Cuando pienso en ti Seguir historia

M.anónima nosellama M.C

“Cuando pienso en ti, recuerdo tu nombre, tú esencia, lo que fuiste y como nuestras almas se unieron en una conexión más allá de lo terrenal.” Describir lo que fuimos es algo que, si no fuera por la pequeña gracia divina que dejó en mi (y yo en él), sería imposible para mi de hacer.


Romance Todo público. © Reservados

##topic ##new ##vitacora ##sentimientos ##locura ##lindo ##metafora ##poesia ##pasion ##lovestory ##soledad
Cuento corto
3
10826 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Vitacora única

Ambos lo sabemos, el también conoce lo que estoy por narrar. Describir lo que fuimos es algo que si no fuera por la pequeña gracia divina que dejó en mi (y yo en él) sería imposible para mi de hacer. Pero el pasado carcome mi mente, y aunque lo logre evitar con regularidad hay ocasiones en las que simplemente brotan.

El tiempo ha pasado, a menudo recuerdo su nombre, su esencia, lo que fue él y su alma conectando con la mía en un eléctrico estallido de amor.

Era como si todos los bajos, las discusiones, lo caótico de nuestra pasada relación no existiese, y si lo hacía yacía en una parte recóndita de mi memoria, casi olvidado, recordado vagamente como algo por lo que tuvimos que pasar, que nos formó como amantes, confidentes. Fuimos compañeros de vida, nos aferramos el uno al otro con fuerza, en un agarre inquebrantable al que nadie podía entrar en contacto, siquiera rozar. Era impenetrable, fuerte y erguido contra viento y marea.

Éramos los dos, como nadie lo que fue con otra persona. El amor había cobrado sentido cuando nos conocimos, éramos uno, nos convertimos en uno en el primer contacto.

La pureza de nuestro afecto, la inocencia de nuestro tacto contrastaba con lo que pasamos, pasábamos y tuvimos que pasar. Pero eso fue exactamente lo que fundió nuestro amor como algo maravilloso, correcto y aberrante a la vez, puro y podrido, lleno de imperfectos que motivaron a florecer algo divino, sobrenatural, espiritual.

Más allá de lo físico, de lo visible. Incluso más allá de lo que nuestros cinco sentidos nos permiten percibir de este mundo. Nosotros habíamos generado un exótico tipo de conexión que violaba los límites del estándar, nuestras caricias eran roces celestiales comparados con la banalidad con la que se relacionaban nuestros corrientes pares.

No creo que hallamos estado destinados a conocernos, nunca lo creí. La hermosa casualidad de la equivocación estuvo de nuestro lado, y con suma naturalidad nuestros caminos se entrelazaron y danzaron sin parar un ritmo candente acompañado de una melodía casi sofocante, que para nosotros fue un placer seguir, una dicha inigualable. La última nota fue tan vívida y apasionada como la primera, nos estremeció, y cuando los estelares principales del amor tuvieron que irse a su camerino, cada uno por su cuenta, cayeron en la realidad de que tan dichoso acto les había aislado de la tarima, del público.

Volví a mis cinco sentidos, a la grosería de lo que es la vida cotidiana, recordé lo que era el vago andar por una vida sin sentido y mortal.

Mi compañero ya no estaba, se había ido. Y yo, para él, ya no estaba, me había ido. De repente, luego de tan fogoso encuentro románticamente divino nos veíamos envueltos en una sociedad ajena, algo que repelíamos sin siquiera intentarlo, porque no estaba en nuestra naturaleza ser un individuo más. Éramos un conjunto.

¿Que hacer cuando una parte de ti es arrebatada? ¿Que hacer cuando sabes que tú, fuiste parte de un ser completamente hermoso, pero ahora le haces falta?

Ninguno de los dos volveremos a brillar, el último roce despidió el concluyente destello de luz que nos cegó, dejándonos tambaleantes a la deriva, solos y acompañados a la vez.

Ambos coexistimos lejanos, separados por una enigmática cantidad de kilómetros que se vuelven nada cada vez que nuestra memoria trae aquel recuerdo viviente de lo que fuimos y nunca volveremos a ser.

Fuimos madre y padre del amor, y el será nuestra eterna unión. 

21 de Diciembre de 2017 a las 03:43 1 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

nosellama M.C Soy una aficionada al arte de escribir, aquí leerán relatos cortos (o quizás no tanto) de diferentes temáticas, inspirados siempre de la realidad para crear una perfecta ficción.

Comenta algo

Publica!
Monika1251 Monika1251
Los recuerdos siempre duelen, hermoso relato
23 de Enero de 2018 a las 17:32
~