Hasta caer en ruinas. Seguir historia

halkon Naillian Griffith

Tras la noche de fuego las cenizas se arremolinan entre los cuerpos, el hombre dormido es visitado por los cuervos. El aliento frió de la mañana estará ausente. No te olvides, las musas cantaran su nombre, mientras que la débil memoria de los mortales solo lo hará por el tiempo que se tiñan de sangre. Y aun así, hay alguien que tomando esos recuerdos existe, vagando en los campos de la muerte recolecta su elixir...


Fantasía Sólo para mayores de 18.
3
7153 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

La falla en la luna

En el mundo hay espejismos que guían a los seres hasta el límite, si sobrevives más tiempo que una eternidad empezaras a transformarte en parte del caos, eso en este mundo es la inmortalidad, seres que nunca parecen cambiar pero que los sigue el infierno.

Persiguiendo el camino maldito, pasando los grandes reinos, se encuentra un andrajoso lugar de noches plateadas. Dentro, sus habitantes no tienen nombres y se esconden en su propia oscuridad, solo se sirven a sí mismos atravesando el tiempo.

En la noche nos maldice el viento y un olor especial se impregna en cada partícula, mientras que los ojos se vuelven color humo, se ensucian, se envician. El rumor comienza, vuela y aterroriza hasta el cansancio. La carne será corroída, los fluidos putrefactos inundaran las calles y el miedo asfixiara cualquier mente, dependiendo de tu suerte lograras escapar.

La demencia reina cuando el juego comienza. Yo, un ser sin historia, no soy nadie y aun así podría ser todos. Sentado en la silla del observador soy llamado juez, poseo el don de la música, crear o destruir, amante de los sueños me niego a transformarme en un títere. Aliado de la muerte, de alma corrompida por la diversión. Por ahora sólo seré la voz y ellos serán el movimiento.

Lejos, en el panteón, bailan los muertos al compás del violín, atravesando el laberinto con máscaras de fuego azul mientras la luna se vuelve de terciopelo rojo. Parecen bellas ninfas sin alma, son adornos para la noche, sacrificios para satisfacer la lujuria de los grandes Reyes del pasado que no nos dejan olvidar.

Cerca se esfuman sombras, son los gatos que custodian el bosque de la luna, donde se esconde los secretos de la flor de lis, y de quienes no tienen los grilletes del destino, astutos y libres, sin perdón ni pecado. Lugar de los ladrones, de los únicos sin miedo.

En medio del conflicto de un gran reino se encuentran vigilantes los portadores de gemas que protegen a los sabios, pilares de su mundo. Aquellos cuyos cuerpos de mármol perfecto, puro y negro residen inmóviles envueltos en la neblina del santuario. Ni una palabra, sonido o ilusión, ni siquiera el eco del tiempo, sólo la triste agonía del poder reside en la penumbra de sus ojos ciegos.

Un lago en medio del desierto refleja el futuro mientras permanece inmutable por los suspiros y lamentos de hoy. Reloj llamado Codicia que convierte en vil bestias a quien ose beber de la dulce tentación. Halcones y leones de cristal merodean buscando presas para los cazadores. Agudos y majestuosos seres manipuladores de la naturaleza.

El juicio mengua, enloquece y termina por establecer batalla. El camino que se elige durará mientras el engaño por el que poco a poco se ha caído sea todo lo que se recuerde. Sosteniendo la idea de una imagen el viajero siente la soledad y el poder. Elegir, cambiar y adaptarse recorriendo el sin fin de posibilidades, lleva marcado en su cuerpo una rosa de los vientos símbolo de su perdición, dueños
de destreza y valor, sus únicas posesiones y su propio veneno.

La otra cara de la Luna, el equilibrio de la trama que envuelve el cielo, el piano suena abrigando la esperanza de la brillante lluvia, las flores prestan su sangre en la ceremonia y las lágrimas del sol buscan lo efímero de las palabras. La trampa es la prisión de fuego creada por el artista del engaño, Ángel de la muerte, inventa fallas singulares que forman la sinfonía de los locos. Sueña, siente el dolor, puede asesinar la noche, robar las llamas del infierno y congelar las sombras. Poseedor de la llave del infinito, eligió entrar en el vacío y convocar al Rey.


20 de Febrero de 2018 a las 07:10 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Sangre y devoción.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión