Mi nombre era Geovanna Seguir historia

eliezer Eliezer Omar Marroquin Garcia

Prendì la pequeña lámpara que se encontraba sobre el buró. La luz aclaró gran parte de la habitación pero no había nada, todo parecía normal. Voltee entonces hacia la ventana y vi como las cortinas blancas se movían por el intenso viento que afuera estaba haciendo. Caminé hasta ellas y eché un vistazo, el aire estaba fresco y no había ni una sola estrella, el cielo estaba obscuro y parecía que una gran tormenta estaba a punto de caer. Cerré las ventanas con mucha cautela y cuando giré el rostro hacia mí cama dispuesta a regresar...


Drama Todo público. © Todos los derechos reservados

#historias-de-vida #épico #suspenso #ficcion #NICOLE #GEOVANNA #NOVELA-MAS-LEIDA #ELIEZER #drama #amor #suspense #MI-NOMBRE-ERA-GEOVANNA #ELIEZER-MARROQUIN
4
8891 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1

Adam y Nicole, los declaro marido y mujer —Aún recuerdo ese momento, mi padre volcó su mirada hacia mi rostro, sus labios formaron una sonrisa y un escalofrío recorrió mi cuerpo entero. Las imágenes y recuerdos de mamá aparecieron en mi cabeza y me sentí sola por un instante.

—Tranquila Geovanna, todo estará bien — Pedro el jardinero se inclinó a mi altura y me lleno de ánimos, rodee su cuello con mis pequeñas manos y, él se puso de pie cargándome en sus brazos.

Entre aplausos y lágrima de Felicidad, Nicole y papá se dieron un beso lleno de pasión.

La misa había terminado y, tomados de la mano caminaban hacia la salida, tras ellos, la multitud con gestos de emoción.

Al atravesar la puerta final de la iglesia, granos de arroz y pétalos de las más blancas rosas caían en sus rostros como gotas de lluvia.

Puedo decir que eran momentos mágicos pero, no para mí, yo todos los días recordaba a mamá y no me hacía a la idea de que ahora papá llevaría a casa a otra mujer.

—Felicidades a los esposos, Que Dios los colme de bendiciones, Éxito, Larga vida para ambos..., —tan sólo eran unas de las tantas frases qué esa ocasión le decían a papá y a su nueva esposa, Nicole.

Yo tenía la mirada perdida en el rostro de mi padre cuando de pronto, un auto blanco se estacionó frente a ellos, era muy bonito, en la parte de enfrente tenía rosas blancas y un enorme moño del mismo color.

—Te amo mi amor —Nicole retiró el velo de su rostro y nuevamente besó a papá.

Yo aun en los brazos de Pedro, solo observé aquel momento, entonces el caminó hacia ellos y papá acarició mi mejilla, me sonrió como siempre lo había hecho y Nicole también hizo lo mismo.

—Te la encargamos Pedro —fueron las últimas palabras de mi padre. Se subieron al auto y se fueron, ella y el.

Habían pasado ya dos días desde que no veía a papá y eso me ponía muy triste, lloraba en silencio entre las cuatro paredes de mi habitación, parecía que los días eran eternos y mi tristeza crecía cada vez más.

—Pedro ¿Cuando regresa mi Papi? —todos los días le preguntaba lo mismo a Pedro, él siempre me ignoraba pero su esposa, María, ella me consolaba y decía que papá muy pronto estaría de regreso.

Era muy temprano y habían pasado exactamente quince días desde que papá se fue de luna de miel cuando, esa mañana muy temprano tocaron la puerta.

—¡Voy! —María apresuró sus pasos desde la cocina. Yo me puse de pie desde el rincón de la sala donde jugaba con mis muñecas.

— ¿Quién es? —pregunté con mi voz inocente.

– ¡Soy yo! ¡Cómo han estado! —valla sorpresa, papá y Nicole estaban de regreso.

Corrí hasta ellos y el me alzó entre sus brazos, besó mi mejilla y yo me aferre muy fuerte a su cuello.

—Te extrañé mucho papito... —mis lágrimas se hicieron notar y mis suspiros eran cada vez más intensos.

—Pedro, sube las maletas a la habitación principal —Nicole llegó dando órdenes, parecía una mujer de carácter diferente a la que papá me había presentado hace unos años. .

—Sí señora —Pedro tomó las dos maletas y accedió.

—Dame un minuto mi cielo —Papá me puso de pie y siguió a Pedro.

—María, necesito que arreglen las habitaciones para invitados, mañana viene mi familia a la despedida de Adam —ordenó nuevamente Nicole.

— ¿A la despedida de papá? ¿A dónde irá? —Pregunté muy sorprendida. Nicole y María se voltearon a ver —, ¿a dónde irá papá? —insistí una vez más con el rostro fruncido casi a punto de llorar.

—Solo estaré unos días fuera de la ciudad, regreso pronto corazón —respondió mi padre justo detrás de mi mientras bajaba las escaleras.

— ¡Así es princesa! Papito estará nuevamente con nosotras en unos días, así que tú y yo nos aremos compañía durante su ausencia— Nicole besó mi frente y aunque tenía momentos de histeria siempre había sido muy buena conmigo. Nunca intentó ocupar el lugar de mamá y siempre decía que un día no muy lejano ella se casaría con papá y ella y yo seríamos dos grandes amigas y nos apoyaríamos una a la otra.

Muy temprano por la mañana, la familia de Nicole estaba presente y compartía el desayuno con nosotros, era la despedida de mi padre quien viajaría a España por motivos de apertura de una nueva empresa en ese país.

En la mesa Todo era de risa y felicidad hasta que el momento llegó, papá me tomó entre sus brazos y me dio un fuerte abrazo, me sentí débil por un instante y me recosté en su pecho. —Ye voy a extrañar papito.

—Yo también princesa —respondió con un nudo en la garganta.

Nicole se puso de pie y se acercó a nosotros —También te echaré de menos mi amor.

Caminamos hacia el jardín principal de la casa y papá sacó su móvil de la bolsa trasera de su pantalón, colocó la cámara, y nuestras sonrisas quedaron plasmadas en una sola imagen.


21 de Enero de 2018 a las 19:03 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo CAPITULO II

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas