Cuento corto
0
6958 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Formas y maneras

Acá estamos, nos entramos andando, rotos, ya desalmados, con las ganas gastadas, los pies descosidos y cansados... Cansados del pensar, de pensarnos a futuro, de pensarnos en pasado y todo esto varados, sin rumbo fijo vamos, nos idealizamos y ahí vamos de vuelta a pensarnos con personas que pasaron, con aquellas que fueron más fugaces que otras, con gente que todavía habita un espacio en nuestro ser del aquí y ahora, y así seguimos sumando restando sentimientos y emociones. 

Y seguimos  aguantando luchando con esa porquería que sale de algún rincón de nosotros y ¿quien sabe de donde? su objetivo es claro, nos viene  auto-destruir. De cierta forma le avivamos el fuego para que salga y se apodere de algunos sueños tapados con polvo y olvido, otros con un poco de tela de araña vivos pero así y todo se los llevan ¿y quién sabe a donde los dejan? los dejamos porque nosotros caminantes los ayudamos a que lo hagan.

 Nos gusta mutilar-nos inconscientemente y al final nos espantamos pero somos de acostumbrarnos  a siempre avivar el fuego de esa cosa. 

Pese a todo seguimos, aguantamos, nos aguantamos, cuestionamos, nos cuestionamos y pero... ¿Adónde vamos? exactamente a ninguna parte, sabemos  que somos caminantes y al andar nos hacemos y deshacemos. Y si algo tenemos en claro es que no nos podemos quedar inmóviles siempre que  en algún segundo, mili-segundo,  lugar, en alguna persona arrancamos y nos hacemos y deshacemos, y... ¿Por qué será que siempre las personas algo nos dejan? ¿y si no dejan quitan? hay relatos extraordinarios de gente que sabe tocar teclas exactas de códigos propios que desconocemos. Esa gente aparece como si nada, puede que las busques o la busques pero cuando dejes tu impaciencia aparece. Créelo, viene a romper expectativas y más vales que sueltes esas idealizaciones tan primitivas de querer todo por el todo mismo, viene por otra cosa, ella vino a otra cosa. 

Lo más importante es que vino, llegó. Y coincido  con vos en esta singularidad de la nada que somos en espacio- tiempo. Viene y vino a deshacer caminos de cuentos  de relatos medievales, esos que hablan de zapatos y héroes encontrados. Ella trae consigo chispa interna esa que prenden fuegos inmensos si la cuidas y que sabe como  contagiarte, y... Caminante a caminar. 

 ¡Con cuidado! no sea cosa que esa porquería roba sueños aparezca y se convierta en inseguridad, porque claro que la porquería esa va aparecer y la puede cagar tal vez sí tal vez no, lo importante es no consumirnos en impaciencia,  por qué  seguimos pensándonos por ella, con ella, ella... La de la chispa extraordinaria se va a quedar con vos, no de la forma que vos quieras claro que no,  de la forma más libre posible y contigo. Está cansada que por su chispa la gasten y desgasten. 

Pero que le vas hacer si piensa de vez en cuando que sos como esas pequeñas ramas que prenden con cualquier chispa, ella está cansada tal vez de tratar de avivar fuegos bobos, que no llegaron a fogatas luminosas, que con el roció de una madrugada se consumieron. Está cansada, es entendible pues ella también es caminante y acá está ahora caminando con vos. Así como deshace... Hace, hace que te pienses,  pienses todo y a todos  desde otro panorama. Y caminante... Es momento de frenar pudiste observarte en diferentes direcciones, antes te confiabas en quien sabe porqué solo lo hacías porque siempre quisiste creer que se puede confiar, y claro que sí, pero no de esa forma ella te hizo hacer observar más alrededor, y sus infinitas idas y venidas, vinieron a decirte que nadie es de nadie y querer se quiere siempre con libertad si no se pudre y se apaga como esos fuegos tontos y bobos. Ella vino y cambio cosas, quito y sumo. Ella a esta altura sabe con seguridad que su chispa tiene gran poder en mi caminar, sabe que no soy fuego bobo y que su su chispa se lleva bien con la mía, ella sabe que estoy hablando de ella .

28 de Febrero de 2018 a las 07:47 2 Reporte Insertar 3
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Capitán  Pensante Capitán Pensante
Es una escritura bastante complicada de entender al principio, pero cuando lo vas leyendo te va pareciendo más y más agradable. Pero tengo varios puntos negativos (desde mi punto de vista): Los párrafos son demasiado extensos y apenas hay saltos de línea que me permitan asimilar todo lo que leo, es muy denso; Hay faltas de ortografía y palabras mal usadas. Si corrigieras esto, tu obra daría un salto de calidad increíble, así que te invito a que la revises y con cuidado saques a relucir la belleza que ocultan tus palabras.
2 de Marzo de 2018 a las 05:42

  • Emmanuel Shinkai Emmanuel Shinkai
    Es verdad que es algo difícil de entender al principio y eso me agrada. Sí, me gustan ese tipo de narrativas. Como dice Samuel, las palabras son muy densas y tiene algunas que otras fallas ortográficas,... necesitas estructurarla mejor. Quizá pueda que sea tu primera vez escribiendo, felicidades, me alegra que empieces de esa manera pero sí necesitas hacerle cambios a tu poesía. 5 de Marzo de 2018 a las 07:40
~