castro39 Jennifer Castro

Mantenerse firme en medio de tantas cosas es difícil, pero es Satisfactorio saber que al final del día no estás decepcionando a tu Padre celestial. Dios quito todo vacío de mi corazón, me devolvió mi identidad, recuperé mi inocencia y me dio paternidad. Escrito por Jennifer Castro Pastora, Artista, Consejera y Maestra


Inspiracional Todo público.

#libredepecado
Cuento corto
0
563 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Pecado

Aclaró que no nací con 42 años y mucho menos en un hogar cristiano, conocí a Cristo a través de los procesos que me tocaron vivir. Reconozco que nadie aprende por cabeza ajena, pero hay personas que si escuchan el consejo y no es que Dios ha terminado conmigo ni que soy una santa, pero si te puedo decir que viví unas experiencias a través de mis procesos, decisiones, fracasos, y victorias. Les puedo decir que las cosas que el mundo ofrece son tentadoras y deliciosas. El pecado es seductor, cómodo, atractivo, divertido, entretenido y podríamos decir placentero. Al momento no vemos los efectos secundarios del pecado porque mientras la carne se siente satisfecha no hay nada que cambiar. Solo la almohada conoce la verdad de la persona que disfruta de todo lo que el mundo ofrece. Al pasar el tiempo vamos madurando y entendiendo por qué cada noche aparece ese vacío que te roba el sueño y el porqué de cada lágrima. Cuando comenzamos a buscar y encontramos que todo lo que en un momento era placentero y nos llenaba, pero descubrimos que simplemente eran pasajeros. El vacío es sinónimo de la falta de Nuestro creador, pero cuando se ha perdido la identidad, cuando te han abandonado, maltratado, cuando tu inocencia fue robada, únicamente se busca llenar ese vacío. Muchas veces nos refugiamos en todo lo que aparezca con el único deseo de llenarnos y olvidar. A veces nada más queremos reír, pasarla bien y vivir lindos momentos, pero llega ese día donde decides confrontarte a ti misma e ir a buscar a tu Padre Celestial en aquel lugar donde lo dejaste. Cuando recuperamos nuestra identidad y dejamos de ser huérfanos, comenzamos a encontrarnos a nosotros mismos. El pecado siempre tratará de seducirte, pero cuando aprendes que detrás de cada seducción hay grandes consecuencias, las cuales muchas veces se pagan con grandes sufrimientos y lágrimas, deja de ser atractivo. Después de ese encuentro sublime dejas de estar dispuesta a caer en las trampas que tu propia Carne te juega y comienzas a rechazar toda oferta. Mantenerse firme en medio de tantas cosas es difícil, pero es Satisfactorio saber que al final del día no estás decepcionando a tu Padre celestial. Dios quito todo vacío de mi corazón, me devolvió mi identidad, recuperé mi inocencia y me dio paternidad. Seguir a Cristo me ha tocado renunciar, perder, llorar, quedarme sola con las personas que realmente me aman, ser señalada, que no me crean, en fin, ha sido duro y peor aún ser rechazada por personas que dicen amar a Dios, pero el Espíritu Santo siempre viene a mi rescate y seca cada lágrima que he derramado. Como humano me ha tocado vivir muchos procesos y vivir este Evangelio en este tiempo ha sido un gran reto, que para nada puedo decir que es fácil y sé que muchos han caminado este camino primero que yo, pero solamente sé que no es tiempo de mirar atrás, aunque duela es mejor continuar la carrera de la fe.


14 de Junio de 2022 a las 14:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Continuará…

Conoce al autor

Jennifer Castro " I Believe God is Powerful"

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~