El cajón Seguir historia

M
Marisol Ortiz


Normalmente me caracteriza el escribir conforme al sentimiento del momento y sobretodo con el corazón en cada palabra.


Drama Todo público. © HMarisolHdzOrtz

#exnovios #amor #superar #desamor #Tristeza
Cuento corto
0
7766 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El cajón

Ahí estaba, frente al pensamiento de la única persona que había sacudido cada uno de mis sentidos.

Abrí la gaveta de metal frió con la etiqueta de “Sentimientos verdaderos”. Y encontré archivos que hacía mucho no había hojeado.

Me di cuenta que en el archivo con más antigüedad había un montón de palabras sinceras, muchas emociones que con el tiempo deje de experimentar. El tiempo se encargó de desgastar todas y cada una de las tantas emociones que en mi interior se encontraban y que lejos de hacer que crecieran o se mantuvieran con vida, se secaron y quedaron como pequeños nudos casi imposibles de desenredar.

Tome algunos de los legajos con problemas que también experimente a lo largo de todo este tiempo, problemas que en realidad no habían sido tanto (si es que a cantidad nos referimos), pero que en daño emocional, fueron un verdadero terremoto que dejo a su paso solo las piedras y polvo, un total paisaje gris después de que todos esos edificios de amor puro se derrumbaran por cada una de las sacudidas que dieran esos altibajos.

La sensación de nostalgia que invadió mi corazón al darme cuenta que todo eso en realidad, casi no estaba ya. Mis ojos comenzaron a empaparse con lágrimas llenas de palabras que quedaron en el corazón.

Pude entonces comprender que cada lágrima tiene un sabor diferente y fue ahí donde encontré el sobre de plástico con pequeñas muestras de lágrimas. Que aunque no fueron precisamente derramadas, estuvieron dentro de mi corazón.

Las primeras lagrimas que encontré fueron aquellas del que se encontraban en el sobre color rosa bebé: “EL PRIMER BESO-(090909)” el tomar ése sobre con mis manos, me hizo sonreír y volver a vivir el momento, la manera en que sus manos me sostuvieron de una manera tan delicada y ese beso casi fugaz sobre mis labios.

Deje de lado aquella bolsita, tome una más… “1ER. 14 de FEBRERO-(140210)”, “LA PRIMER AVENTURA-(201111)”, “SEGUNDA AVENTURA-(170612)” “AQUÍ SEGUIMOS-(010915)”. La película de nuestra historia se fue corriendo de a poquito conforme exploraba las bolsitas coloridas llenas con lágrimas, algunas felices otras de tristeza… fue así como en el fondo del sobre, encontré una bolsita hecha rollo, casi olvidada y apretada fuertemente con una liga de goma.

Me dio curiosidad y decidí desatarla. Al desenrollar aquel pequeño paquetito mi corazón empezó a latir con más rapidez, mi garganta se hizo un nudo y un hueco muy grande albergo mi estómago provocó que nuevamente mis ojos derramaran algunas lágrimas, la tome fuertemente y decidí volver a guardar todo.Metí todo dentro del cajón, torpemente acomodado.

Al cerrar no lo hacía correctamente, lo abrí y “reacomode” algunas cosas nuevamente, pero al empujar el cajón, era imposible que cupiera correctamente. Molesta por no poder acomodar mis sentimientos, abrí el cajón y me puse ahí sin hacer nada, solo viendo como ahora el ordenado cajón era ahora un revoltijo de sentimientos sin inicio ni final.

Abrí mis manos y ahí estaba el causante de mi frustración, enojo, tristeza, desesperación, nostalgia y todas esas emociones que al juntar hacen que no puedas pensar con claridad. Mis lágrimas comenzaron a rodar y todo el peso de mis amontonados sentimientos comenzó a aplastarme poco a poco.

Me senté en el suelo deje que mis lágrimas salieran de una por una, para así meterlas en la bolsita que sostenía aun entre mis manos. Lentamente se llenó completamente la bolsa, cerré con cuidado la pestaña para evitar alguna fuga.

Me levante y saque nuevamente todo el contenido de aquel cajón. De manera que no entendía fui acomodando otra vez todos los sentimientos que había dentro. Al llegar al sobre que contenía mis lágrimas, me paré en seco. Lo tome con ambas manos, lo abrace e introduje el último sobre faltante… “LA DESPEDIDA”.

Cerré el cajón, que ahora cerraba a la perfección, me aleje sin darle la espalda y seguí mi camino nuevamente.

30 de Enero de 2018 a las 14:34 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~