Siete rostros para Anabel Seguir historia

marielecj3498 María Elena Módica

Anabel inicia su rutina del lunes cobrando conciencia de su infelicidad: seducida por un hombre que no ama, amando en secreto a un imposible; su entorno en crisis, sus valores parecen desvanecerse. ¿Resignarse? ¿Cambiar?... siete mujeres muy diversas entran en relación con ella... y de pronto, como modo de salir de la encrucijada, su conciencia migrará donde la vida de estas siete mujeres.


Drama Todo público.

#amor #religión #vida cotidiana #felicidad #existdncia
0
7.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Lunes

. Lunes.

Los inexorables pasos del tiempo amenazaban arribar al amanecer de tan detestable día.

Lunes: un lastre, una fobia, una condena… para quienes odian su rutina laboral.

Esa mañana despertaba fría y silenciosa, como corresponde a un avanzado agosto en la ciudad de Córdoba. A través de los cristales empañados del ómnibus, Anabel miraba con infinita nostalgia el mecánico movimiento de la terminal.

¡Todo era tan gris! Centenares de seres humanos se desplazaban ágilmente —desde o hacia— los ululantes coches que —ora arribaban, ora salían— del lugar.

La vida de esta mujer gris era también. ¿Se trataba acaso de un sentimiento natural hacia la existencia misma?...

En tanto Anabel se dirigía al taxi, se detuvo a contemplar las humanas expresiones en ese mar indiferenciado de somnolientos rostros... ¿Es que existía la felicidad? —cupo el interrogante— ¿O aquella tan vapuleada palabra significaba apenas un sueño dorado de la adolescencia, una utopía nunca alcanzable, una romántica idea popular capaz de rellenar variopintos espacios mentales sedientos de sentido?

Llevaba treinta y cinco años buscando el tan ansiado néctar de la existencia, y al parecer la figura concreta de la felicidad se le evaporaba como un vahído. O como un espejismo. ¿Debía resignarse a la vida gris? ¿O debía continuar buscando? ¿Había errado en la definición de su proyecto de vida? ¿Tendría que cambiarlo? Y en caso afirmativo… cambiar... ¿qué?

Había conquistado un lugar definido dentro de la sociedad, lo cual no es un logro a menoscabar. Gris y todo, era alguien, asumía hacia los otros un rol, una definición. Ese rol le abría algunas puertas y le cerraba otras, pero era un rol al fin: tenía una familia de pertenencia, trabajo asegurado hasta los últimos días de su vida, todas sus necesidades básicas satisfechas a perpetuidad; tenía incluso un ambiente propicio en el cual desplegar sus numerosas cualidades humanas, ambiente que, por cierto la reconocía como una mujer talentosa e inteligente.

Entonces... con perdón de la palabra ninguna otra lo expresaría mejor ¿¡Qué mierda le faltaba!?...

Se encontró de pronto conversando distraídamente con el taxista.

Vengo de Buenos Aires, de un curso para docentes... se escuchó decir con una voz que no la supo reconocer como propia, siguiendo el hilo de una conversación casi ignorada.

¡Ah! También es docente… ¿Y trabaja en el Colegio a donde vamos?

Sí, ahí trabajo, en el Colegio San Jorge.

¡Oh! Es lindo colegio.... Mi hermano puso a su hijita en esa escuela. Creo que va a tercer o cuarto grado...

¡Ah! Qué bien... ¿Y cuál es el apellido?

Mansilla. Ayelén Mansilla.

Anabel, de hecho, no llegaba a conocer una a una las setecientas alumnas que a diario recorrían los centenarios patios, y menos aún si no pertenecían a los estudios secundarios. A decir verdad, tampoco se esforzaba demasiado por conocerlas, la pregunta que le dirigió al conductor no tenía una finalidad diversa a la mera amabilidad.

“Don de gente” como le suelen llamar...

¿Y usted qué hace ahí? continuó preguntándole el hombre.

Soy la rectora del secundario.

¡Ah! ¡Y tan joven! La felicito.

Gracias.

Ese don constituía una de sus características más destacadas. La persona de Anabel con facilidad despertaba simpatía, aún cuando ella misma se cuestionara en su fuero interno si su actitud amable procedía realmente de una generosidad sincera, o era más bien fruto de conductas muy aprendidas, más lindantes a la “sonrisa comercial” que al afecto.

De todos modos, despertaba mucho cariño... demasiado.

Cuando llegó al destino, pagó el viaje, y con un suspiro donde pretendió deshacerse de su lúgubre sensación, entró por la señorial puerta del colegio.

Ingresó como condenado al patíbulo. En su cuarto paso se encontró en el diminuto despacho de la portera.

Buen día, Marta le dijo. Por favor, tome mi bolso y llévelo para adentro.

La mujer rondaba los sesenta años con facilidad, y los ciento veinte kilos con mayor certeza aún. Su sarmentosa mano morena tomó, no sin fastidio, el bolso, mientras algo murmuraba entre dientes. Luego, con voz más firme preguntó si “adentro” abría alguien a esta hora, a lo que Anabel respondió que probablemente Carina se encontrara aún desayunando.

Tengo varias entrevistas hoy —declaró la rectora—. Dentro de media hora voy a estar en mi oficina.

Anabel suponía el motivo del mal humor de Marta. ¿Por qué ella, la portera, debía portar el bolso de la rectora para adentro, si la rectora, más joven y fuerte, podía hacerlo por sí misma? Lo que la portera no sabía es que la rectora, muy lejos de querer dar órdenes por el puro gusto de sentirse una patrona, estaba evitando a toda costa el “adentro”. No quería ir adentro. Odiaba el colegio, pero al adentro lo odiaba mucho más aún. Por ese mismísimo motivo no quiso siquiera entrar a desayunar al comedor de su casa; y para asearse prefería el incómodo baño lindante a la rectoría que al lujoso sanitario aledaño a su habitación… de adentro.

Comenzaría otra mañana de otro lunes, de otro mes, de otro año... Y como tantas mañanas de tantos lunes de tantos meses de tantos años... simplemente pasaría.

Como una rueda que gira en falso.

Pasa. O la maraña de actividades, desafíos, problemas, ventajas, oportunidades, personas y personajes que representa un día, es el que “pasa” por una sucesión irreal de tiempo, sucesión que produce en el alma la impresión de que es el hombre un finito transeúnte del calendario.

Y que es eso. Sólo eso.

Una rueda que gira en falso... no importa cuál fuerza se le imprima al movimiento. Si lento o muy agitado... lo mismo no llega a ningún lado.

¿Cuál era entonces la cárcel que determinaba el gris en la vida de Anabel? ¿El colegio o ese “adentro”? ¿El trabajo o su vida? ¿Los fracasos o su rutina?... ¿Aquellas actividades vanas que devoraban lo mejor de su juventud? ¿O aquella serie de creencias —nunca dudadas, nunca confirmadas— que la definían por el todo y cada una de las partes que componían su cotidianeidad?

Esas creencias, que representaban su cárcel, eran a la vez su tesoro. He ahí la trampa.

Hacía mucho que no dormía bien, a pesar del cansancio acumulado. Cuando vio su rostro lavado en agua helada reflejarse en la superficie oval del espejo, admiró la fortaleza de su cuerpo. “Me voy a morir andando”, pensó, “aunque a este ritmo, eso puede ocurrir mañana mismo. No estaría nada mal...”

Recordó la entrevista de las diez y sus palmas comenzaron a sudar a pesar del frío ambiente invernal. Quizás su rutina (o la creencia que la organizaba) constituía su prisión, y en ese caso tenía en sus manos las llaves para abrir la puerta. Podía cambiar de vida, podía hacer otra cosa, pues poseía la posibilidad de girarlo todo a ciento ochenta grados en cuestión de días... Mas... tampoco estaba tan desquiciada como para que la desesperación le dictamine dejar un puerto seguro (ciertamente viejo, desgastado, sucio y feo) para lanzarse con un bote incierto al corazón del mar.

Algo tenía que cambiar... el problema era que no sabía bien qué.


7 de Febrero de 2018 a las 00:00 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo La solterona

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas