patri13 Claire Morgan

Colección de textos cortos que exploran todo tipo de sentimientos, con un trasfondo diferente para cada lector.


#1 en Cuento No para niños menores de 13.

#realistic-fiction #loscuentacuentos #tristeza
37
8.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

Te odio


Como nadie en este mundo te odiará, como no se puede odiar a nadie más. — Te odio, Los Seis Días ft. Santi Balmes

Mi memoria es una cinta de película donde corto, cambio, elimino y añado trozos para contarme la historia de mi pasado de una manera que pueda comprender, y así intentar dejar de odiarte.


Te odio por cambiarme la vida, por dibujar en un papel todo lo que conocía hasta el momento, arrugarlo en un puño, romperlo en pedazos y tirarlos a la basura sin ni siquiera darme un papel en blanco donde volver a empezar. No solo te llevaste los cuadernos contigo, te llevaste bosques enteros haciendo imposible que pudiera crear un lugar donde dibujar de nuevo. Mi bolígrafo ya no tenía cabida en el mundo, yo no tenía poder sobre absolutamente nada porque tú te lo habías quedado todo. Habías decidido pintar mi mundo en diferentes tonos de gris, llegando a usar el negro más azabache que he visto en mi vida en los ojos de la persona que menos se lo merecía.


Te odio, por decidir por mí cuál sería mi futuro. Por saber exactamente el número de pedazos en que estabas a punto de romper mi vida, por saber que algunos de ellos serían tan pequeños que se perderían para siempre y nunca volvería a encontrarlos. Por saber que la inocencia sería uno, que la simplicidad sería otro y que esos huecos quedarían para siempre vacíos. A veces pienso que lo hiciste a propósito. Estabas tan obsesionada con dejar tu marca en el mundo (¿lo estabas?) que la única forma que encontraste de marcarme a mí fue dejando un hueco que sabías que nunca podría llenar, nunca, porque desde entonces existe dentro de mí una melancolía intrínseca en forma de garra que atrapa todos y cada uno de los momentos felices para que no vuelen demasiado alto.


Te odio, por enseñarme el verdadero significado de la tristeza. Por haberme hecho comprender lo profundo que puede llegar a sentir un corazón, lo profundo que puede caer, lo profundo que puedes perderte en el vacío. Te odio porque no me hiciste sentirlo a mí, me hiciste verlo. Me hiciste ver que estar triste no tenía nada que ver con no tener tu peluche favorito para dormir, ni que tus padres no te dejaran ver el siguiente capítulo de tu serie favorita porque tenías que irte a la cama. Me hiciste entender que la tristeza daba mucho más miedo que cualquier monstruo que pudiera vivir en mi armario, que la oscuridad en mi habitación no era nada comparada con la oscuridad de una casa entera a plena luz del día.


Te odio, porque me obsesioné con entenderte. Con buscarte en libros, en canciones, en flores y en la brisa del mar. Me obsesioné con tus razones, con las que tenías, con las que no tenías. Viviste mucho más en mí después de irte que cuando estabas conmigo, pasamos mucho más tiempo juntas cuando ya no podía verte más. He creado una imagen idealizada de ti, porque no te recuerdo. No recuerdo tus ojos, ni tu cara, no recuerdo tu pelo ni tampoco el sonido de tu voz. No recuerdo tu forma de caminar, ni tu sonrisa, ni tu risa. No recuerdo nada de ti que sea real, solamente ciertos momentos que, por alguna razón, mi cerebro ha decidido guardar bajo llave. Pero ni siquiera en ellos puedo verte. Te veo, pero no te veo. Estás ahí, pero en realidad no estás. Como ha sido siempre. Y entonces te imagino, cojo pedazos de todas las personalidades que creo que me recuerdan a ti y te construyo en mi cabeza de una forma que me haga sentir inferior, pequeña, inútil. Irrelevante. Te alzo en un pedestal, te siento en un trono a millones de años luz de cualquier estrella para que solo seas tú quien ilumine el universo. Para que en vez de caminar en tu sombra, sea tu luz la que me diga "vas bien, este es el camino". Para devolverte la luz que perdiste. La que perdimos.


Te odio, porque no sé amarte. Nadie supo nunca, ni siquiera tú misma. Porque es el único sentimiento en el cual sé a ciencia cierta que eras experta.


Porque no encuentro ninguna otra forma de estar cerca de ti.


27 de Marzo de 2023 a las 09:38 0 Reporte Insertar Seguir historia
4
Leer el siguiente capítulo Reflejos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión