atril. —Sigo insistiendo en que debo llevarte al médico, estás muy pálida.
Sin esperar una respuesta de su parte, la alza en brazos y se dirige a la puerta de su casa.
En el hospital, Esmeralda no podía estarse quieta. Por pedido del médico de guardia, se le realizaron varios estudios y ahora se encontraban en la sala de espera.
—¿Por qué tardan tanto? —Pregunta asustada y nerviosa.
Siempre le tuvo miedo a las agujas y lo primero que hacen es sacarle sangre. Si no fuera porque Nathan estaba a su lado, se hubiese descompensado.
—Esme, no creo que sea nada grave. Mandó a hacerte varios estudios por las dudas. —La tranquiliza.
Ella asiente no muy convencida.
Por el final del pasillo se acerca el médico hacia ellos. Le sonríe, quitandole un peso de encima.
—Señorita, no tiene nada grave. El que estuviera pálida se debe a una leve anemia y, por otro lado...
—¿Qué? —Lo interrumpe.
Los mira y les tiende un sobre.
—Felicidades, van a ser padres.
Él todavía sigue sin caer en la noticia. Sonríe como un tonto enamorado, observando desde lejos a su hermosa mujer dormir plácidamente. Ha quedado completamente agotada luego de semejante día lleno de nervios.
Sale de la habitación y cierra la puerta sin hacer un ruido. Camina por el pasillo tenuemente iluminado, mirando todo a su alrededor. Las paredes empapeladas de un marrón oscuro cortado por pinceladas doradas, formando una enredadera que termina alrededor de un espejo bastante viejo y tétrico. Siempre que puede se coloca frente a él y eso hace.
Su cuerpo se tensa al ver su reflejo.

10 de Marzo de 2018 a las 01:16 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión