dvflor Daniela vera

Crónicas entre una gallina y un gato siamés, convivir es un gran aprendizaje.


Infantil Todo público.

#infantil
0
596 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

DIFERENCIAS

Lola era una gallina muy solitaria que vagaba por las calles por un poco de comida, sus parientes adoptivos la dejaron en la calle a su suerte hasta que un día un perro ladraba tras de ella corriendo para ahuyentarla lola asustada corrió sin rumbo y llego a esconderse en una casa donde vivían dos perros y dos gatos, lola sin pensarlo salto a los brazos de una de las personas que vivían en la casa.


Aquella casa era tan acogedora que lola se quedó, tenia comida todos los días y una dueña que la cuidaba muy bien, pero algo la incomodaba.

Igor es un gato siamés que vive en la casa y desde que llego lola no ha parado de mirarla con ojos de asecho, la mira una y otra vez, merodea por donde va ella y todos los animales de la casa merodean a ella.


¡es tan molesta, es mi casa lola vete o serás mi cena! Decía Igor con celos y enojo sintió que una intrusa invadió su casa y por mas que la dueña trataba de amistarlos los dos corrían, Igor para ahuyentarla y lola para picotearlo.

¡Ahora vivo aquí si tu no me molestas no te picoteo! Decía lola mientras Igor se acercaba con asecho a ella otra vez.


Un día lola cacareaba con desespero, no comía mucho y ya no dormía en la casa pasaba la noche en el patio debajo de un tejado y sus paredes eran dos parlantes viejos que estaban en el patio de la casa, Igor extrañado y sigilosamente busco a lola y descubrió donde dormía.


Lola lo recibió muy arisca solo Igor toco retroceder y se dio cuenta mas tarde que 15 huevos protegían lola, más tarde de la noche unos ruidos extraños venían de un lugar de la casa, un zorro asechaba los huevos y a lola, Igor al darse cuenta corrió al zorro, pero seguía con la meta de los huevos y de lola.


Hasta que Igor junto con los demás hicieron tanto ruido para correr al zorro, los gruñidos de los gatos y ladridos de enojo de los perros avisaron a los dueños de un intruso no bienvenido en casa y con un machete y los animales el zorro huyo e Igor al ver a lola ella seguía arisca.


¡No confío en ti, pero gracias por la ayuda! Decía lola, ella se fue tranquila y todas las noches y días cuidaba de lola y los 15 huevos y al momento de nacer todos murieron, lola mostraba su tristeza con picotazos en los pies de todos, pero Igor con solo un miau y estar cerca de ella la tristeza de lola desapareció.


Ahora los dos viven en casa felices cuidándose unos a otros y no faltan los picotazos y las corridas por juego y es que aprendieron que las diferencias entre ellos no es impedimento para vivir bajo el mismo techo con felicidad y armonía.


2 de Junio de 2022 a las 23:50 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~