El eco de tus lágrimas Seguir historia

madeinsevilla Sandra PF

Las rupturas siempre son duras. La muerte de tu pareja es algo que te marca de por vida. Esta es la historia de Raina, una joven de veintidós años que debe hacer frente a una fuerte depresión tras fallecer su novio en extrañas circunstancias. Desesperación que la lleva a conocer las drogas y a través de Billy, su camello, comienza a unir las piezas del rompecabezas que le costó la vida a Vincent.


Suspenso/Misterio Sólo para mayores de 18. © Todos los derechos reservados

#raina #misterio #amor #drogas #depresión #joven #muerte #luto #billy #desamor #drama #crimen
0
8581 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Depositó un beso en su frente. Fue apenas un roce dulce, un contacto mínimo que sin embargo expresaba fielmente la profundidad de sus sentimientos.

La tonalidad rojiza de su cabello revuelto contrastaba con la almohada y las sábanas blancas. El primer rayo de sol matinal, convertido en su cómplice, le permitió admirar una vez más la belleza en las traviesas pecas de su rostro.

Cuarenta y seis. Las había contado.

Te veo mañana. — se despidió Vincent en un susurro ronco y aletargado por el sueño. Ella aún tenía los ojos cerrados, pero sabía que estaba despierta. Cuando Raina realmente dormía adoptaba una expresión de paz infinita, algo imposible de emular conscientemente, por mucho que lo intentara.

A él no se le escapaban esos detalles ínfimos e imperceptibles para cualquiera.

La conocía demasiado. Se conocían demasiado.

Se querían demasiado.

Ella finalmente abrió los ojos y frunció el ceño exageradamente, expresando de forma infantil su disconformidad. Vincent simplemente sonrió, volvió a besarla y se levantó. Debía ir a entrenar, como todos los días.

Jamás volvió.

Las rupturas siempre son duras.

La muerte de tu pareja es algo que te marca de por vida.

12 de Enero de 2018 a las 20:22 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Días en Sepia

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión