Mi Regalo Seguir historia

Izradafenyn Izra Dafenyn

El amor es doloroso, pero si no duele no se disfruta


Cuento Todo público.

#regalo #desamor #amor
Cuento corto
2
7303 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Amor Duele

He pensando en todo lo que has sufrido, el daño que has soportado y siendo honesto quiero reivindicarme, ¡Lo intentaré nuevamente!

Subiré a mi nave e iniciaré el viaje.

Busco en el firmamento que poder regalarte, nada de lo que te ofrezca será suficiente, no sé elegir bien.
¿Que me recomiendas?
Podría regalarte una nube, mejor que sean miles de ellas, ¿Quieres la lluvia? Creo sería mejor idea regalarte el arco iris que se forma con la luz del sol, ¿Qué tal si te regalo la luna? Si tú quieres las estrellas, te las daría.

Regreso sin éxito, la misión fue un fracaso.
Las nubes y el viento que te he regalado anuncian la llegada de una tormenta, la espero ansioso tras mi ventana, poco a poco las gotas caen; ahora llueve sobre mis mejillas y la palma de mi mano.
Formo un puño y termina la tormenta, me acuesto unos minutos e intento dormir, pero los pensamientos no me lo permiten, voy a la cocina y tomo un vaso con agua, lo agito varias veces tratando de crear un remolino, segundos después lo consigo, decido dejarlo así y salir de mi casa para caminar. No camino mucho, pues mi radar me informa que tres tornados azotan Kansas, regreso corriendo y aviento el vaso, el remolino se detuvo, pero termino empapando una pequeña maqueta de una enorme ciudad; ¡Te maldigo!

Nuevamente subo a mi nave, y emprendo el viaje para observarte, tres horas después paso por Indonesia, me doy cuenta que fue casi destruida por un enorme tsunami; me culpo.
Acelero, pues no puedo hacer nada, el daño está hecho y si lo intento remediar podría sólo estorbar. Al avanzar rápidamente retrocedo el tiempo, irónico, lo sé.
Llegué a la cima de un gran volcán, yace dormido, pero mi enojo por no poder enamorarte es tal, que comienzo a molestarlo. Algunas horas después de haberle lanzado varias rocas e insultos, Vesubio ha despertado, él intenta desquitarse, pues se enfadó al no dejarlo continuar su sueño; ¡Pompeya ha desaparecido!

Mi viaje continúa, llego al Amazonas, una gran selva es mi salvación, puedo utilizar a esos bellos árboles como regalo para ti, los talo desde la raíz, y sin darme cuenta he destruido grandes hectáreas de selva, me siento triste, pues al ver mi acción lloras, la sientes.

Me pides que me detenga, yo sigo avanzando, nada de lo que hago logra cautivarte, ¿No te das cuenta de mi amor por ti? Te pido ya no me rechaces, pero insistes en no poder corresponder.
Te maldigo nuevamente, empiezo a dudar de mi amor, ¿Es verdad que el amor duele? Entonces haré que te siga doliendo, tomo altura hasta abandonar tus lamentos, me dirijo hacia mi padre el sol, le comento de lo mal que me has tratado y en cuestión de segundos con una llamarada te destruye, ¡Oh mi tierra amada!

Ya no estás más, mi amor te causo mucho daño, pero más daño te causaban esos que tú llamabas hijos, esos que sólo abusaban de ti sin culpa alguna; esos que yo llamaba humanos.
Te he liberado del dolor, te he liberado de ellos; he ahí mi regalo.

24 de Febrero de 2018 a las 05:45 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Izra Dafenyn El Poeta Muerto

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~