Cuento corto
4
6796 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

-

Ayer, ayer me doliste de nuevo. Caminé sobre tu lecho, sobre tu tumba. Reviviéndote y trayendo de nuevo al recuerdo cada dolor impuesto. Te soñé y el sueño estalló en mí. La tempestad perpetrada en días anteriores tomó una silueta exclusiva y creó un impacto irreconocible sobre mis ojos aún cerrados. Sentí el sufrimiento, sentí la decepción otra vez. Y mi reacción no pareció cambiar. Surtió el mismo efecto que el anterior. Los ingredientes fueron alterados pero el desenlace resultó similar. Sumamente similar. Si en algún momento todo escenario se desplomó encima de mi, ahora palideció. Ya no me lastimaba más, ahora me mataba. Distintas heridas se abrieron espontáneamente, alimentándose de todo mi cuerpo hasta dejarme débil… ahogada. Te suspiré y me punzó. Y me di cuenta que la cicatriz continuaba sensible, conduciendo aquello a que vidas anteriores se manifestaran haciéndose más poderosas y ganando la batalla que habita dentro de mi estómago. La revolución nace y me encuentro con los ojos abiertos una vez más en este absurdo paraje, que me condena. Y que no daría por no estar aquí, respirándote.

26 de Febrero de 2018 a las 16:30 4 Reporte Insertar 6
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
jacqueline cabanilla jacqueline cabanilla
eres una excelente escritora, lo que escribes llega al alma
13 de Mayo de 2019 a las 16:56
Sebastian Martin Sebastian Martin
Muy buen escrito que transmite una variedad de emociones. Saludos!
31 de Julio de 2018 a las 10:52
LA Liliana Angulo
Original manera de describir una vivencia tan intensa.
9 de Mayo de 2018 a las 18:45
Allie Fray Allie Fray
Me gustó mucho tu poema, yo me he sentido de la misma manera algunas veces, y que lo compartas con el mundo es increíble, ¡sigue así!
1 de Marzo de 2018 a las 14:16
~