inexistentt Jung Hoseok

Para Kim Taehyung, Jung Hoseok era hermoso y cada cosa de él era perfecta. Si comenzaba justamente, no podría obviar esa hermosa sonrisa que hacía a su corazón desbocarse. En serio, dudaba que hubiera una sonrisa igual. Pero para su mala suerte, hoseok tenía un padre posesivo y egoísta que privaba de todo a al pequeño y lo mantenía vigilado junto con sus hermanos. Así que Taehyung tenía que buscar la forma de tener al pequeño omega siempre a su lado. || Tae top || Hobi bottom


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 21 (adultos).

#bts #hoseok #taehyung #vhope #taetop #hobibottom #pretty # #Inexistentt
30
383 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

• Capítulo 1 •


En la cálida ciudad de Tiro, a orillas del Mediterráneo, reinaba un hombre llamado Agenor. Tenía cinco hijos varones y un pequeño omega: el hermosísimo Jung Hoseok. Hoseok tenía el rostro más delicado que pueda imaginarse, una sonrisa luminosa y una mirada tan dulce y suave como el tacio del terciopelo. Todo en el era de una llamativa belleza: los brazos blancos como el marfil, los andares pausados, la risa sonora, la larga cabellera de rizos castaños que le llegaba hasta la nuca... El rey Agenor sabía que un muchacho como Hoseok podía volver locos de amor a los alfas, así que no permitía que su hijo fuese solo a ninguna parte. El mismo, o alguno de sus hijos, lo vigilaban de dia y de noche. Así que, durante muchos años, ningún hombre ajeno a la familia pudo contemplar a su pequeño.

Los dioses, en cambio, sí podian verlo, y el más poderoso de todos, Kim Taehyung, quedó fascinado por la belleza de Hoseok. De hecho, llegó a pensar tan a menudo en el que acabó por obsesionarse con aquel muchacho: era como un adolescente aturdido por el fuego del primer amor. Soñaba con fundirse en un abrazo con Hobi, pero no le parecía fácil conseguirlo. Taehyung sabía, en efecto, que, si se presentaba ante aquel joven a cara descubierta, haciéndose pasar por un hombre cualquiera, el padre y los hermanos de el chico le cerrarían el paso.

Hoseok, mientras tanto, llevaba una vida placentera, y dedicaba todo su tiempo al juego y los paseos. Un día en que estaba en la playa con sus amigas, recogiendo flores entre los matorrales, distinguió a lo lejos un rebaño de bueves. Eran veinte o treinta animales de pelaje pardo, tan comunes que apenas llamaban la atención. Sin embargo, en un extremo de la manada había un toro que destacaba por su belleza: era corpulento y tan blanco como la nieve, y tenía un pelaje resplandeciente y unos cuernos en forma de media luna que brillaban como el oro.


- ¡Mirad qué toro más hermoso! exclamó Hobi, y echó a correr hacia el animal.

- ¡Ten cuidado! -le advirtieron sus amigas. Puede ser peligroso!


Pero Hoseok no hizo caso: se acercó al toro y comenzó a acariciarle el cuello. El animal parecía muy dócil, pues se dejó tocar sin hacer el menor movimiento. Entonces, el les gritó a sus amigas:


- ¡Venid, no seáis tan miedosas! ;No os imaginais el pelo tan suave que tiene!

- ¡No te acerques tanto! replicaron las amigas. ¡Ten cuidado!

- Hoseok, ¡no sea que te haga daño!


Pero el no sentía miedo alguno.


-¿Qué daño me va a hacer? dijo-. ¿No veis que es manso como un corderito? - Seducido por el toro, lo abrazó con ternura, le colgó en el cuello una guimalda de flores que acababa de tejer con sus propias manos y le susurró una canción al oído.

Los hermanos de el joven lo estaban viendo todo, pero no se acercaron, porque pensaron que el toro era inofensivo. Al final, Hoseok se confió tanto que acabó por trepar al lomo del animal. El toro aceptó el juego, y comenzó a caminar a paso lento por la orilla del agua. Hoseok se reía, feliz de sentirse dueño de aquel animal tan poderoso. La escena era tan deliciosa que incluso las amigas de él joven se olvidaron del miedo y rompieron a reir. Pero el peligro, aunque invisible, estaba presente, pues aquel toro no era lo que parecía. En realidad, se trataba de un dios metamorfoseado en bestia: aquel toro era el mismísimo Taehyung, que había decidido transformarse en un toro juguetón para acercarse a Hoseok y ganarse su confianza. Claro que el juego no era más que el primer paso: Tae quería algo más, pues su corazón ardía en el fuego incontrolable del amor...


De repente, ocurrió algo inesperado. Un fuerte temblor sacudió la tierra y entonces el toro se lanzó como una flecha mar adentro, dejando un rastro de espuma tras de sí. Hoseok, asustado, se agarró con todas sus fuerzas a la espalda del toro. Pasado un instante, giró la cabeza para mirar atrás, y entonces vio que la playa quedaba ya muy lejos. Sus hermanos y sus amigas le estaban gritando alguna cosa, pero sus palabras resultaban inaudibles. "¿Qué será de mí?", se pregunto Hobi, angustiado.

Acababa de comprender que en aquel toro había algún engaño y su corazón se llenó de terror. El toro se detuvo al llegar a Creta, una isla de altas montañas y fertiles llanuras. Allí, cerca de una fuente, Taehyung le reveló a Hobi quién era él en realidad, y, bajo la sombra de los plátanos, la abrazó por vez primera y le descubrió todos los secretos del amor...


...


Lo llevo a unas orillas del lago, era un lugar acogedor con sol resplandeciente y pájaros cantores. El pelinegro empezó a frotar el miembro del contrario por encima de su ropa, viendo cómo este dio un pequeño salto y seguido de eso, soltó un suave gemido.

- Voy a quitar esto, ¿Está bien, amor?

Hoseok asintió sonrojado y un poco asustado.

Taehyung quitó su pantalón café suavemente, dejando libre el miembro erecto del pequeño castaño, tenía unas pequeñas gotas de líquido preseminal, dando a entender que estaba realmente excitado.

Tomó en su mano el miembro contrario y al apretarlo, su pequeño soltó un gemido pero queriendo contenerlo.

- No tienes que contenerte, hermoso, esos sonidos son reacciones naturales, no tengas vergüenza.

Asintió y se puso rojo cuando sintió como el hombre empezó a mover la mano alrededor de su miembro, eran movimientos lentos y tortuosos.

Empezó a mover rápidamente su mano, sintiéndolo temblar debido a la excitación que estaba sintiendo, el pelinegro sabía que estaba mal pero en ese momento, mientras disfrutaba de los gemidos que su pequeño soltaba, no había nada más en lo que pudiera pensar.

Por lo que simplemente empezó a actuar de acuerdo a lo que sentía, un fuerte gemido salió de los labios del castaño al sentir a Taehyung meter su miembro a su boca, las sensaciones eran algo de otro mundo.

Hobi colocó una de sus manos en el cabello del pelinegro y empezó acariciarlo, su cuerpo actuaba por sí solo, moviendo suavemente sus caderas buscando más contacto, hasta que un pequeño hormigueo se sintió en la parte baja de su abdomen.

- T-Tae, algo me pasa - Taehyung entendía que estaba cerca de terminar, por lo que empezó a bombear más rápido, acariciando con su lengua la extensión y sintiendo un líquido espeso y caliente en el interior de su boca. - P-Perdon...

Hoseok intentaba controlar su respiración mientras se sonrojaba al haberle

llenado la boca con una blanca sustancia.

Limpió su boca y unió sus labios en un potente beso, sentándose en la cama y tomando los muslos del contrario para sentarlo a horcajadas en él.

Rodeó sus brazos por el cuello de del peligro, todas las situaciones nuevas lo estaban consumiendo, quería sentirlo tocarlo más.

Llevó una mano a uno de los glúteos de Hoseok, apretando y sintiendo la suavidad de este, mientras que con su otra mano, jalaba y apretaba uno de sus pezones.


- P-Papi, Mgh... - el pequeño tenía lágrimas en sus ojos al sentir a Taehyung besar su cuello, no entendía porque todo eso se sentía tan bien.

- Te voy a hacer sentir muy bien mi cielo- bajaba sus besos hasta llegar a los pequeños botones de su pequeño omega.


Hoseok echó su cabeza hacia atrás, no pudiendo contener todos los sonidos que salían de su boca.


- Mi amor, necesito que chupes estos tres dedos- Taehyung puso sus dedos frente a la boca del castaño, el cual con mucha vergüenza los metió a su boca e hizo lo que le pidió, dándole a Tae una imagen totalmente excitante.


Al terminar de lubricar suficiente sus dedos, Taehyung llevó su mano nuevamente a su trasero, rozando su dedo contra su entrada, haciendo al contrario dar un pequeño salto por la sorpresa que sintió al sentir que metía un dedo en su interior.

Al principio, Hoseok sentía un pequeño ardor, lo cual se sentía muy raro, no sabía explicarlo pero al pasar unos segundos, esa incomodidad pasó a un segundo plano, haciendo que inconcientemente empezara a mover sus caderas contra el largo y delgado dedo del Alfa.

Taehyung mordió el labio inferior de Hoseok, apartando un poco su rostro para apreciar las expresiones de su bebé mientras metía un segundo dedo.

Gimió y mordió su labio ya que aún se sentía avergonzado de soltar tan

vulgares sonidos.


- Bebé, ya te dije que no necesitas retener tus gemidos.

- T-Tae - Hoseok movía sus caderas contra los dedos del contrario - M-Me gusta m-mucho esto. - se encontraba sonrojado por lo que acababa de decir.


No lo pensó mucho y metió un tercer dedo, juntando sus labios nuevamente y sintiendo como los gemidos del contrario se desvanecían en su boca.


- Bebé, voy a hacer que te sientas muy bien, poniendo algo más grande en este lugar.- Al decir eso, tocaba el punto dulce del pequeño chico, haciendo a este jadear y cerrar sus ojos, asintiendo rápidamente.


Hizo que Hoseok se sostuviera en sus rodillas y el menor lo hizo mientras veía como abría su pantalón y sacaba su miembro.

Subió su mirada avergonzado hasta que lo sentó nuevamente.


- No tienes porqué avergonzarte mi amor, puedes ver todo lo que quieras - susurró en el oído contrario, sintiendo una corriente que se movió desde su espalda hasta su miembro.

Frotó su miembro, esparciendo el pre-semen para usarlo como lubricante y que la penetración fuera más fácil.

- Mi amor, lo que voy a hacer, probablemente te duela, pero te prometo que cuando el dolor pase, vas a sentirte muy bien.

Hoseok mordió su labio, en ese momento no le importaba nada, quería saber lo que su alfa haría. - No importa, confío en tí.

Eso fue suficiente para hacer a Taehyung levantar un poco la cintura de su bebé, para empezar a entrar lentamente en él.

Hoseok apretó los hombros de Tae, dejando salir algunas lágrimas ante el ardor y dolor que estaba sintiendo.

- Tranquilo mi amor, me quedaré quieto hasta que te sientas listo - Empezó a besar el cuello de Hobi, subiendo hasta sus labios y empezando un beso obsceno, frotando sus lenguas, saboreando cada parte de la boca ajena.

La idea de que el padre del pequeño lo mataría junto a sus otros hijos había salido de su cabeza, el deseo le había ganado y ahora solo podía pensar en el delicioso interior de su bebé y en cómo haría lo posible para jamás abandonar esa sensación.

El movimiento de caderas del castaño, hizo a Taehyung jadear. Su pequeño empezó a mover las caderas, buscando más contacto.

Eso fue suficiente para que Kim diera la primera embestida junto con un grave gemido, era tan placentera la pequeña entrada de su omega.

¿Cómo algo que estaba tan mal, podía sentirse tan bien?

Tomó las caderas del pequeño, haciendo que este bajara mientras que el contrario subía dando una fuerte estocada en su interior.

- ¡AH! Mgh... Tae - Hoseok sentía que sus palabras no salían de forma coherente.

Dio vuelta las posiciones, acostó al castaño en la cama y empezó a embestir mientras succionaba su pezón derecho, jalando el izquierdo con una de sus manos.

Empezó a repartir besos en todo su pecho, llegando a su cuello y moviéndose hasta sus labios, esos esponjosos y carnosos labios, saboreaba todo lo que podía, sintiendo la deliciosa textura y sabor.

Llevó una de las piernas del omega a su hombro, adquiriendo mayor profundidad, dando de una en su punto dulce.

- iTAEHYUNG, AH! Mgh, ah...

.- Hoseok cerró sus ojos con fuerza, sintiendo muchas sensaciones desconocidas, no sabía que estaba tocando dentro de él, pero no soportaba tanto placer.

- Lo encontré.

Y empezó a embestir directo en ese punto, contemplando como el chico arqueaba su espalda mientras empuñaba sus manos tomando fuertemente las sábanas y mordía su labio. Taehyung sintió como el pequeño comenzó a temblar, lo que daba a entender que en unos cuantos segundos más se correría.

Y así fue, el pequeño se corrió con gran fuerza, manchando ambos abdómenes, temblando al ser sobreestimulado ya que su alfa buscaba su propia liberación, encontrándola después de unas cuantas estocadas más.

Sintió como algo como un líquido entraba en él, se sintió realmente bien.

Taehyung salió de su bebé, volviendo a la realidad pero esta vez aceptándola, él amaba a él omega y nada cambiaría eso.

Tenían sus frentes unidas y la distancia cada vez se acortaba más hasta que sus labios se juntaron para empezar un suave y romántico beso.

Taehyung apretaba la cintura de su pequeño, atrayéndolo hacia él.

- Lo que acabamos de hacer... - empezó a hablar Hoseok. - ¿Se puede repetir?

Tae se sorprendió pero esa pregunta lo hizo muy feliz.

- ¿Te gustó bebé?- Hobi asintió mientras se sonrojaba masivamente.

- Entonces se puede repetir las veces que tú quieras, pero recuerda que esto es

algo que solo tú y yo podemos saber.

Pasaron unos minutos, Tae recordó el regalo que le traía a su bebé, por lo que se levantó nuevamente sorprendiendo al castaño.

Al volver a la habitación, le dio una caja, el cual estaba confundido por ello hasta que lo abrió.

- iTae! Te amo - Jimin se lanzó a darle un abrazo - Gracias.

- No hay nada que agradecer mi amor, yo te daría el mundo si eso fuera posible.

Jimin sonrió y beso a su alfa, dejando el regalo en una roca para acostarse frente a frente, hasta que cayeron en un profundo sueño.


...


Hoseok tuvo tres hijos con Kim y se quedó para siempre a vivir en Creta, pues el padre de los dioses le regaló la isla para que fuera la patria de sus hijos y sus nietos. En cuanto a Taehyung, volvió pronto al Olimpo, pero siempre guardó un magnífico recuerdo de su romance con Hoseok. Y para que quedara un testimonio eterno de su amor, colocó en el firmamento unas cuantas estrellas dispuestas en forma de toro.

17 de Noviembre de 2022 a las 23:24 0 Reporte Insertar Seguir historia
13
Fin

Conoce al autor

Jung Hoseok 𝐕𝐢𝐯𝐨 𝐩𝐨𝐫 𝐥𝐚 𝐬𝐨𝐧𝐫𝐢𝐬𝐚 𝐝𝐞 𝐡𝐨𝐛𝐢 ʲᵃᶜᵏ ⁱⁿ ᵗʰᵉ ᵇᵒˣ

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas