Penumbra. Seguir historia

halkon Naillian Griffith

Estas no son las notas correctas, este es sólo un intento desesperado por llamar tu atención.


Romance Sólo para mayores de 18.

##Romance ##Música
2
6817 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Clave de sol.

Aun así no quiero que mi melodía sea olvidada, repetí hasta el cansancio viendo mis manos ensangrentadas. Perseguí tus colores desde principio de otoño pero el cielo de tus ojos nunca me dió una respuesta. Por lo que instintivamente con la esperanza de sobrevivir empecé a huir.
Lentamente comencé a cambiar cada uno de mis pensamientos por una nota y así seguí, el ritmo temblaba pero conseguí el amor superficial y circunstancial de otros. Nada podía hacer sin entregarme, borré el tiempo con mis labios complaciendo mentes extrañas sin que nadie se atreviera a detenerme.
Mi vida se veía borrosa y traería tarde o temprano consecuencias nefastas para mi alma. Cree la cárcel y con mi cuerpo encadenado me limité a observar desde mi posición.
En la mañana el agua despierta mis sentidos y limpia el odio de mi cuerpo corrupto y manchado. Todo el desagradable placer obtenido apenas se desvanecía dejando marcas que sólo decidí ignorar. Las reglas eran importantes, si fallaba el mundo que me protegía se convertiría en cenizas y mi yo sé perdería, eso no era una opción, ya que en mi cruel batalla aposté mi vida.
La primera regla no es más que un recordatorio de la realidad que sigue mis pasos, es el eco de errores pasados: tan sólo no le pertenezcas a nadie.
No saber quién eres te hace una persona solitaria por lo que sólo es cuestión de transformar y jugar, creando imágenes que se puedan utilizar. La soberbia es parte de la lista de mis defectos, mis miedos no deben ser vistos, por lo que no puedo dejar que nadie se acerque lo suficiente.
No veo rostros sólo pinceladas que terminan en la noche, junto con ella el calor se dispersa.
La tarde brilla con su estrella, mi visión cambia manipulando el violín. Las composiciones derrumban las otras presencias y retumban deleitando. Me ubico en el centro de sus fantasías y les presentó el amor vacío y hermoso, guardado en sus corazones los poseo hasta el fin, sólo soy un engaño.
Arrebato suspiros y anhelo pero consideró en vano prestar atención a los caprichos por lo que sólo los guío, les entrego sueños oscuros como mis ojos y fríos como mi piel, mientras me acerco a mi destino, el silencio.

20 de Febrero de 2018 a las 18:27 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Perpetuo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión